Impuestos

Ofensiva fiscal: primer golpe de Bruselas contra Starbucks y Fiat

La Comisión dictamina que las multinacionales deben devolver las ayudas fiscales que han recibido en Holanda y Luxemburgo.

Margrethe Vestager será dura con las multinacionales.

Margrethe Vestager será dura con las multinacionales.

  1. Impuestos
  2. Política
  3. Ministerio de Economía
  4. Ministerio de Hacienda
  5. Bruselas
  6. Comisión Europea
  7. Unión Europea
  8. Europa

La Comisión Europea dictaminará este miércoles que las ventajas fiscales concedidas por Holanda y Luxemburgo a las multinacionales Starbucks y Fiat equivalen a ayudas públicas ilegales. Y ordenará a las dos empresas que paguen estos impuestos atrasados, cuyo importe asciende a varios millones de euros.

La noticia ha sido adelantada por el periódico británico Financial Times y confirmada a EL ESPAÑOL por fuentes comunitarias. Será la primera vez que el Ejecutivo comunitario desenfunde su arma más potente, la política de competencia, para obligar a las multinacionales a pagar los impuestos que les corresponden.

Con esta iniciativa, Bruselas pretende acabar con los acuerdos fiscales que algunos países de la UE ofrecen para atraer a su territorio a las grandes empresas, con la promesa de que pagarán impuestos bajos. Se trata de las denominadas decisiones tributarias anticipadas o tax rulings. Muchas de estas decisiones incitan a las multinacionales a desviar artificialmente todos sus beneficios a un Estado miembro, lo que provoca pérdidas al resto de países, según el análisis de la Comisión.

Todos miran a Luxemburgo

Luxemburgo es uno de los países que más ha recurrido a este tipo de acuerdos, según los documentos que se filtraron en el caso Lux Leaks. La administración luxemburguesa expidió decisiones tributarias anticipadas a más de 300 empresas, entre ellas multinacionales como Pepsi, Ikea o Burberry, para permitirles minimizar el pago de impuestos. Y lo hizo cuando el actual presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, era su primer ministro. La comisaria de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, se ha comprometido a investigarlo de manera imparcial.

De hecho, uno de los dos primeros casos en resolverse afecta a Luxemburgo, donde paga la mayoría de sus impuestos la única empresa europea investigada de momento, Fiat. Con la elección de Fiat junto a Starbucks, Vestager quiere dejar claro desde el principio que su ofensiva no va exclusivamente contra las multinacionales estadounidenses, según las fuentes consultadas.

La responsable de Competencia alega que los acuerdos fiscales cerrados por Starbucks y Fiat con Holanda y Luxemburgo confieren a las dos empresas una “ventaja selectiva”, que les permite ahorrarse millones de euros en impuestos en comparación con otras compañías en la misma situación. En concreto, Starbucks paga un tipo efectivo del 2,5% en lugar del tipo general del 25% para empresas vigente en Holanda, mientras que Fiat apenas tributa un 1% en Luxemburgo, según el ‘FT’.

Estas ventajas fiscales equivalen, según la argumentación de Bruselas, a una ayuda pública ilegal y por tanto deben ser devueltas por las empresas beneficiarias. En principio, no está previsto que Vestager concrete este miércoles qué cantidad debe reembolsar cada empresa, sino que indicará la metodología para calcularla.

Para Starbucks, la penalización ascendería a alrededor de 30 millones de euros, mientras que en el caso de Fiat podría superar los 200 millones, de acuerdo con la información del rotativo británico. Aunque la decisión beneficiará a las arcas públicas de Holanda y Luxemburgo, los dos países la rechazan porque temen que las multinacionales se marchen a otros lugares donde paguen menos impuestos.

Además de a Fiat y a Starbucks, el Ejecutivo comunitario investiga otros dos casos que afectan a empresas concretas: el tratamiento fiscal que Irlanda ofrece a Apple y los acuerdos de Luxemburgo con Amazon. Aunque todos los expedientes se abrieron prácticamente al mismo tiempo el año pasado, estas decisiones se han retrasado porque la cantidad de dinero a devolver podría ser muy superior, aunque se resolverán probablemente antes de fin de año, según las fuentes consultadas. El impulsor de estas investigaciones fue el ex comisario de Competencia, Joaquín Almunia.

La comisaria Vestager ha pedido información adicional sobre sus acuerdos fiscales con multinacionales a la mayoría de estados miembros, entre ellos España, pero de momento sólo ha abierto un nuevo caso contra el sistema tributario de Bélgica. Los ministros de Economía de la UE acaban de aprobar además una nueva norma que les obligará a intercambiar información sobre sus decisiones fiscales con el fin de aumentar la transparencia fiscal.