ENTREVISTA EXCLUSIVA DESDE LA CÁRCEL

Francisco Granados: "No he metido la mano y me han usado como un kleenex"

El ex secretario general del PP de Madrid rompe su silencio desde la prisión de Estremera para defender su inocencia, asegurar que "la 'Operación Púnica' no existe" porque ni tan siquiera conoce "a la mayoría de imputados" y arremeter por primera vez contra Esperanza Aguirre e Ignacio González.

Granados y Aguirre, tras un comité de dirección del PP madrileño en 2010

Granados y Aguirre, tras un comité de dirección del PP madrileño en 2010 Efe

Francisco Granados (Valdemoro, 1964), antigua mano derecha de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, fue encarcelado hace ahora casi un año tras ser acusado de urdir una de las mayores tramas de corrupción municipal de los últimos años en España. El ex secretario general del PP madrileño rompe su silencio en EL ESPAÑOL desde el centro penitenciario de Estremera para contestar a cada una de las acusaciones que pesan sobre él en la denominada 'Operación Púnica'. Granados defiende su inocencia, asegura que la trama directamente “no existe” porque “ni conoce a la mayoría de imputados ni los asuntos que se investigan tienen relación entre sí” y denuncia la doble vara de medir de la Justicia en su caso. Además, arremete contra quien fuera su jefa, a quien asegura que nunca perdonará que le haya condenado antes de tiempo, y cuenta por primera vez los verdaderos motivos de su ruptura.

El origen de la denominada 'Operación Púnica' radica en una cuenta suiza que usted tenía a su nombre y cuya existencia fue comunicada por las autoridades helvéticas a las españolas. ¿Por qué abrió ese depósito y de dónde procedían los fondos? Se le atribuye en el sumario la propiedad de dos sociedades 'pantalla' con las que supuestamente controlaba ese dinero, Sheraton Trading y Droz & Co., ¿son suyas?

Yo abrí una cuenta en Suiza mucho antes de dedicarme profesionalmente a la política y lo puedo acreditar. Los fondos procedían del patrimonio familiar de mi actividad en banca de inversión. Cuando llegué a la alcaldía de Valdemoro, quise cerrar la cuenta y el banco sólo me dio la opción de cedérsela a otra persona. Ése es el motivo por el que cedí la gestión de los poderes a David Marjaliza, tal y como está acreditado en el sumario. Yo llegué a tener unos 320.000-340.000 euros. En cuanto a las sociedades Sheraton Trading y Droz & Co., no las conozco, y no tengo absolutamente ninguna relación con ellas, como tampoco sé absolutamente nada de las cuentas en Singapur ni ningún otro sitio, jamás he tenido ninguna otra cuenta excepto la que le he mencionado. Se la traspasé a David Marjaliza en 2002 y nada más.

La Guardia Civil aporta un dato más en relación con este asunto. Sostiene que usted repatrió al menos 1,6 millones de euros de Suiza utilizando a su cuñada y a su exsocio Marjaliza en una operación inmobiliaria en Valdemoro. ¿Los utilizó como testaferros?

Nunca he tenido un testaferro, no lo he necesitado, porque todo mi patrimonio está justificado con mis ingresos, y lo puedo acreditar. David Marjaliza nunca ha sido mi socio en nada. Me gustaría saber quién se ha inventado eso de que es mi socio o de que lo ha sido. ¿En qué empresa? ¿En qué negocio? Comprar una casa a alguien no le convierte en tu socio. Supongo que la “operación inmobiliaria” a la que se refiere es la venta de unas parcelas en Valdemoro que heredé de mi padre cuando ya eran urbanas. Los terrenos se calificaron como urbanos en los noventa, cuando gobernaba el PSOE en Valdemoro, y yo no tuve en eso ninguna participación. Mas aún, el PP votó en contra. Las vendí en el 2007, casi diez años después de heredarlas, a precio de mercado. Esta es una de las principales acusaciones que se me han hecho y es totalmente falsa. No han dejado de salir en medios de comunicación informaciones al respecto basadas en la nada. Todo esto también lo puedo acreditar.

Tuve una cuenta en Suiza que quise cerrar cuando entré en política pero el banco sólo me dejó cedérsela a otra persona: por eso se la pasé a David Marjaliza

A raíz del hallazgo de las cuentas suizas, Anticorrupción le sitúa como el cerebro de una red de cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas irregulares. Asimismo, apunta como principal beneficiario a su exsocio David Marjaliza y al constructor Ramiro Cid. Literalmente le considera la persona que "engrasaba el funcionamiento de la red mediante sus contactos políticos" y le atribuye estas prácticas tanto en su etapa como primer edil de Valdemoro (1999-2003) como cuando fue consejero de la Comunidad de Madrid. ¿En qué ha consistido exactamente su relación con estos empresarios?

