'CASO MERCASEVILLA'

La Fiscalía apunta al hombre de confianza de Susana Díaz

Pudo tener un contrato simulado con una empresa para la que no trabajó y la nómina fue costeada con facturas indebidas.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz y el parlamentario Carmelo Gómez. / EFE

La presidenta de la Junta, Susana Díaz y el parlamentario Carmelo Gómez. / EFE

El parlamentario y miembro de la ejecutiva regional del PSOE-A Carmelo Gómez se sumó hoy a la lista de socialistas que se han visto salpicados por el caso Mercasevilla (mercado de mayoristas de Sevilla), el que fuera germen del escándalo de los ERE. La Fiscalía ve indicios de que su contrato pudo ser simulado, al no desempeñar supuestamente trabajo alguno, y que su nómina pudo ser abonada con “facturas simuladas” por Mercasevilla, mientras estuvo trabajando en una de las empresas vinculadas al entramado societario ideado por Juan Lanzas, uno de los conseguidores de los ERE.

Al tratarse de un aforado, el pasado 25 de septiembre, la Fiscalía solicitó a la jueza de instrucción número 6 Sevilla, María Núñez Bolaños, que elevara una exposición razonada al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) para poder imputarlo.

Poco después de conocerse el escrito del fiscal, Carmelo Gómez se defendió y aseguró, en declaraciones en Europa Press, que en la etapa en la que estuvo contratado por la empresa Maginae Solutions trabajó realmente y que en ningún momento tuvo conocimiento ni fue consciente de “irregularidad alguna”. En su descargo, aseguró que su situación “es igual a la de cualquier trabajador que se ve en los tribunales porque el empresario que le ha contratado ha cometido presuntas irregularidades”.

Según explicó, estuvo contratado por espacio de cinco meses en 2007 y se dedicó a la redacción de estudios e informes, y brindó su colaboración con el juzgado ofreciendo toda la documentación que así lo acredita. De hecho, la jueza Núñez Bolaños ya emitió una providencia la semana pasada en la que pidió al Parlamento de Andalucía que acredite la actual condición de parlamentario de Gómez y reclamó también información laboral de éste al Servicio Andaluz de Empleo y la Tesorería General de la Seguridad Social.

Su nombre ya salió en el caso Mercasevilla

No es la primera vez que el nombre de Carmelo Gómez sale a relucir en el caso Mercasevilla. La jueza Mercedes Alaya ya dictó un auto el pasado 9 de junio en el que daba orden a la Guardia Civil de que investigara “urgentemente” y “con todo detalle” el supuesto pago por Mercasevilla de las nóminas de Gómez, así como del exconcejal socialista de Sevilla, José Antonio García, y la nuera del ex delegado de Empleo en Sevilla, Antonio Rivas, imputado por los ERE, cuando estuvieron contratados por tres empresas vinculadas a Lanzas.

En aquella ocasión no se movió ninguna ficha, pero esta vez sí. La declaración de Gómez cuenta con todos los parabienes de las direcciones regional y sevillana del PSOE, hasta el extremo de ser una declaración pactada. En definitiva, un cierre de filas en toda regla. La celeridad en la respuesta tiene también su explicación: la conveniencia de dar explicaciones y sofocar el asunto cuanto antes porque hay unas elecciones a la vuelta de la esquina.

Aunque no está en el primer y más cerrado círculo de influencia de la presidenta de la Junta, sí se puede decir que está en un segundo nivel y es persona de su confianza. Ya compartieron espacio político en Sevilla y fueron concejales bajo el mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín y, aparte del actual escaño que ocupa en la Cámara andaluza, tiene puesto en la Ejecutiva Regional del PSOE, donde es secretario de Formación y Nuevos Afiliados, y también fue vicesecretario del PSOE en Sevilla.