Unión Europea

Claves de la nueva cumbre sobre la crisis de refugiados

Los países discuten cómo abordar la entrada de los 710.000 refugiados que han entrado en la UE desde enero.

No se espera ningún acuerdo sobre la gestión de la crisis de refugiados.

No se espera ningún acuerdo sobre la gestión de la crisis de refugiados.

Los jefes de estado y de gobierno de los 28 celebran este jueves su tradicional cumbre de otoño, que será la cuarta consagrada a la crisis de los refugiados en los últimos meses. Un total de 710.000 inmigrantes han entrado en la UE entre enero y septiembre de este año, según los últimos datos de la Agencia Europea de Protección de Fronteras (Frontex). La cifra real es inferior porque Frontex ha admitido que cuenta dos veces a los refugiados que llegan a Grecia y luego viajan a Hungría a través de los Balcanes. Pero supone una gran subida respecto a los 282.000 registrados en todo el año 2014. Pese a esta fuerte presión, la respuesta de la UE sigue siendo lenta y contradictoria debido a las diferencias entre los estados miembros. A continuación explico las principales cuestiones que debatirán los líderes europeos. En ninguno de ellos se espera un acuerdo en la cumbre de este jueves.

1. ¿Qué debe ofrecer Bruselas a Turquía para que colabore?

“Con Turquía, un socio útil aunque difícil, debemos avanzar porque se ha convertido en la puerta de entrada para centenares de miles de refugiados en Europa”, ha dicho en la Eurocámara el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. La UE quiere que Turquía, que acoge a 2,5 millones de refugiados en su mayoría sirios, refuerce el control de sus fronteras, retenga a los demandantes de asilo y les impida llegar a Europa. El vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, ha viajado a Ankara en las últimas horas para negociar estas demandas y el domingo está prevista la visita a Turquía de la canciller alemana, Angela Merkel.Pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha puesto un precio muy alto a su colaboración con Bruselas. Reclama como contrapartida que se aceleren las negociaciones para la entrada de Turquía en la UE y que se suprima cuanto antes la exigencia de visado a los ciudadanos turcos que viajan a territorio comunitario. También pide la creación de una zona segura para los refugiados en la frontera entre Turquía y Siria. Y espera que los estados miembros endurezcan su postura frente a los separatistas kurdos del PKK. Estas exigencias incomodan y dividen a los líderes europeos. “Un acuerdo con Turquía sólo tiene sentido si efectivamente reduce el flujo de refugiados. Las concesiones sólo estarán justificadas si se logra este objetivo”, ha escrito el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su carta de invitación a los líderes europeos.Junto al debate sobre Turquía, los jefes de estado y de gobierno discutirán cómo impulsar una solución política a la guerra civil en Siria. Y expresarán su “preocupación sobre los ataques de Rusia a la oposición siria y a los civiles y la posibilidad de incidentes involuntarios que podrían agravar más la situación”.

2. ¿Cómo debe repartirse la acogida de refugiados?

Los líderes europeos discutirán si reforman o no la ley comunitaria que sitúa en los países con fronteras exteriores de la UE -Grecia, Italia o Hungría, en esta crisis- todo el peso a la hora de gestionar las demandas de asilo. Se trata del denominado reglamento de Dublín, según el cual el país por el que entra un refugiado es el responsable de tramitar su petición de protección internacional. Si esta persona es interceptada en otro estado miembro, podrá ser devuelto al país de entrada. La crisis de refugiados ha hecho estallar este sistema porque la mayoría de ellos han tratado de llegar a Alemania sin ser registrados en los países de entrada. Y el Gobierno de Berlín ha acabado introduciendo controles fronterizos, lo que pone en riesgo la libre circulación de personas en el espacio Schengen.Los líderes europeos admiten que el sistema de Dublín no funciona, pero no están de acuerdo en cómo modificarlo. El reparto de 160.000 refugiados llegados a Italia y Grecia suscitó una fuerte oposición en los países del este, que rechazan las cuotas obligatorias. Bruselas ha propuesto un mecanismo permanente para repartir a los refugiados basado en criterios como la población, el nivel de renta o el paro. Pero de momento está bloqueado por el rechazo de muchos Gobiernos.

3. ¿Habrá campos de refugiados en la UE?

Los jefes de estado y de gobierno de los 28 ni siquiera están de acuerdo en el significado del último eufemismo inventado por la jerga comunitaria: los ‘hot spots’. Se trata de los centros de registro que la UE exige a Italia y Grecia que pongan en marcha. Su objetivo es identificar, registrar y tomar las huellas de las personas que lleguen y separar a los refugiados, que se repartirán a continuación entre los estados miembros, de los inmigrantes económicos, que teóricamente deben ser repatriados a sus países de origen.Entre los líderes europeos, “cada uno tiene una opinión, desde los que piensan que es una cárcel o un centro de retención, hasta otros que piensan que sólo es una metodología”, según explica un diplomático de un estado miembro. Existe el riesgo, reconocen varias fuentes, de que se transformen en “campos de refugiados” dentro de la UE. Este es el motivo por el que Hungría rechazó que se instalaran en su territorio y de la resistencia de Italia. El Gobierno de Roma reclama un procedimiento rápido para repartir a los refugiados y repatriar a los inmigrantes económicos. Pero el resto de socios avisan de que Italia y Grecia deben cumplir sus obligaciones de registro y, si los inmigrantes se niegan, tendrán que aplicar medidas de detención.

4.¿Se necesita una policía europea de fronteras?

Los líderes europeos están de acuerdo en reforzar las fronteras exteriores de la UE para frenar la llegada de inmigrantes y refugiados. Pero también aquí difieren en cómo hacerlo. La Comisión tiene previsto presentar antes de fin de año una propuesta para poner en marcha un cuerpo europeo de guardias fronterizos y costeros. Esta idea cuenta con el apoyo de Francia, pero la mayoría de estados miembros se oponen a ceder poderes a Bruselas en materia de control de fronteras. Consideran que se trata de una cuestión que afecta a la soberanía nacional. En su lugar, los jefes de Estado y de Gobierno aprobarán reforzar las competencias y el presupuesto de Frontex y su participación en vuelos de repatriación conjuntos.

5. ¿Cuáles son los otros temas en la agenda?

El segundo tema destacado en la agenda de los líderes europeos es el de las negociaciones con Reino Unido de cara al referéndum que este país tiene previsto celebrar de aquí a finales de 2017 sobre su pertenencia a la UE. Pero tampoco en este punto se esperan avances, puesto que el primer ministro británico, David Cameron, todavía no ha presentado a sus socios su lista de demandas. Su tardanza empieza a provocar impaciencia en varias capitales.Los jefes de estado y de gobierno discutirán brevemente el futuro de la unión económica y monetaria y se comprometerán a acelerar la unión bancaria. El presidente francés, François Hollande, informará al resto de socios sobre los preparativos de la cumbre que se celebrará en París en diciembre para tratar de cerrar un acuerdo internacional de lucha contra el cambio climático. También se examinará brevemente la situación en el este de Ucrania, donde el conflicto entre el Gobierno de Kiev y los separatistas pro rusos está congelado por la mediación de la UE. Todo esto en una sola tarde y noche porque Tusk ha decidido reducir la cumbre a un solo día.