CASO SON ESPASES

Génova presionó a Matas: debía dar su gran contrato a Villar Mir

Altos cargos del PP le llamaron para que adjudicara el hospital de Son Espasses a OHL. El ex líder balear negocia con la fiscalía desvelar su identidad a cambio de rebajar su pena. Según declaró Bárcenas a Ruz, Villar Mir pagó al PP 300.000€ para la campaña de 2011.

En sus tiempos de esplendor junto a Michael Douglas

En sus tiempos de esplendor junto a Michael Douglas Getty Imges

La dirección del PP nacional dio instrucciones al ex presidente balear Jaume Matas para amañar el concurso de la mayor obra pública de Baleares, el hospital de Son Espases (778 millones de euros de presupuesto inicial), a favor del empresario Juan Miguel Villar Mir.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, Matas ha relatado a su entorno personal más próximo durante las últimas semanas así como a la propia Fiscalía Anticorrupción que recibió órdenes concretas por parte de altos cargos del partido en Madrid para trucar esta millonaria licitación en beneficio de la constructora OHL.

El también ex ministro de Medio Ambiente, que se encuentra imputado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma por los delitos de prevaricación, falsedad y fraude a la Administración por estos hechos, se encuentra en negociaciones con la Fiscalía para confesar con todo lujo de detalles lo ocurrido a cambio de conseguir una sustancial rebaja de sus penas.

En este sentido, Matas se ha mostrado dispuesto, en caso de cerrar un acuerdo con el Ministerio Público, a desvelar la identidad de al menos dos mandamases populares que le habrían dado indicaciones para beneficiar a Villar Mir. Las conversaciones entre ambas partes han llegado a estar muy avanzadas hasta el extremo de que llegó a existir un acuerdo verbal el pasado 15 de septiembre, un día antes de Matas estuviera citado a declarar por la adjudicación del hospital. Pocas horas antes de su comparecencia, el ex líder balear comunicó a Anticorrupción que necesitaba un poco más de tiempo para tomar la decisión de tirar de la manta y optó por acogerse a su derecho a no declarar.

El ex tesorero Álvaro Lapuerta, pieza clave 

La versión apuntada en privado por Matas ha sido corroborada por este periódico a través de una de las personas de máxima confianza del ex presidente en el Ejecutivo balear, que vivió en primera persona el proceso de adjudicación. Esta fuente asegura que su jefe le confesó entonces, allá por el año 2006, que “o adjudicaba el hospital a OHL o tendría muchos problemas con el partido en Madrid”.

Por su parte, un antiguo miembro de la dirección nacional del PP también ha asegurado a EL ESPAÑOL que “presenció” las gestiones llevadas a cabo en aquel momento con Matas y señala directamente al ex tesorero “Álvaro Lapuerta” como el hombre que se habría encargado de transmitirle personalmente el mensaje.

No en vano, tal y como precisa esta misma fuente, Lapuerta “era el conseguidor habitual de OHL en el partido” y siempre veló por los intereses de la constructora “tanto en este proceso como en muchos otros”. No en vano, uno de los hijos de Lapuerta, recuerda este antiguo dirigente popular, trabaja en la propia constructora. Se trata de Diego de Lapuerta Montoya, que ocupa el puesto de apoderado de OHL Concesiones.

Pese a las órdenes recibidas por parte de la cúpula del partido y la predisposición inicial de Matas a cumplirlas, el hospital de Son Espases fue adjudicado finalmente a la constructora Dragados. El plan se truncó súbitamente después de que EL MUNDO/El Día de Baleares revelase en pleno concurso que Matas había forzado a los técnicos para que se decantasen por la opción de Villar Mir. Todo ello pese a que la oferta de OHL se elevaba a 740 millones de euros frente a los 635 con los que pujó la empresa del Grupo ACS.

"Exponente de la perversión administrativa"

La Fiscalía Anticorrupción lleva más de un año investigando este millonario concurso e interpuso el pasado mes de julio una querella contra Matas por prevaricación, falsedad y fraude a la Administración pública. El fiscal Pedro Horrach argumenta en su denuncia que “la perversión de los procedimientos administrativos alcanza su máximo exponente con el concurso para la construcción, explotación y mantenimiento del hospital de Son Espases que, recordemos, es la mayor obra pública de la comunidad balear promovida hasta la fecha, ascendiendo su presupuesto inicial a 778 millones de euros”.

