Elecciones generales

La pugna por encabezar las listas del PP para el 20 de diciembre

Fernández Díaz o Moragas en Barcelona; Montoro o Arenas en Sevilla... Los frentes que debe despejar Rajoy en los próximos días.

El ministro Fernández Díaz podría ser cabeza de lista por Barcelona.

El ministro Fernández Díaz podría ser cabeza de lista por Barcelona. EFE

Agotada ya la legislatura, crece la tensión entre los parlamentarios que ven cómo pueden quedar fuera del Hemiciclo ante las malas perspectivas electorales. Los nervios también están a flor entre pesos pesados de partido que pelean por encabezar la lista del PP en sus respectivas provincias. Es el caso de Sevilla, donde todos creen que Mariano Rajoy puede colocar al vicesecretario Javier Arenas, y desplazar al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a su tierra, Jaén.

Hay también dudas sobre qué pasará con la candidatura de Álava. El primer puesto se lo disputan el ministro de Sanidad y nuevo presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, y el vicesecretario sectorial del partido, Javier Maroto. Hace cuatro años, el primer puesto lo ostentó el ministro. Sin embargo, Maroto fue expulsado de la Alcaldía de Vitoria por un pacto entre PNV, EH Bildu y Podemos. El vitoriano consiguió ser la fuerza más votada y Rajoy lo premió creando para él la Vicesecretaría Sectorial del Partido Popular. Muchos en el partido creen que podría ser el número 1 de la candidatura por Álava.

Barcelona: Moragas o Fernández Díaz

Otra de las plazas más difíciles de encabezar va a ser Barcelona. El primer puesto se disputa entre dos de los hombres más cercanos al presidente: el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y su jefe de gabinete, Jorge Moragas. Hay quien cree que su jefe de campaña ocupará uno de los primeros puestos en la lista por Madrid, pero no hay nada decidido. También está el misterio de qué pasará con la presidenta del partido en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que renunció a ser cabeza de cartel a las elecciones catalanas a favor de su compañero Xavier García Albiol a cambio de ser incluida en las listas al Congreso. Qué lugar ocupará y si conseguirá escaño sigue siendo otro misterio.

Fuentes internas del PP insisten en que el presidente del Gobierno todavía no se ha sentado a diseñar las listas, que serán “muy potentes” y en las que habrá renovación, “como siempre ha habido”, conjugada “con la experiencia”. Aunque no se ha descartado que puedan conocerse antes, el círculo más cercano al jefe del Ejecutivo recuerda que Mariano Rajoy suele terminar de confeccionar la lista con los plazos legales. En este caso, tiene de margen hasta la segunda semana de noviembre para presentar a su equipo. Nada hace entender que se harán públicas antes.

Los 185 escaños que el PP ha ocupado en esta legislatura se traducirán en la próxima legislatura en 150 sillas, en el mejor de los escenarios posibles para los populares. Hay quien ya ha hecho público que no quiere repetir, como la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, el histórico Vicente Martínez Pujalte o la hija de Carlos Fabra, Andrea Fabra. Otros -como el ministro de Justicia, Rafael Catalá- quieren entrar por primera vez en la próxima legislatura, por lo que el presidente deberá buscarles un hueco.

Ana Mato, una incógnita

Otros históricos como el presidente del Congreso, Jesús Posada, o la vicepresidenta Celia Villalobos también han mostrado su voluntad de seguir formando parte de las listas electorales, aunque saben que su futuro depende de la voluntad de Rajoy. La gran pregunta es si se descolgará la exministra Ana Mato, que en las elecciones de 2011 iba en el número 3 de la lista por Madrid, solo por detrás del propio Rajoy y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. “Puede que le busquen algún puesto en el extranjero, pero si ella quiere, Rajoy no la deja tirada. La meterá en las listas”, argumentan fuentes del partido.

En el sector renovador del PP ven con mucho escepticismo la reválida de Ana Mato, sobre todo por el mensaje de regeneración que exige la ciudadanía. “¿Cómo vendemos que somos un partido renovado si llevamos en las listas a una persona que está imputada? Sería incontestable”, defiende un alto cargo del partido. Mientras el equipo de campaña ya está formado, con Jorge Moragas a la cabeza, Mariano Rajoy sigue haciendo su puzzle donde encajen todas las piezas. Las malas previsiones electorales auguran más de un despido.