Le repito que Marjaliza nunca ha sido mi socio. Nunca he tenido más socios que mi mujer y mis hijas en dos sociedades que creé pocos días antes de mi detención y que no han tenido actividad. Mi relación con esas dos personas ha sido de amistad, nada más. Si ha habido alguna “adjudicación irregular” en el Ayuntamiento de Valdemoro o en la Comunidad de Madrid, que se diga cuál. Después de casi dos años de investigación y de casi un año en prisión, no sé a qué adjudicaciones se refieren. Ni siquiera en los 60 tomos de sumario que son públicos se dice qué adjudicaciones son esas. Nunca he adjudicado nada que no se haya regido por el principio de legalidad, con publicidad, libre concurrencia y el informe preceptivo de los funcionarios. Nunca en mis años de gestión pública he beneficiado a nadie conscientemente con el objetivo de enriquecerme o de obtener algún beneficio. Esto vale para las dos personas por las que me pregunta, David Marjaliza y Ramiro Cid, así como para cualquier otra. Tampoco he utilizado mis “contactos políticos” para “engrasar” nada, ni para facilitar negocios de nadie. No hay ninguna declaración o prueba en el sumario que demuestre lo contrario.

¿Ha adjudicado a ambos en alguna ocasión en sus años como alcalde de Valdemoro parcelas a bajo precio o ha amañado concursos públicos en su etapa posterior en el Gobierno autonómico madrileño para favorecerles? También pesa sobre usted la acusación de haber utilizado su influencia en este Consistorio madrileño sobre diversos “técnicos y funcionarios” para materializar un “trato de favor” hacia Marjaliza y Cid.

Un alcalde no adjudica nada y mucho menos terrenos. Pero en todo caso, el Ayuntamiento no ha vendido ningún terreno por debajo de su precio cuando yo era alcalde. Si hay algún técnico al que yo haya presionado alguna vez, que diga cuándo y para qué. Tampoco hay una sola declaración en ese sentido. Ni yo lo hubiera hecho ni los funcionarios se habrían prestado a ello. Pero en cualquier caso, estoy deseando que se diga qué terrenos o qué adjudicaciones son ésas y cuál fue mi participación.

La 'Operación Púnica' no existe. A la mayoría de imputados no los conozco o son de otros partidos. ¿Qué tipo de organización criminal es ésa?

¿Ha cobrado usted comisiones directamente o a través de algún intermediario a cambio de estas operaciones? Anticorrupción asegura disponer de pruebas de que usted recibió a cambio de sus favores públicos chalés en la urbanización Playas del Arenal de Marbella así como una vivienda unifamiliar en la zona El Caracol de Valdemoro. ¿Son suyos esos inmuebles?

Niego la mayor, nunca he cobrado comisiones ni directa ni indirectamente de nadie. El adosado de Marbella es mío y de mi mujer y lo pagamos, como todo el mundo. Es muy sencillo de comprobar. En cuanto a la casa de El Caracol, nunca ha sido nuestra. Estuvimos muy interesados en comprarla pero no llegamos a un acuerdo con el precio, así que la promotora se la vendió a otra persona.

En el año 2009 declaró a la Asamblea de Madrid que su patrimonio se componía de un piso de 110 metros cuadrados, un dúplex de 164 metros y un adosado de 143 metros cuadrados valorados en 801.760 euros. ¿Puede acreditar cómo abonó cada uno de los inmuebles? ¿Tiene alguna propiedad más que no declarara entonces?

Siempre he declarado todos mis bienes, tanto en la Asamblea de Madrid como en el Senado. Como ya he dicho, de todos puedo acreditar la compra, con documentos bancarios y con las hipotecas que aún estoy pagando. Absolutamente todo está justificado con mis ingresos. Lo puedo probar.

Los investigadores sostienen que uno de los principales sumistradores de comisiones ilegales es una empresa dedicada a organizar conciertos en municipios de la Comunidad de Madrid, denominada Waiter Music, radicada en Aranjuez y administrada por José Luis Huerta. Es más, apuntan que usted utilizó su posición como secretario general del PP de Madrid para conseguirle contratos en la mayoría de los 27 pueblos para los que ha trabajado. En el sumario también consta que esta empresa le regaló varias actuaciones musicales para sus cumpleaños y valora los obsequios en más de 15.000 euros.

