Cataluña

El presidente telefoneó a Sánchez y Rivera, pero no a Iglesias

Rajoy informó previamente a los líderes del PSOE y Ciudadanos del contenido de su declaración, pero esquivó a Podemos.

Rajoy y Sánchez, durante un debate en el Congreso de los Diputados.

Rajoy y Sánchez, durante un debate en el Congreso de los Diputados. EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, telefoneó a los líderes del PSOE, Pedro Sánchez, y Ciudadanos, Albert Rivera, para informarles del contenido de su declaración institucional, en la que advirtió que la propuesta registrada en el Parlament por el independentismo catalán para iniciar la "desconexión" de España no surtirá efecto.

Rajoy no se comunicó con Pablo Iglesias. El líder de Podemos participaba en su último pleno en la Eurocámara de Estrasburgo tras renunciar al acta de diputado para centrarse en la campaña electoral para el 20-D.

Fuentes de Moncloa indicaron que Sánchez y Rivera se mostraron de acuerdo con la línea general del mensaje y la necesidad de hacer frente al separatismo en el Parlamento catalán, donde Ciudadanos y PSC lideran la oposición a la lista conjunta de Convergéncia y Esquerra Republicana.

Rajoy ha calificado la propuesta de Junts pel Sí (JxS) y la CUP como un "acto de provocación de quienes pretenden saltarse la ley porque saben que la ley no está de su parte". Para el presidente, la resolución es "contraria a la Constitución, a las leyes, al sentir mayoritario de los catalanes y a la voluntad democrática de todos los españoles".

Sin embargo, Rajoy no ha aclarado qué hará exactamente ni ha dado pistas sobre la contundencia de su respuesta, que podría ir desde la impugnación ante el Tribunal Constitucional de la declaración, en caso de ser aprobada por el pleno del Parlament, hasta una suspensión de la autonomía de Cataluña que el PP ha eludido hasta ahora.