Corea del Norte

"Volvamos a encontrarnos en la otra vida"

La guerra civil en Corea separó a este matrimonio hace 65 años. Tras una breve reunión, no esperan volver a verse en vida.

La surcoreana Lee Sun-kyu arregla la corbata a su marido norcoreano Oh In Se.

La surcoreana Lee Sun-kyu arregla la corbata a su marido norcoreano Oh In Se. REUTERS

  1. Corea del Norte

La anciana de 83 años arregla cariñosamente la corbata a su marido de 85, que se ha endomingado para el encuentro. Él la coge de las manos, le aprieta el hombro, no alcanza a creer que realmente la tenga frente a él en carne y hueso. La guerra civil coreana (1950-53) que partió al país en dos separó al matrimonio formado por Lee Soon-kyu y Oh In Se hace 65 años. Él quedó en Corea del Norte, ella, en el Sur.

"Volvamos a vernos en la otra vida", le dice Oh In Se a su mujer en el momento de la despedida. Ambos han podido reencontrarse durante tres días en el complejo turístico de Kumgang en Corea del Norte. Estos encuentros entre familias separadas responden a gestos de buena voluntad entre los gobiernos de las dos coreas que son extremadamente raros. Ninguno de los dos tiene esperanzas de volver a verse en vida. "Cuídate, vive mucho", le contesta ella, según recoge Hyung Jin-Kim para la agencia AP. 

Lee Sun-kyu se reencuentra con Oh In Se 65 años después.

Lee Sun-kyu se reencuentra con Oh In Se 65 años después. REUTERS

Después de la reunión colectiva de dos horas de duración de hoy, los 389 surcoreanos y 141 norcoreanos miembros de 96 familias se han dicho un adiós que seguramente sea definitivo para muchos. Los surcoreanos partieron en autobuses de vuelta a su país tras reunirse con sus hermanos, padres, hijos o cónyuges de Corea del Norte a los que no veían desde hace más de seis décadas según ha comprobado la agencia Efe.

La segunda ronda del evento tendrá lugar desde el sábado hasta el lunes y en ella participarán varios centenares de miembros de 90 familias. El de esta semana es el primer reencuentro familiar desde febrero del año pasado y el segundo en casi 5 años.

Su organización fue posible gracias al acuerdo alcanzado entre autoridades de Corea del Sur y Corea del Norte el pasado agosto para poner fin a la tensión militar entre ambos países y abrir una nueva etapa de entendimiento.

Lee Sun-kyu mira a su esposo Oh In Se.

Lee Sun-kyu mira a su esposo Oh In Se. REUTERS

Desde entonces, sin embargo, ambos gobiernos han seguido chocando en varios asuntos -como el desarrollo armamentístico y nuclear norcoreano- y apenas ha fluido el diálogo, con lo que todavía se ve lejos la posibilidad de organizar estos reencuentros de forma periódica.

Mientras tanto, cada año fallecen muchos de estos ancianos en las dos Coreas sin haber podido ver de nuevo a sus familiares del otro lado del paralelo 38.