Nunca he llamado a un alcalde para recomendar a una empresa y ahí están los alcaldes para corroborarlo. Le digo más, como secretario general nunca he intervenido en la gestión de ningún ayuntamiento. Como le he dicho, ningún alcalde podrá decir que yo le he recomendado a una empresa o que le he dado ninguna instrucción. El PP de Madrid, hasta donde yo sé, nunca entró en la gestión de los ayuntamientos sobre asuntos concretos, sólo se preocupaba de que la gestión se hiciese de acuerdo a los principios del partido. José Luis Huerta es mi amigo desde hace muchos años, pero nunca llamé a ningún alcalde para recomendarle. De hecho, hasta donde yo sé, ha trabajado con ayuntamientos de diferente signo político. Yo siempre he pagado mis facturas. Como ya declaré, nunca ha pagado ninguna fiesta. Cuando asistía con su mujer a mi cumpleaños, creo que en una o dos ocasiones, su regalo fue un humorista y un cantante que hacía play back.

Respuestas manuscritas de Granados

Respuestas manuscritas de Granados

Parece ser que su exsocio David Marjaliza era la llave para que la empresa Cofely accediera a contratos en los municipios de la Comunidad de Madrid. ¿Tiene usted algo que ver con estas supuestas prácticas?

Ignoro la relación que David Marjaliza haya tenido con la gente de Cofely, lo que le puedo asegurar es que yo no les conozco. A partir de ahí, el resto cae por su propio peso.

Los investigadores abordan constantemente las operaciones de Marjaliza y suyas como si siempre hubieran actuado de manera coordinada. ¿Tenían ustedes algún tipo de acuerdo? ¿No es menos cierto que durante los últimos años su relación con su exsocio era inexistente?

Mi relación con Marjaliza siempre ha sido cordial, de amistad, aunque no era una relación diaria. A veces no nos tratábamos durante meses. Le veía más en verano porque coincidíamos en vacaciones. Nunca he tenido ningún negocio con él ni ningún acuerdo de nada. Además, no soy amigo suyo de la infancia como se ha publicado en algunos medios porque tenemos mucha diferencia de edad. Lo conocí en Nuevas Generaciones del PP, luego se presentó en una candidatura independiente en Valdemoro y nos distanciamos muchísimo. No nos volvimos a hablar hasta 2000 o 2001. Nunca le he abierto la puerta de ningún ayuntamiento. Lo que se ha llamado 'Operación Púnica' no existe. Yo no pertenezco a ningún grupo, a la mayoría de los imputados ni los conozco, y con otros apenas tengo relación. En otros casos son de otros partidos. ¿Qué organización es ésa? Los asuntos que se investigan no tienen relación entre sí y las personas, tampoco. En mi caso, además, la mayoría de lo investigado se denunció hace años por mis adversarios en la prensa y quedó aclarado.

La gota que colmó el vaso con Aguirre fue un mitin que organicé en Valdemoro con Arenas y González Pons. Se puso como una fiera porque quería que no se movilizara al partido y fuera un fracaso

¿De qué conoce usted al empresario Alejandro de Pedro? ¿Intervino en la contratación de su empresa desde la Comunidad de Madrid para mejorar la imagen en redes sociales de alguien de su entorno? ¿Le llegó a pedir que eliminara las referencias negativas a su mujer como consejera de Caja Madrid?

A Alejandro de Pedro le conocí a través de un amigo común, que no fue Marjaliza. Me pidió una entrevista y me explicó a qué se dedicaba su empresa. En aquellos años los temas on line y relacionados con redes sociales eran muy desconocidos y me parecieron interesantes sus planteamientos. Como no entraban en mis competencias los temas de comunicación, le remití a la Dirección General de Medios, que centralizaba esos temas. Sí es cierto que me pareció importante que de cara a las elecciones municipales y autonómicas que se iban a celebrar, nuestros candidatos estuvieran al tanto de lo que iba a suponer la campaña en las redes sociales y se convocó una reunión en el partido para que les diese una charla. Eso es todo. Con los años hemos tenido una buena relación personal y nada más. Hasta donde yo sé, en la Comunidad de Madrid tuvo algún contrato para publicitar las actuaciones del Gobierno en los medios digitales. No sé por qué esto se puede hacer en prensa, radio, o televisión, y, sin embargo en Internet es, supuestamente, un delito. Cuando yo ya no me dedicaba a la política, le pedí presupuesto para un asunto de mi mujer relacionado con su actividad académica (me lo pasó y no hicimos nada). No concretamos nada, nada se hizo y me detuvieron a los pocos días. No creo que sea “el conseguidor”, como le han bautizado, de no sé qué en una “trama” inexistente, pero lo desconozco.

¿Le consta que la Comunidad de Madrid contratase a De Pedro para mejorar la reputación en redes sociales del expresidente Ignacio González?

