CORRUPCIÓN EN CDC

Mas planea renunciar y Munté sería su sucesora

El president en funciones cedería el testigo tras los registros de la sede y las detenciones de los tesoreros. 

Neus Munté es la vicepresidenta en funciones de la Generalitat.

Neus Munté es la vicepresidenta en funciones de la Generalitat.

Artur Mas considera la posibilidad de reunciar. Fuentes cercanas al president en funciones de la Generalitat aseguran a EL ESPAÑOL que la decisión podría hacerse pública en los próximos días. La sustituta escogida para optar a la presidencia sería la actual vicepresidenta en funciones, Neus Munté. El Parlamento catalán debe investir un nuevo presidente antes del 9 de noviembre.

“Por vez primera –aseguran estas fuentes- Mas asume una óptica de derrota. Ya todo depende de cómo pueda teatralizar su muerte política. La intervención judicial de esta semana ha resultado letal. Ya no se puede continuar engañando: Mas mancha y manchará definitivamente, a quien sea”. “No ha bastado aparentar que se ha distanciado de Pujol -añaden-, ni cambiar el nombre del partido, ni ponerse en el cuarto lugar en la lista electoral. La mona es más mona y menos de seda que nunca”.

Mas asume una óptica de derrota. Ya todo depende de cómo pueda teatralizar su muerte política

El jueves por la noche Mas se inclinó por la posibilidad de ceder el testigo. Respecto a cómo y cuándo Mas anunciaría que deja de ser candidato, las fuentes consultadas ofrecen diversas posibilidades, pero ninguna certeza. Domina la sensación de que el anuncio puede hacerse el lunes próximo. Pero Mas no lo habría decidido aún. Estas fuentes señalan que la teatralización y la épica, inmanentes en el president, se antojan decisivas. Este viernes, en una intervención ante la Diputación del Parlamento catalán absolutamente vacua, Mas no ofreció explicaciones convincentes, más allá de echar balones fuera.

La alternativa

De otro modo, indican las mismas fuentes, deberían celebrarse, antes de dos meses, otras elecciones autonómicas. Una opción que ningún partido –y en especial CDC– desea. Si se celebrasen, CDC podría quedar reducida a una mínima expresión. Ya antes, en las generales, el partido que las encuestas sitúan en primera posición es Ciudadanos. Unos hipotéticos comicios deberían ser convocados en el plazo de otros dos meses, después de las generales del 20 de diciembre, y deberían celebrarse después de éstas. Mas había estado confiando en que en estas últimas sucediese alguna hecatombe que le permitiese sobrevivir.

Otras fuentes muy próximas a Munté reiteran que la propia vicepresidenta ha confirmado esta información. Munté procede de la UGT, donde ejerció cargos directivos. Fue la número ocho en la candidatura de Junts pel Sí presentada el 27 de septiembre. Mas era el número cuatro de la lista. El president decidió ocupar ese puesto para no participar en los debates preelectorales, debido a su impopularidad personal, acreditada por todas las encuestas publicadas.

Hay una inmensa preocupación de la cúpula de CDC y de su determinante “sector de negocios” ante el nombre de Munté

Otra fuente de CDC ratifica la voluntad de dimitir o de no ser candidato de Mas. Y señala la inmensa preocupación de la cúpula de CDC y de su determinante “sector de negocios” ante el nombre de Munté. Ésta no tiene el perfil ni los antecedentes de una corrupta. Este dato no es menor en este contexto.

No obstante, las fuentes consultadas reclaman el anonimato y, eso sí, destacan la gran volatilidad de las políticas de Mas, hasta ahora únicamente determinadas por su voluntad de mantenerse en el poder.

Presión insoportable

En su cambio de opinión habría sido decisivo el conjunto de detenciones y de registros efectuados por la Guardia Civil en funciones de policía judicial. Para colmo, después llegó la detención del extesorero del partido, Daniel Osácar. Así, Mas ve imposible que la CUP o la coalición entre Iniciativa y Podemos -Catalunya Sí Que es Pot- puedan apoyarle. Entre otras cosas porque podrían perder todo su electorado. En los últimos días el sueño de Mas era un descalabro electoral, del tipo que fuese, en las elecciones generales del 20 de diciembre.

La imputación por su referéndum del 9-N puede quedar judicialmente aparcada ante el filón de los procesos en ciernes por corrupción

Mas todavía confiaba en ser un ave fénix que renaciera de un montón de cenizas. Ahora dicho sueño parece imposible. La imputación por su referéndum del 9-N puede quedar judicialmente aparcada ante el filón de los procesos en ciernes por corrupción. Unos procesos que hoy son mayores que ayer y presumiblemente menores que mañana.

Los correos, explícitos

Según fuentes policiales, el resultado de la actuación judicial en las oficinas de Convergencia ha sido “espectacular”. Habrían intervenido nueve mil correos electrónicos “interesantes” en la sede central de CDC, algunos de ellos muy explícitos. Finalmente, se habría evidenciado lo que se ha estado escribiendo durante años: hablar de pagos del tres por ciento era muy inexacto y reductor, por no decir erróneo, como ya desveló EL ESPAÑOL.

Después de la famosa revelación de Pasqual Maragall sobre el 3%, se ha especulado con cifras más altas como pago habitual en las concesiones de obra pública en Cataluña. Gracias al escándalo de la familia Pujol, este asunto resurgió con fuerza. Pero en la política catalana se cometió el error de limitarlo a un tema familiar, de nepotismo. No era así, sino la parte de un todo, consistente en un método de gobierno y, en concreto, de control social. Así las cosas, en el orden político inmediato está en juego un sistema de funcionamiento político creado con Pujol como president y continuado en tiempos de Mas.