POLÍTICA

Rajoy: “No nos presentamos a las elecciones con fichajes de última hora para que nos regeneren”

El presidente se mostró como caballo ganador en un acto del partido al que sólo hubo una ausencia destacada: Esperanza Aguirre.

La cúpula del partido popular en el gran acto de Toledo.

La cúpula del partido popular en el gran acto de Toledo.

Hasta los ministros que no son militantes, Luis de Guindos y Pedro Morenés, acudieron este sábado a un acto organizado por el PP donde el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intentó levantar la moral a un PP más cuestionado que nunca. Lo hizo arropado de su Ejecutivo en bloque y los presidentes regionales del partido en una de las semanas más difíciles para los populares. Solo hubo tres ausencias destacadas: la presidenta del PP de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, que falló “por razones familiares”, y sus homólogos en Castilla y León y Madrid, Juan Vicente Herrera y Esperanza Aguirre, dos de los barones más díscolos con el Gobierno de Rajoy.

Los organizadores eligieron un lujoso cigarral toledano para convocar a militantes y cargos del partido a todos los niveles y sacar pecho de los éxitos cosechados. Antes de que hablaran uno a uno los presidentes autonómicos del partido, la secretaria general y el presidente del Gobierno, hubo tiempo de dar un paseo sin protocolo alguno en el que los alcaldes se mezclaban con vicesecretarios y ministros. La secretaria general del PP, expresidenta de Castilla-La Mancha, tomó la palabra justo antes que el jefe del Ejecutivo e hizo un repaso a todos los presentes para remarcar que “juntos somos más fuertes”, en una clara alusión a los últimos rifirrafes que protagonizaron esta semana los ministros de Hacienda y Exteriores, también presentes en el acto y solo separados por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Un exultante Mariano Rajoy comenzó su discurso deshaciéndose en elogios con la secretaria general del PP, de quien afirmó que “le ha tocado lo más difícil en el momento más difícil”. El presidente del Gobierno se mostró muy confiado de que el PP “va a ganar las elecciones de diciembre” y pidió a todos “manos a la obra” para desafiar a las encuestas. Antes de criticar a los que vienen “sin ideas y sin proyecto”, rescató su discurso de investidura de noviembre de 2011 para recordar los compromisos que adquirió entonces ante las Cortes Generales: “Queríamos preservar nuestra soberanía económica y lo hemos hecho sin dejar abandonados a los españoles que no podían atravesar aquel desierto por sus propios medios”. La mejor política social, a su juicio, fue precisamente capear el rescate económico que estuvo a punto de pedir en 2012. “Ahora vuelve el de las dos tardes y el del déficit eléctrico, y esos son los grandes expertos en economía”, añadió un Mariano Rajoy que reconoció sentirse muy orgulloso de su gestión, “aunque este no es mi carácter”, añadió.

El jefe del Ejecutivo disparó contra PSOE, Ciudadanos y Podemos pero sin citarlos. “No somos producto de una tertulia ni de una operación mediática. Tampoco veletas que se mueven con el viento. Somos el partido mas grandes de España, el que ganó las últimas elecciones municipales y las últimas europeas. Aquí, en España”. Rajoy hizo referencia al fichaje estrella de Pedro Sánchez, la ex diputada de UpyD, Irene Lozano. En un tono muy irónico, el popular tranquilizó a su público asegurando que “no nos presentamos a las elecciones haciendo adquisiciones sobre a quién vamos a apoyar, sin programa y sin ideas, con fichajes de última hora para que nos regeneren”.

Rajoy se presentó ante los cientos de militantes que le acompañaban como el salvador de una España que heredó en los huesos por culpa del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. “Nosotros cumplimos con los españoles. Estamos aquí para responder lo que hemos hecho y sobre todo para contarles todo lo que queremos seguir haciendo”. Tras destripar una a una sus medidas estrella para taponar la crisis, el jefe del Ejecutivo se vendió como la mejor opción ante las elecciones generales por su eficiencia en el peor escenario posible.

"Hay que sacar pecho"

Los primeros en tomar la palabra fueron los presidentes autonómicos del PP. La valenciana Isabel Bonig destacó por encima de todas las cosas los buenos datos económicos cosechados con el Gobierno de Rajoy. “Nuestro país crece, le pese a quien le pese. Hay dos caminos: o repartir miseria o dar esperanzas y oportunidades como el PP”.

La asturiana Mercedes Fernández destacó que “mientras que unos están en las pancartas, otros estamos en los hechos”. El extremeño José Antonio Monago destacó que “no solo sabemos bailar, también sabemos hacer las reformas que son necesarias para este país”. El riojano Pedro Sanz fue el que más presumió de partido. “Como dicen en mi tierra, hay que sacar pecho. Querido presidente, necesitamos que sigas siendo presidente de España y los riojanos te vamos a ayudar”.

El ministro de Industria, que preside el PP canario, José Manuel Soria, fue quien destacó la figura del presidente del Gobierno, tan puesta en duda desde que las encuestas certifican la subida de Ciudadanos y el estancamiento de los populares. Por su parte, el murciano Pedro Antonio Sánchez habló de las reformas que tomó el presidente y que ayudan a construir un “mejor futuro y que no se pierda una generación en el país”.

"Un país con muchas posibilidades"

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, se estrenaba como presidente del PP del País Vasco tras la salida fulminante de Arantza Quiroga este jueves. El alavés habló del PP como el partido “de las políticas sociales” y le pasó el turno a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que tiró de orgullo para explicar cómo ha hecho frente el PP ante la corrupción. “Los militantes que se han aprovechado de sus cargos para enriquecerse nos avergüenzan. Ese no es nuestro PP. Nuestro partido es el que lucha contra la corrupción”.

El broche de oro lo puso el gallego Alberto Núñez Feijóo, que reconoció que “nos ha tocado muchas veces decir que no porque teníamos que decir la verdad. No podíamos seguir mintiendo a la gente”. Ahora “somos un país estable, que está creciendo, que ha bajado los impuestos dos veces, más a los que ganan menos. Somos un país con muchas más posibilidades que cuando el presidente llegó al Gobierno”.