DECLARACIÓN EN MADRID

Merkel, Sarkozy y otros líderes europeos prometen vetar la secesión catalana

El PP europeo firma una resolución donde deja claro que la proclamación unilateral de independencia sería ilegal. 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Angela Merkel en agosto de 2014. / Getty Images

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Angela Merkel en agosto de 2014. / Getty Images

Juntos contra la independencia. Los grandes líderes del PP europeo firmarán una resolución este miércoles en Madrid donde recogen que la proclamación unilateral de independencia de una región de cualquier Estado miembro sería “ilegal” y se comprometen “a no reconocerla” si pide la adhesión a la UE. En el documento no se cita textualmente a Cataluña, pero el bloqueo de hasta ocho países de la UE será firme si finalmente los independentistas consiguen formar gobierno.

La propuesta, que será presentada por el PP que dirige Mariano Rajoy, se “debatirá y aprobará” este miércoles por la tarde en el Congreso que los populares europeos celebran en Madrid, según han confirmado este diario fuentes internas del partido. En el escrito, los líderes europeos conservadores firmarán que, si se declara la independencia, los catalanes perderían su ciudadanía europea porque es un derecho que tienen por ser españoles.

En azul, los países en los que gobierna el PP

En azul, los países en los que gobierna el PP

Hasta ocho jefes de Estado y cinco líderes de la oposición respaldarán la propuesta de Rajoy. Ya han confirmado su asistencia al evento la canciller Angela Merkel; el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho; su homólogo en Bulgaria, Boyko Borissov; el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán; la primera ministra de Letonia, Laimdota Straujuma; el irlandés Enda Kenny y el presidente de Chipre, Nicos Anastasiedes.

También discutirán y aprobarán el decálogo para actuar en bloque contra una Cataluña independiente los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el expresidente de Francia, Nicolas Sarkozy, el italiano Silvio Berlusconi y el esloveno Janez Jansa. Firmar una declaración de intenciones donde se niegan a reconocer una región independiente significa que Cataluña quedaría automáticamente fuera de la Unión Europea, pero al no ser reconocida como nuevo estado ni siquiera podrá pedir la adhesión de nuevo.

Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat de Cataluña, siempre se amparó en que nadie podrá privar a los catalanes de su ciudadanía europea porque es un derecho ya adquirido para defender que los catalanes siempre serán europeo. Sin embargo, el artículo 20 del Tratado europeo recoge que es el ciudadano de la UE “cualquier persona que tenga nacionalidad de un Estado miembro”. En ningún momento sustituye a la ciudadanía nacional.

Respuesta a la pregunta de Alsina

Con este argumento, los colegas de Rajoy en Europa responden a la pregunta que el periodista Carlos Alsina lanzó en una entrevista radiofónica al presidente del Gobierno hace justo un mes, cuando le preguntó qué pasaría, en el caso de que Cataluña se independizara, con la nacionalidad de los catalanes.

El presidente del Gobierno se hizo un lío y dudó de su futuro. Ahora, con esta declaración de intenciones, queda aclarada la postura de Rajoy y sus compañeros de partido en Europa: ni Cataluña ni ninguna otra región que pida la independencia será readmitida en la Unión, por lo que automáticamente dejarán de ser europeos.  

El Congreso-mitin

El PP aprovechará la visita de los líderes el PPE para convertir el Congreso en un mitin de pre campaña electoral donde aprovecharán para sacar pecho de las medidas puestas en marcha durante la legislatura de Mariano Rajoy. Los compañeros del jefe del Ejecutivo español destacarán por encima de todas cosas "todo lo que ha hecho bien el Gobierno de España". Es la manera con la que el PP quiere volver a encumbrar la figura de Rajoy, tan puesta en duda durante las últimas semanas.

La ausencia destacada al Congreso es la del presidente de Honor del PP, José María Aznar, que fue expresamente invitado al acto por su amigo y organizador del evento, el secretario general del PPE, Antonio López-Istúriz. La excusa que ponen desde Faes es que el expresidente del Gobierno "tiene un viaje a EEUU". Sin embargo, las últimas apariciones que ha hecho han sido para cuestionar la estrategia de su partido de cara a las elecciones generales. Según la versión de Aznar, habría que dar un golpe de timón para dejar de perder votos. Una visión que ha sido totalmente ignorada en Génova, donde se dio la orden de no contestarle, ni en público ni en privado.