GUERRA DEL FÚTBOL

Otro asalto entre Telefónica y Roures por la Champions

Mediapro desmiente que haya bajado el precio por los derechos. Y presiona gracias a un acuerdo ventajoso con YouTube. 

La competición continúa mientras las empresas discuten.

La competición continúa mientras las empresas discuten.

La penúltima guerra del fútbol por los derechos televisivos tiene como contendientes a Telefónica y Mediapro. El campo de batalla es la Liga de Campeones. Y la principal discrepancia es el precio. Esta semana varios medios han publicado que la empresa de Jaume Roures había bajado la cantidad que pide por los derechos de emisión de la Champions. Una hipotética reducción desde los 200 millones iniciales hasta los 130. Sin embargo, desde Mediapro niegan tal rebaja y aseguran que ya en agosto pedían a Telefónica esa cantidad. 

Esta pelea entre ambas compañías trae cola desde hace varios meses. El canal BeinSports, remedo del extinto GolTV, posee en exclusiva los derechos de emisión de la Champions League en España. Jaume Roures y sus socios de Al Jazeera controlan dicho canal. Han cerrado acuerdos para que operadores de televisión de pago como Orange y Vodafone emitan los partidos de la Liga de Campeones. Sin embargo, no han logrado un pacto con Telefónica, de forma que Movistar, líder del sector con casi cuatro millones de abonados, no ofrece este servicio. 

Habla Roures

Así, los partidos de las tres primeras jornadas de la Liga de Campeones no se han podido ver en la plataforma de Telefónica. Esta semana, el propio Roures declaró a Expansión que "hemos ofrecido los derechos a Movistar a un coste de 3 euros por abonado al mes". Unas condiciones que acarrearían "coste máximo, en la hipótesis más cara, de 130 millones de euros" para el conjunto de la temporada.

A raíz de esas declaraciones, en diferentes ámbitos mediáticos se ha insistido en que esta oferta de Roures constituía "una rebaja" de 70 millones de euros. Sin embargo, fuentes de Mediapro desmienten a EL ESPAÑOL tal extremo. E insisten en que en las ofertas enviadas a Telefónica el pasado agosto ya se fijaba un precio de 130 millones de euros. 

En todo caso, en la empresa presidida por César Alierta consideran desmesurado el precio que pone BeinSports. Así las cosas, se antoja complicado que pueda haber un acuerdo entre ambas compañías. Y, si no hay un giro inesperado, los abonados a Movistar no verán partidos de la Champions. Al contrario de lo que ocurrió la pasada temporada.  

Un movimiento clave 

Además del asunto del precio, Mediapro ha hecho otro movimiento que cambia el escenario de la posible negociación entre ambas compañías. Este miércoles BeinSports anunció que había llegado a un acuerdo con YouTube por el cual los partidos de la Champions se podrían ver en dicha plataforma de vídeos. Y, de hecho, en las primeras horas se abonaron centenares de personas a este servicio.  

Este movimiento supone un cambio porque en las dos primeras jornadas de la Champions los usuarios de Total Channel -plataforma de pago en internet de BeinSports- padecieron problemas para disfrutar de los partidos. En Movistar consideraban que esas dificultades lastrarían a Mediapro, que tendría que acabar por ceder en sus pretensiones y rebajar el precio. Ahora, con YouTube como aliado, Roures dispone de una posición más ventajosa en una hipotética negociación que, por el momento, sigue encallada.