En el marco de estas pesquisas, el fiscal Horrach ya ha logrado la confesión de la ex consejera de Sanidad de Matas. Aina Castillo ha desvelado que, efectivamente, se diseñó el amaño del procedimiento administrativo y que el propio Matas le llegó a entregar un sobre en un conocido gimnasio de Palma con las condiciones que debía regir la licitación para torcerla en favor de OHL. Castillo precisó que Matas le instó a que trasladara ese documento a la Mesa de Contratación del Gobierno balear.

A juicio del fiscal Horrach, Matas y Castillo, entre otros cargos públicos, llevaron a cabo “maniobras fraudulentas para manipular el concurso con finalidades espurias”. Y añade que en casos como este, “con demasiada frecuencia se amoldan intereses económicos y políticos en una espiral en la que el interés público es la última razón a considerar o simplemente no tiene cabida”.

El rastro de las comisiones

Uno de los primeros contactos entre Matas y la Fiscalía Anticorrupción tuvo lugar hace más de un año, cuando el ex político se encontraba en la cárcel de Segovia cumpliendo la primera de sus condenas. Durante aquel encuentro secreto se abordó la posibilidad de reducir las condenas del ex dirigente del PP a un máximo de cuatro años de prisión siempre y cuando admitiera la comisión de los delitos que se le atribuyen y devolviese una parte importante del dinero público que Anticorrupción considera que ha sustraído en forma de comisiones ilegales.

En aquellas primeras conversaciones preliminares, la Fiscalía puso encima de la mesa una cifra como punto de partida: diez millones de euros. La misma que ha exigido a la ex presidenta del Parlamento balear Maria Antònia Munar, que se encuentra en prisión, si quiere alcanzar un acuerdo para lograr beneficios penitenciarios. Matas replicó que no dispone de esas cantidades pero ofreció ya entonces desvelar la “identidad del alto cargo del PP nacional” que le transmitió que debía otorgar el concurso a OHL. No obstante, se reservó entonces desvelar su nombre.

El interés de Génova relatado por Matas a su entorno entronca con la declaración que hizo el ex tesorero del PP Luis Bárcenas ante la Audiencia Nacional en julio de 2013. Entonces contó que el empresario Villar Mir ha sido uno de los principales financiadores del partido durante los últimos años y desveló que el presidente de OHL entregó 300.000 euros en negro al PP “antes de las elecciones de 2011”. Indicó que Villar Mir tenía “mucho interés en que la cúpula del partido” y en especial que el entonces candidato a la presidencia del Gobierno “Mariano Rajoy lo supiera”. Cabe recordar que en aquel momento la ley no permitía donaciones que superaran los 100.000 euros.

.

.

Según la descripción que realizó Bárcenas en sede judicial, el dinero de Villar Mir lo recibió en mano Álvaro Lapuerta. Al no estar éste entonces al frente de las finanzas del partido, se lo comunicó a Rajoy quien le habría remitido a José Manuel Romay Beccaria. En los conocidos como papeles de Bárcenas figuran además entregas de dinero por parte de Villar Mir durante los ejercicios 2004, 2006 y 2008.

El máximo responsable de OHL negó la veracidad de dichos apuntes así como el testimonio de Bárcenas y sólo admitió haber realizado donaciones a fundaciones de partidos políticos y sindicatos “dentro de la legalidad y con la documentación específica para contribuir a la democracia”.

De manera paralela a la investigación del amaño del concurso, Anticorrupción sigue el rastro de las posibles comisiones pagadas por OHL a Matas a cambio de amaño inicial de la licitación. El fiscal Horrach sospecha, entre otros, de Jaime Fluxá, un conocido conseguidor mallorquín. El representante de Anticorrupción ha descubierto un correo electrónico fechado el 22 de diciembre de 2004 que ha aportado al juez en el que Fluxá confecciona un borrador de contrato por el cual si OHL resultaba finalmente ganadora del concurso, él se debía llevar una “remuneración” a través de su sociedad Fluxá & Partners, S.L. La comisión pactada se elevaría al “uno por ciento del valor total de la inversión” que realizaría el consorcio de empresas liderado por la constructora. El fiscal sospecha que este conseguidor, con intereses empresariales en diversos países árabes, pudo llegar a recibir un primer pago de varios millones de euros para ser distribuidos entre los políticos populares.