La Justicia vuelve a denegarle la devolución del cuadro

El juez ordena a Hacienda investigar un posible fraude fiscal de Jaime Botín por el Picasso

Interrogará al capitán del yate que sacó la obra de España una vez que la casa de subastas que iba a vender la obra ha reconocido que sí se encontraba en territorio español

Jaime Botín, imputado por contrabando tras sacar un Picasso de España

Jaime Botín, imputado por contrabando tras sacar un Picasso de España

Al banquero Jaime Botín, hermano del fallecido presidente del Banco Santander, se le están poniendo las cosas difíciles. Desde que en agosto un juez abriera un proceso penal contra él por “indicios racionales de criminalidad” por un delito de contrabando por sacar de España un cuadro de Picasso sin autorización, el asunto se le está complicando. Fuentes jurídicas aseguran que además del contrabando se está investigando si se ha podido cometer un delito de desobediencia, además de delitos fiscales. A esto se añade que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid le acaba de denegar la posibilidad de recuperar su cuadro cautelarmente.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) ha dictado una providencia en el que remite a la Agencia Tributaria el atestado de la Guardia Civil para que averigüe, a petición de la Abogacía del Estado, la existencia de posibles “contingencias fiscales” respecto de Botín.

La razón de este movimiento del juez es que el expresidente de Bankinter ha reconocido que tanto el cuadro pintado por Picasso “Cabeza de mujer joven” como el yate donde se guardaba y con el que se sacó de España ilegalmente son suyos. Sin embargo, la propiedad oficial tanto del cuadro como de la embarcación son de sociedades radicadas en paraísos fiscales. Lo que quiere saber el juez es si Botín tiene declaradas estas dos propiedades a la Hacienda española dada la sospecha de que lo podría estar ocultando por el hecho de ser sociedades opacas. En caso de que lo haya ocultado al fisco, habría que comprobar si supera la cuota de 120.000 euros defraudados y, por tanto, se habría incurrido en delito fiscal.

Por otro lado, en la investigación se está analizando si se puede ampliar su imputación a un delito de desobediencia por sacar el cuadro, valorado en 26 millones de euros, fuera de España con la intención de venderlo a través de la casa de subastas Christie's. La obra había sido declarada inexportable por la Audiencia Nacional al ser parte del Patrimonio Histórico Español. A pesar de la sentencia judicial, Botín decidió intentar enviar el cuadro a Suiza. Sin embargo, durante el trayecto, el yate en el que viajaba fue interceptado en la isla francesa de Córcega, gracias a los seguimientos realizados por la Guardia Civil. Según fuentes del caso, a pesar de que la sentencia está pendiente de recurso ante el Tribunal Supremo, el dictamen de la Audiencia es ejecutivo.

Botín alega en su defensa que el cuadro jamás ha estado en España porque el yate donde lo tenía guardado tiene bandera extranjera y, por tanto, no forma parte del patrimonio español. A pesar de que este argumento de por sí era discutible, conforme al Código Civil y el Derecho del Mar, la existencia de un buque en un puerto español le hace someterse a las normas del Estado ribereño, excepto en el caso de las naves militares, tal y como ya ratificó la Audiencia Nacional.

Christie's deja 'vendido' a Botín

Durante la instrucción, testigos de Christie's han asegurado que, antes de poner a la venta el cuadro, lo examinaron en Madrid, lo que invalidaría la versión de Botín tanto en la Audiencia Nacional como en el proceso administrativo ante el Ministerio de Cultura por el que se le denegó la salida del cuadro de España. Fueron precisamente estos testimonios lo que llevó al juez a declarar el secreto de las actuaciones, ahora ya levantado.

Sin embargo, el instructor no se va a quedar ahí. También ha acordado la toma de declaración del capitán del yate que sacó el cuadro de España incumpliendo una decisión judicial. Se hará a través de una comisión rogatoria al Reino Unido, por la que se enviarán las preguntas pertinentes. Y mientras tanto, la Guardia Civil investiga la compañía del avión que el banquero había contratado para trasladar el cuadro desde Córcega hasta Suiza, donde el Picasso iba a ser vendido.

A la luz de todas estas nuevas pruebas, los investigadores consideran que Jaime Botín tiene complicado conseguir el archivo de la causa. El banquero está imputado actualmente por un delito de contrabando, a la espera de que se le pueda ampliar por otros delitos. Desde el momento que un juez recoge en una resolución judicial la existencia de “evidentes indicios de criminalidad” por un delito concreto, ordena la “prosecución de la causa” y que se persone el implicado con abogado y procurador para que tenga acceso a las actuaciones esa persona, según fuentes jurídicas, está imputada.

Otra cosa es que todavía no se le haya citado a declarar. Hasta hace unos días la causa estaba secreta y es habitual que el imputado se niegue a declarar hasta que no tenga el contenido de las pruebas existentes contra él. Además, el instructor está esperando a recabar más datos antes de escucharle. En mucho otros casos, los jueces no citan a sus imputados hasta pasado un tiempo, como ocurre, por ejemplo, en el asunto que se sigue en la Audiencia Nacional contra el hijo pequeño del expresidente catalán Jordi Pujol. A pesar de encontrarse imputado desde octubre de 2014, Oleguer Pujol no ha sido citado todavía para ser interrogado. Una vez que entre en vigor la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que no ocurrirá hasta el próximo mes de diciembre, pasará a llamarse investigado en vez de imputado en estas primeras fases de la instrucción.

La Justicia le deniega recuperar el cuadro

Después de que la Guardia Civil incautó el cuadro en Córcega, la obra ha pasado a manos del Estado. Según la Ley del Patrimonio Histórico Español: “Pertenecen al Estado los bienes muebles integrantes del Patrimonio Histórico Español que sean exportados sin la autorización requerida por el artículo quinto de esta Ley. Dichos bienes son inalienables e imprescriptibles”.

A pesar de ello, Botín presentó ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid una petición por la vía de lo contencioso-administrativo para recuperar su cuadro cautelarmente hasta que se resuelva todo el proceso. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, el banquero alegaba que se le debería devolver la obra porque la aprehensión de la Guardia Civil no tiene acto jurídico que la sustente, y que lo han hecho por la vía del hecho. Sin embargo, la Sección Sexta se lo ha denegado, sin perjuicio de lo que finalmente se decida sobre el fondo del asunto.