PRESUNTA FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PARTIDO

Rajoy se desmiente a sí mismo sobre Bárcenas y la caja B del PP

El presidente del Gobierno conoce hoy exactamente lo mismo que el día que envió el mensaje de "Luis, sé fuerte", cuando ya se sabía que tenía 22 millones en Suiza. 

Mariano Rajoy se desdice hoy de lo que dijo en sede parlamentaria.

Mariano Rajoy se desdice hoy de lo que dijo en sede parlamentaria.

Preso de sus propias palabras. El jefe del Ejecutivo ha hecho una enmienda sobre sí mismo respecto a lo que sabía y desconocía de las andanzas del extesorero del PP, Luis Bárcenas. Mariano Rajoy mantiene ahora que no lo habría nombrado si hubiera sabido lo que sabe hoy. En una entrevista en la Cadena Ser, el líder del PP se ha defendido con que “si hubiera conocido lo que conozco hoy no lo hubiera nombrado, como es natural, pero entonces no lo conocía”.

Por “entonces” se refiere al 16 de enero de 2013, cuando se descubrió que Luis Bárcenas escondía 22 millones en Suiza. Solo 48 horas después trascendía que, además de poseer un botín millonario fuera de España, el extesorero también pagaba sobresueldos extraoficiales a la cúpula del partido. Lo que no ha contado Rajoy a la periodista Pepa Bueno este miércoles es que el mismo día en que El Mundo destapó el escándalo de los sobresueldos, a las 23.48 horas de la noche, él mismo instó a Bárcenas a “ser fuerte” y le expresó su comprensión.

En su primera declaración tras estallar el escándalo, en una comparecencia pública hecha en sede del Partido Popular, Rajoy protagonizó un rotundo desmentido en su nombre y en el de su partido. Entonces negó haber “recibido” o “repartido” dinero negro, y aseguró que “no se pagan cantidades en este partido que se hayan contabilizado de modo opaco”. “No es cierto que se haya pagado dinero en metálico que no se haya declarado al fisco”. “Todas nuestras retribuciones se han ajustado a la estricta legalidad”.

Este miércoles, sin embargo, sus palabras han sido menos taxativas. A menos de dos meses de las elecciones más complicadas para Mariano Rajoy, Pepa Bueno le ha preguntado si nunca sospechó que por los pasillos de la sede del PP se moviera una contabilidad B. Lejos de negar una vez más la existencia de ese dinero negro, el presidente se ha escudado en que “realmente” nunca lo sospechó. Una afirmación que viene a reconocer que alguien se encargaba de mover dinero negro en su partido.

Rajoy ha salido como ha podido del laberinto donde ya se había metido.“Mire, en un partido político, como supongo que en tantas y tantas empresas en la vida, cada uno tiene su función, y desde luego ni el secretario general del partido ni el portavoz del grupo parlamentario ni el portavoz del Senado ni el presidente del partido están en estos temas que usted acaba de hacer referencia. Ni en éste ni en muchos otros”.

En pleno verano de 2013, cuando compareció en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados que se reunía en la sede del Senado, Rajoy volvió a negarlo todo, por él y por el partido. “No me declararé culpable porque no tengo constancia alguna de que mi partido se haya financiado ilegalmente, porque siempre he cumplido mis obligaciones con la Hacienda Pública; porque no he venido a la política a enriquecerme; porque soy una persona recta y honrada”. La única novedad que aportó entonces es que aseguró que él fue quien exigió a Bárcenas que abandonara la tesorería.