Infraestructuras

Las constructoras, en campaña: exigen medio billón hasta 2025

La patronal del sector cree que España debe invertir entre 380.000 y 540.000 millones de euros en “infraestructuras sociales”.

Los constructores piden que se reactive la inversión en infraestructuras.

Los constructores piden que se reactive la inversión en infraestructuras. Reuters

Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, llega el momento de pedir con la vista puesta en los próximos cuatro años. Reclamar, en este caso, más inversiones en infraestructuras. En concreto, una inversión de entre 380.000 y 540.000 millones de euros a lo largo de diez años para reducir el diferencial que nos separa, por ejemplo, de Francia o Alemania.

Se trata de la hoja de ruta que marcan las grandes constructoras agrupadas en Seopan (la patronal que representa los intereses de Sacyr, OHL, FCC, Ferrovial, entre otras empresas). Estima, que España necesita invertir cada año entre 38.000 y 54.000 millones de euros, según un análisis realizado por la consultora A.T. Kearney. Pero no se trata de carreteras y aeropuertos, ahí ya hemos hecho los deberes y no hay diferenciales con el resto de grandes países del viejo continente.

Creen que ahora hay que ampliar el campo de actuación e invertir en lo que las constructoras denominan “infraestructuras sociales”. Bajo este concepto, el informe incluye ámbitos tan dispares como la gestión de agua, las interconexiones eléctricas, los hospitales, colegios, la gestión de residuos urbanos, proyectos de gestión medioambiental o el desarrollo de redes de fibra y de 4G, entre otras. Ámbitos que sobrepasan el terreno puro y duro de las constructoras pero del que saldrían beneficiadas.

¿Volverá el pasado?

De cara a definir el nuevo marco de actuación, las constructoras aseguran que la inversión pública en infraestructuras en España durante los últimos diez años se ha visto marcada por el boom precrisis y el desplome posterior. Ha pasado de los 55.000 millones de 2009 a los 23.000 del pasado año. Falta, en su opinión, visión a largo plazo. Cifras que contrastan con el presupuesto del Ministerio de Fomento para 2016, que contempla una inversión de 10.129 millones de euros para el ejercicio: de ellos 5.460 millones están destinados al ferrocarril y 2.383 a carreteras.

Dinero para infraestructuras en España

Dinero para infraestructuras en España

¿Qué ha pasado mientras en otros países? Mientras aquí la inversión media en la pasada década ha sido de 36.000 millones, en Alemania se situó en 53.000 millones y en Francia, en 75.000. Sin embargo, en otros ratios, España no sale mal parada. Por ejemplo, en el de inversión por habitante. Según el estudio, la inversión pública en euros por habitante durante la citada década fue de 1.190 euros en Francia y de 838 euros en España, por encima de  Italia (755 euros) y Alemania (649 euros por habitante).

Inversión media en infraestructuras por habitante en los últimos diez años

Inversión media en infraestructuras por habitante en los últimos diez años

El problema para el sector constructor es que el esfuerzo de inversión pública en España se ha centrado en el desarrollo de grandes infraestructuras troncales de transportes (carreteras de alta capacidad, trenes de alta velocidad, aeropuertos y puertos). Nos falta el componente social: agua, sanidad, educación...

Y ahí entra su propuesta de reparto. Sólo a depuradoras y gestión de aguas, estiman que hay que destinar 20.000 millones en diez años y entre 12.000 y 16.000 millones para mejorar las instalaciones energéticas y las interconexiones con Francia. Suma y sigue: Otros 8.000 millones para fomentar el transporte de mercancías en la próxima década; 9.000 para actuaciones urbanas y rehabilitación de viviendas, 3.000 millones para nuevos centros educativos, otros 1.000 para instalaciones sanitarias. Pero no lo traducen en proyectos concretos.

¿Por dónde vendrá el dinero?

¿Cómo financiar esta inversión en un contexto de austeridad y control del déficit? Dado que no hay caja pública de la que tirar, sólo queda una opción: ir al mercado. “En el mundo hay liquidez”, señaló el presidente de Seopan, Julián Nuñez, durante la presentación del informe. Es decir, hay que tirar de firmas de inversión, fondos de capital riesgo y aseguradoras con capacidad de invertir a largo plazo a cambio de una rentabilidad. Asumen, además, que la financiación bancaria no es una opción porque ha habido “un repliegue” a la hora de respaldar proyectos de este tipo.

Pero, para que lleguen inversores, se necesita un marco regulatorio estable. ¿Qué entienden por estabilidad? Que en caso de disputa (sobre todo con las administraciones) se sepan las reglas de juego. Por ejemplo, en casos de expropiación, recortes de financiación, cambios regulatorios o modificaciones en los términos y condiciones de los contratos. “Los inversores quieren respuestas inmediatas. En otros países, las reglas con mucho más claras”. Y si hay un problema con el sector público: “ha pagado y al día siguiente”, argumentó el presidente de Seopan.

Las quebradas radiales

Estas quejas de Seopan tienen un nombre propio: las radiales. Las autopistas de peaje en quiebra para las que aún se busca una solución. Hoy están abiertos en los juzgados los procesos de liquidación de las autopistas AP-36 y M-12 y no se resolverán hasta entrado 2016. La propuesta del actual Ministerio de Fomento pasaba por crear una sociedad pública que absorbiera las autopistas y realizar una quita del 50% de la deuda pendiente con bancos y concesionarias, además de una titulización de la deuda a través de una emisión de bonos a 30 años.

El presidente de Seopan, Julián Núñez

El presidente de Seopan, Julián Núñez EFE

“En España no hay antecedentes de cómo pagar el RPA (el valor pendiente de amortizar de una infraestructura) que [en este caso] excede los 5.000 millones de euros. Si este negocio no funciona opera la legislación”, reclamó el representante de las constructoras. Y, si las radiales “van a default (a la quiebra) esos 5.500 millones están pendientes de pago”. Pero, en el escenario actual, “estamos en precampaña y ese tema habrá que retomarlo en la próxima legislatura. Aquí no hay rescate, o perdemos todo o casi todo. Lo que tenemos que hacer es cumplir la ley. Nadie invierte miles de millones sin que le garanticen su inversión”, resumió.

Estamos en precampaña y ese tema habrá que retomarlo en la próxima legislatura. Aquí no hay rescate, o perdemos todo o casi todo. Lo que tenemos que hacer es cumplir la ley. Nadie invierte miles de millones sin que le garanticen su inversión

La patata caliente la tiene, por tanto, el próximo Ejecutivo, tanto para decidir qué sucederá con las radiales, como para determinar en qué se invierte durante la próxima legislatura. En el caso de la inversión anhelada por las constructoras, uno de los condicionantes es que competencias como la educación y la sanidad están transferidas. “Hay muchas transferencias que son autonómicas, pero creo que el Gobierno debe diseñar un plan de infraestructuras en todos los ámbitos”, asumió Núñez. La solución, a partir de enero.