Archivado el caso del Banco de Florida, que le llevó a prisión

Por qué Blesa se libra del banquillo... por ahora

El ex presidente de Cajamadrid logra que la jueza que sucedió al polémico Elpidio Silva decrete el sobreseimiento libre de la causa sobre la compra del Banco de Florida. "No hay delito", afirma.

Miguel Blesa, tras declarar en mayo de 2014 en la Audiencia Nacional

Miguel Blesa, tras declarar en mayo de 2014 en la Audiencia Nacional EFE

  1. Tribunales
  2. Bankia

El ex banquero Miguel Blesa respira (algo) más tranquilo desde este miércoles. Su tenaz abogado, Carlos Aguilar, ha logrado el cierre de la causa en la que se ha investigado la compra del Banco Nacional de Florida, un archivo que el defensor llevaba pidiendo tres años.

La jueza que ha sucedido al ex magistrado Elpidio Silva en el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Esperanza Collazos, ha acordado el sobreseimiento de las diligencias, que se activaron en 2012 por una denuncia del sindicato de funcionarios Manos Limpias.

Según la acusación popular, la compra del Banco de Florida, realizada por Cajamadrid en noviembre de 2008 por 1.134 millones de dólares, fue una operación irregular: se habría pagado el triple del precio de mercado de la entidad adquirida, el momento de la operación fue inidóneo a la vista de la situación financiera internacional y se eludió el control de la Comunidad de Madrid al fraccionarse el pago (se adquirió primero el 83% y en un momento posterior el 17% restante).

La asunción de la instrucción por la nueva titular del Juzgado explica en buena medida que Blesa haya salido bien librado de su primera batalla judicial. Por ahora, ya que la resolución de Collazos no es definitiva y previsiblemente será recurrida ante la Audiencia Provincial de Madrid.

Desde el principio la instructora vio poco claro este procedimiento. Su criterio de la ausencia de indicios de delito le llevó a denegar pruebas testificales solicitadas por la acusación popular y fue corregida por ello por la Audiencia. El tribunal de apelación la obligó a citar a nuevos testigos, cosa que hizo el pasado día 5.

Las declaraciones prestadas por los ex consejeros de Cajamadrid José María Arteta y Alberto Recarte y por el ex secretario del Consejo de la entidad, Enrique de la Torre, no han hecho sino confirmar la tesis de la instructora. Los testigos manifestaron que la operación de adquisición del Banco de Florida "no sólo era aceptable y no arriesgada, sino que era lo aconsejable y lo más positivo para el mercado bancario español", indica la resolución de sobreseimiento que ha dictado Collazos.

El fiscal pidió el cierre del caso

Otro dato clave: ha sido el fiscal el que ha solicitado el cierre de las diligencias sin consecuencias penales. Lo hizo hace ya cuatro meses, el 12 de junio, y además, instó el sobreseimiento libre al considerar que "los hechos no son constitutivos de delito". El sobreseimiento libre impide la reapertura futura de la causa, algo que sí puede hacerse cuando el sobreseimiento es provisional y surgen nuevos datos.

El Ministerio Público nunca vio responsabilidad criminal en Blesa y así lo expresó de forma reiterada cuando la instrucción estaba a cargo de Silva. La actuación del ex juez en esta causa le valió en octubre de 2014 una condena por prevaricación continuada, confirmada por el Tribunal Supremo. Entre las resoluciones ilegales que tomó Elpidio Silva figuran las dos veces que encarceló a Blesa sin base jurídica para hacerlo, en mayo y junio de 2013.

Aquí se encuentra otra de las explicaciones del desenlace. Éste ha sido un caso contaminado desde el principio por las ilegalidades del primer instructor, cuyas decisiones fueron sistemáticamente revocadas por la Audiencia.

Otro factor determinante ha sido la posición de los peritos. Los inspectores del Banco de España concluyeron que la compra del Banco de Florida "tenía sus riesgos, como operación comercial que es, pero un riesgo perfectamente asumible por Cajamadrid teniendo en cuenta su capital social".

"No hay perjuicio económico"

La propia Bankia señaló en un informe del pasado 6 de marzo que el resultado final de la operación ha sido "prácticamente neutro". Blesa ha sostenido, sin embargo, que el Banco de Florida ha sido uno de los activos más rentables de la actual Bankia.

El argumento definitivo del sobreseimiento es que, a juicio de la magistrada, no ha existido el perjuicio económico que el Código Penal exige para apreciar el delito societario.

La resolución de Collazos indica que se ha investigado "una operación concreta", "quedando fuera otro tipo de consideraciones económicas, financieras o sociales", destaca. Y en esa operación "categóricamente no hay perjuicio económico ni para los socios, ni depositarios ni cuentapartícipes o titulares de bienes de Cajamadrid", concluye.

"La operación no fue arriesgada, sino que incluso tuvo resultados positivos al constar, según informe que emitió el Frob, que el Banco de Florida recibió tres ofertas de adquisición", señala.

La instructora también subraya que el consejo de administración de Cajamadrid aprobó la compra por unanimidad y en él "había representantes de la Comunidad de Madrid". Por lo demás, "el Banco de España había autorizado la operación".

A la espera de lo que suceda con un eventual recurso de apelación contra el archivo de este caso, a Blesa le esperan otros dos procedimientos penales. Está imputado tanto en el caso Bankia como en la pieza que investiga el uso de las tarjetas black. Por este último asunto es altamente probable que se siente en el banquillo.