Rajoy responde a Artur Mas: “Los jueces en España son independientes”

El jefe del Ejecutivo presume ante sus colegas europeos de los buenos datos del paro, unas cifras que le valen para pedir la reelección. “Es el reto del futuro”.

Mariano Rajoy se hace una foto con unos jovenes a su llegada hoy a la segunda jornada del congreso que el Partido Popular Europeo

Mariano Rajoy se hace una foto con unos jovenes a su llegada hoy a la segunda jornada del congreso que el Partido Popular Europeo Efe

Un día después de la detención del tesorero de CDC y de las declaraciones del presidente de la Generalitat, Artur Mas, que hablaba del tema como “caza mayor” del Estado a su partido, Mariano Rajoy le responde: “Vivimos en una democracia y los jueces son independientes y libres”. El presidente del Gobierno ha llegado a la segunda jornada del Congreso que el PP europeo celebra en Madrid con la cosecha de unos buenos resultados del paro. “Es el reto del futuro, y para ello vamos a trabajar”, anunciaba, en una clara alusión a que el objetivo del PP es mantenerse en el poder.

Rajoy se lamentaba también de la situación política que atraviesa la vecina Portugal. Ayer, por sorpresa, se anunciaba una coalición de izquierdas que dejaba fuera de juego a la lista más votada, la que encabeza el conservador Pedro Passos Coelho, con el que el jefe del Ejecutivo español tenía una reunión durante la mañana de este jueves pero han tenido que suspender por la convulsión política del país. “A mí me gustaría que Coelho sea reelegido presidente. Sería la primera vez que el partido que gana las elecciones no gobierna. Sería una pena retroceder al pasado”, se lamentaba en público el jefe del Ejecutivo español minutos antes de que se celebrara la cumbre de jefes de Estado.

En la primera mesa redonda del día se ha hablado de populismos. Todos los ponentes se han referido a estas fuerzas emergentes como un 'tsunami' que prometen arreglar los problemas de todos los ciudadanos y que, una vez consiguen el poder, solo traen desesperanza y desilusión. Por primera vez, también han reconocido un problema de comunicación en sus filas y se han comprometido a “explicar mejor todo lo que hemos hecho”. España ha estado representada por el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, que ha comenzado su intervención mostrando su apoyo firme a sus compañeros portugueses. “Los perdedores pretenden arreglar en los despachos lo que las urnas les negó”, arremetió.

El diputado quiso dejar claro ante los ponentes y los invitados que en España, los populismos siempre cuentan con el apoyo de los socialistas para poder entrar en las instituciones. Como ejemplo, desgranó los casos de Madrid, Barcelona, Cádiz y Zaragoza. “Están en el poder porque los socialistas les han apoyado. Es fundamental, y debemos dejarlo claro”, remachó el popular.

Además, los ponentes quisieron remarcar que las promesas de los partidos populistas están “llenas de esperanzas vacías e imposibles”. Prometen “humo”, engordan “la brecha entre buenos y malos, ancianos y jóvenes, ricos y pobres”. El primer ministro de Grecia, Antonis Samaras, pidió a todo el PP europeo que “seamos capaces de perseverar en nuestro esfuerzo. Tenemos que asegurarnos que comunicamos lo correcto”. Para convencer a sus compañeros de que no siempre han hecho lo correcto, narró su propia experiencia. “Yo no comuniqué correctamente lo que habíamos hecho en los dos años y medio que estuve en el Gobierno, pero nunca esperaba que fuéramos a caer”.

En este sentido, el primer ministro italiano, Angelino Alfano, dio las claves que, a su juicio, tienen los populares respecto a los populismos. “Hay que diferenciar entre el miedo y la esperanza; entre la irresponsabilidad y aquellos que tienen que gobernar”. A su juicio, “este incendio” se ha desencadenado por la crisis económica y “la rabia social fuerte a la susodicha casta, un producto de la crisis”.