ELECCIONES GENERALES

Rajoy rehúye el debate a cuatro tras el éxito de Rivera e Iglesias

Si el presidente del Gobierno delega en un 'número dos', Pedro Sánchez tendría la coartada perfecta para declinar también la oferta. 

El presidente del Gobierno no confirma su asistencia a un debate a cuatro.

El presidente del Gobierno no confirma su asistencia a un debate a cuatro.

Nadie en el PP se atreve a animar al presidente del Gobierno a que acepte la oferta de La Sexta, que ha invitado formalmente a los principales candidatos a la presidencia del Gobierno a celebrar un debate en la cadena. Se trataría de un debate a cuatro entre Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos) y Pablo Iglesias (Podemos). El vicesecretario general de Comunicación del PP, Pablo Casado, señalaba este lunes que su partido no dejará “una silla vacía” en ningún debate político en la campaña del 20-D, pero evitó confirmar si el presidente del Gobierno y candidato del partido participará en un debate 'a cuatro'.

En Génova, el cuartel general del PP, intentan contrarrestar el éxito del cara a cara entre Rivera e Iglesias. “¿Qué debate? Si eran dos personas tomándose un café en un bar”, alegaba un estrecho colaborador de Mariano Rajoy este lunes para evitar valorar el resultado: cinco millones de espectadores escuchando frente al televisor las propuestas de los nuevos líderes. Si Mariano Rajoy finalmente accederá a participar en un debate público con otros aspirantes a presidir el Gobierno de España “es algo que decidirá el director de campaña cuando se diseñe la campaña. Aún no estamos en eso”, responde otro alto cargo del partido.

Mientras el PP estudia la excusa que pondrán para evitar la “lapidación pública” de Rajoy, en el PSOE confían en que Pedro Sánchez rechazará finalmente la oferta si el líder de los populares declina la oferta. “Si en lugar de declinar la oferta, el PP manda a otra persona al debate en nombre de Rajoy, Sánchez se descolgará y mandará a otro segundo alegando que el líder del PP no va”, aseguran fuente socialistas.

Con Rajoy en un debate con Sánchez, Rivera e Iglesias, los populares saben que pierden. Por eso no están dispuestos a dejarse escapar un solo voto en un terreno donde los políticos emergentes, Iglesias y Rivera, se mueven como pez en el agua. “El que ha tenido que tomar medidas impopulares esta legislatura es el PP. Ninguno de los tres líderes que juegan el partido del 20-D ha gobernado nunca, así que la diana será Rajoy. No nos podemos permitir que nos linchen, sobre todo con dos personas que están muy acostumbradas a debatir en platós de televisión”, comentaba otro alto cargo del PP nacional.

Tras el éxito del cara a cara de este domingo de Rivera e Iglesias, el líder de Ciudadanos ha vuelto a Madrid este lunes más crecido que nunca. El catalán reta a todos: PP, PSOE y Podemos, y pregona que “quien quiera presidir España no puede dar la cara a los españoles ni esconderse de un debate”. Para tensar todavía más la cuerda, Rivera ha adelantado que tiene encima de la mesa cuatro ofertas de televisiones privadas para realizar el ansiado debate a cuatro. Él ya ha aceptado y está a la espera de que los demás líderes también quieran verse las caras antes del 20-D.

En el entorno de Rivera saben que un enfrentamiento público de su líder con el presidente del Gobierno “supondría sumar cuatro o cinco escaños más”. En el PP alegan que aún no ha llegado el momento de pensar cómo se desarrollará la campaña, pero en privado reconocen que ese escenario no les beneficiaría. “Nuestra obsesión es explicar en qué punto estamos y hacia dónde vamos. En una campaña para las elecciones generales, el PP va en equipo. Por eso tenemos que ver en qué foros y en qué debates es más oportuna la presencia del presidente del Gobierno”, zanjó Pablo Casado para evitar comprometer la delicada figura de Rajoy.