PP VASCO

Alonso toma los mandos del PP vasco tras la salida de Quiroga

El ministro de Sanidad, muy unido a Sáenz de Santamaría, es 'el elegido' para poner orden en el feudo más desunido del PP. 

El ministro Alfonso Alonso será el presidente del PP en el País Vasco

El ministro Alfonso Alonso será el presidente del PP en el País Vasco Efe

  1. PP Vasco
  2. PP Partido Popular
  3. Partidos políticos
  4. Política
  5. País Vasco

Finalmente será el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, presidente del PP alavés, quien tomará las riendas del PP en el País Vasco tras la enorme crisis abierta por la salida de Arantza Quiroga. El Comité de Dirección del partido en la región se reunía este jueves por la mañana para consensuar quién sería la persona idónea para pilotar el partido, más dividido que nunca desde el paso atrás de la ya expresidenta. Tras descartar a Javier de Andrés, secretario general del PP en Álava y el presidente del partido en Guipúzcoa, Borja Sémper, ha decidido que la persona “de consenso” que se necesita en estos momentos es el ministro.

En la reunión para consensuar el relevo en la dirección del partido estaban los responsables del partido en los tres territorios y la secretaria general, Nerea Llanos, mano derecha de Quiroga. El nombramiento de Alfonso Alonso como presidente del PP de País Vasco se hará efectivo mañana por la tarde en una Junta Directiva Regional. 

Los miembros del PP en la región y en Madrid querían resolver cuanto antes el incendio abierto desde la semana pasada, cuando Quiroga ya amagó con marcharse y estuvo una semana desaparecida. Fue precisamente su ausencia en el Parlamento lo que hizo saltar las alarmas.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se reunió con la dimitida el martes para intentar convencerla de que abandonar no era la mejor opción, pero sus súplicas no sirvieron de nada. Y Quiroga terminaba haciendo pública su renuncia el miércoles por la mañana en San Sebastián. 

Tras escuchar sus palabras, en Madrid y Vitoria se pusieron a trabajar para encontrar "en horas" a un sustituto que sirviera de puente entre la regional y la nacional. Finalmente será Alonso, muy cercano a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a quien le tocará poner orden en el feudo más desunido del PP.