Elecciones generales 2015

Díaz anuncia su primera medida electoralista: una oferta pública de empleo de 7.100 plazas

Con este dato intenta contrarrestar el mal dato de la EPA para Andalucía, la única comunidad donde aumentó el paro.

Susana Díaz, durante su intervención en el Pleno del Parlamento andaluz.

Susana Díaz, durante su intervención en el Pleno del Parlamento andaluz. Efe

  1. Susana Díaz
  2. PSOE
  3. Andalucía
  4. Junta de Andalucía
  5. Elecciones
  6. Política
  7. Partidos políticos

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se descolgó este jueves en el Parlamento autonómico con un anuncio de corte electoralista: una Oferta Pública de Empleo de 7.100 plazas para 2016. Esta convocatoria, que es el doble de la que hubo este ejercicio, tiene la doble lectura de la recuperación económica y de que las generales del 20D están muy cerca e interesa vender un dato positivo a un electorado que decidirá el reparto de 61 escaños en el Congreso de los Diputados. El PSOE-A empieza a engrasar así su maquinaria electoral y sacar rédito de lo que se está haciendo desde la Junta antes de que la proximidad de la cita con las urnas se lo impida.

Esta medida, además, vino a presentarse el mismo día que la Encuesta de población Activa (EPA) dejaba a Andalucía en mal lugar, al ser la única comunidad donde el paro creció en el tercer trimestre de este ejercicio. Un total de 21.500 desempleados más, es decir, una tasa de desempleo del 31,72%. Con este anuncio, Díaz intentaba si no minimizar, al menos contrarrestar el impacto que afea la trayectoria creciente del mercado laboral, ya que el 27% del empleo generado en España hasta ahora se registraba en Andalucía. El empleo público, además, siempre tiene el valor añadido de la estabilidad y la calidad en a un mercado laboral en el que domina la temporalidad y la precariedad.

Plazas para educación y sanidad

Según explicaron fuentes del Ejecutivo andaluz, el grueso de las plazas de esa OPE son para reforzar las dos áreas más sensibles, educación y salud. El reparto sería de 2.200 plazas para docentes y 2.600 para el sistema sanitario andaluz, mientras 500 plazas van destinadas a la Administración General. Estas cuentas arrojan como resultado 5.300 plazas para el acceso libre, ya que las restantes hasta 7.100 son de promoción interna. El saldo final de esa OPE para el próximo año es positivo, si se tiene en cuenta que se va a llegar al límite de la tasa de reposición de los empleados públicos y que para este año tan sólo se han convocado 2.950 plazas.

La medida ha contado de entrada con el visto bueno sindical. CCOO y CSIF-A valoraron este esfuerzo, aunque este último apostilló que “no es suficiente para satisfacer todas las necesidades. De hecho, el sindicato cifra en 18.000 las plazas necesarias para el mantenimiento de los servicios públicos andaluces.

Díaz hizo este anuncio en la sesión de control en el Parlamento en respuesta al portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, que centró su intervención en la necesidad de un nuevo modelo educativo. Marín pidió que se materialice en un pacto como el que PSOE y C’s firmaron para desbloquear su investidura. La presidenta andaluza le recordó que su voluntad es que Andalucía pueda contar con un pacto por la educación propio, que se sostendría en tres patas: un plan de educación para el éxito escolar (lucha contra el fracaso y abandono escolar), un plan para garantizar la conciliación familiar y un plan estratégico para el desarrollo de las lenguas e incrementar el número de centros bilingües.

El pp compara a Díaz con Zapatero

En este careo quincenal en la Cámara andaluza, la intervención menos afortunada fue la del presidente del PP-A y portavoz parlamentario, Juan Manuel Moreno Bonilla, al pretender acusar a la Junta de no cumplir con los dependientes e insinuar que se desviaban los fondos no finalistas que transfiere el Gobierno para sostener la dependencia, vía sistema de financiación autonómica, llegando a comparar a Díaz con “su admirado” Zapatero y sus políticas de “escaparate y poco fondo”.

Moreno Bonilla fue secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad en la etapa de Ana Mato al frente del Ministerio de Sanidad, el periodo de los mayores recortes, lo que puso en bandeja a Díaz la réplica. La presidenta tiró de hemeroteca y le echó en cara haber estampado su firma en un tijeretazo del 15% a la prestación económica a los cuidados del entorno familiar, lo que afectó a 80.000 cuidadoras en Andalucía, a la vez que quitaba la Seguridad Social a las cuidadoras no profesionales. También le recordó que si la dependencia iba a sufragarse al 50% entre Junta y Gobierno central, ahora es esta la que soporta el 70% del coste.

IU puso el foco en el paro y en la necesidad de un nuevo modelo económico para Andalucía, mientras Podemos entró en el debate territorial. Teresa Rodríguez, la cara más visible de la formación morada en la Cámara autonómica no intervino en este pleno, y cedió por primera el testigo a su compañero de bancada José Luis Serrano (la formación morada entiende la portavocía como algo “coral”). Serrano tendió la mano al PSOE para defender, llegado el caso, del “carácter jacobino” de quien ahora le sostiene en el gobierno, Ciudadanos, y de sus intenciones de que competencias como salud o educación regresen a manos de Madrid.

De entrada, Díaz le agradeció su sintonía con el espíritu 28F y compartió ese enfoque, pero rechazó de plano el modelo federalista que defiende Podemos que, a su juicio, entraña una ruptura de la unidad de España. Pocos puntos de encuentro puede haber entre PSOE y Podemos, cuando este último propone una estructura de estado en el que cada territorio no tenga ya un estatuto, sino una constitución, o que dada recaude sus propios impuestos y aporte lo que quiera al resto de España. “Eso rompería la caja única de la Seguridad Social o la solidaridad entre territorios”, zanjó Díaz, remarcando que “los impuestos no los pagan los territorio sino los ciudadanos”.