No sé si ha mejorado la reputación de Ignacio González, yo ya no estaba en la Comunidad de Madrid cuando se firmaron esos contratos. Lo cual es una buena prueba de que no trabajaba para la Comunidad gracias a mí. Estoy seguro de que si yo le hubiera recomendado no le habrían contratado dada mi mala relación con González y su entorno. ¡Qué mejor prueba que ésta!

Hablando de González, ¿cuál fue su relación con él? ¿Urdió usted una operación para espiarle? ¿Acaso tenía usted dudas de la honradez de su excompañero?

Mi relación con Ignacio González pasó por distintos fases a lo largo de los ocho años en los que estuve en el Gobierno. Casi inexistente al principio y luego cordial, hasta que se frustraron sus aspiraciones a la Presidencia de Caja Madrid. A partir de entonces, decidió que quería suceder a Esperanza Aguirre y yo era un obstáculo. Nunca fuimos grandes amigos, pero teníamos buena relación, supongo que les era útil. Nunca he investigado la vida de González, no me interesa para nada.

Cristina Cifuentes va a tener éxito como presidenta, pero no ha sido justa conmigo. En el PP ha habido personas que han sido más duras conmigo que las de otros partidos para ganar votos

¿Qué opinión tiene de la operación de compra del ático de Ignacio González en Marbella? ¿Acaso es habitual en un cargo público tener relaciones con un testaferro profesional como Rudy Valner y pagar un supuesto alquiler a una sociedad de éste radicada en Delaware?

No pongo la mano en el fuego por nadie, pero sí tengo que decir que González ha sido uno de los pocos que ha respetado la presunción de inocencia en mi caso y, en reciprocidad, yo voy a hacer lo mismo. En una situación tan dura como la que estoy viviendo esas cosas se valoran.

¿Por qué se rompió su relación con Esperanza Aguirre?

Me costó mucho dimitir como alcalde de Valdemoro para irme al Gobierno de la Comunidad de Madrid. Esperanza me prometió que si me iba con ella construiría un hospital en Valdemoro y acepté. La verdad es que cumplió su promesa. La relación se rompe definitivamente cuando Esperanza decide no mantenerme en el Gobierno en la tercera legislatura y siete meses después me destituye como secretario general del PP. El único motivo fue que desde antes de las elecciones de 2011 ya tenían decidido que Esperanza dimitiría para dejar a González y yo entonces estorbaba. Me trataron como un kleenex. Ahí acabo la relación. Mi ruptura definitiva se produjo durante la campaña para las elecciones generales de 2011. Ella quería que la campaña en Madrid fuera lo más plana posible, con la menor movilización posible, para que Rajoy no tuviera un buen resultado en Madrid. Al menos, que fuera peor que el que ella había obtenido meses antes. Yo no estaba de acuerdo, me empleé muy a fondo y no me lo perdonó. La gota que colmó el vaso fue un mitin que organicé en Valdemoro con Javier Arenas y Esteban González Pons. Se puso como una fiera y dijo que no se movilizara al partido para que fuera un fracaso. A partir de ese día dejó prácticamente de hablarme. A la semana siguiente me citó en su despacho y me comunicó que me destituía como secretario general porque con Rajoy en el Gobierno necesitaba una persona de su absoluta confianza en el partido y yo ya no lo era. Aguirre debe dimitir como presidenta del partido y dejar paso a Cristina Cifuentes, no hay tiempo que perder. El motivo, el mismo que le llevó a quitar a Pío García Escudero.

Tuve una relación cordial con González hasta que quiso suceder a Aguirre y yo me convertí en un obstáculo. Si Esperanza tiene a alguien a quien considere amigo, ése es González

Granados juega las cartas en la cárcel de Estremera.

Granados juega las cartas en la cárcel de Estremera.

¿Qué papel jugó Esperanza Aguirre en los asuntos investigados? ¿Era conocedora de las maniobras a De Pedro, de las adjudicaciones a Waiter Music o a Cofely o de los episodios que han salpicado a González?

Yo creo que Waiter y Cofely nunca han contratado con la Comunidad de Madrid, al menos a mí no me consta. Y los contratos de De Pedro son posteriores a que ella y yo saliéramos del Gobierno. Sí le diré que en la Comunidad de Madrid nunca se ha tomado ninguna decisión de una mínima importancia sin el visto bueno de Ignacio González y de Esperanza Aguirre. Ningún nombramiento, ninguna contratación y ninguna adjudicación. En cuanto a la relación entre ambos, si Esperanza Aguirre tiene a alguien a quien considere amigo, ése es Ignacio González.

Hay otro asunto que está siendo investigado y que pasa por la supuesta relación entre los negocios de Marjaliza y la financiación del PP madrileño. Usted fue secretario general de los populares en la capital de España, ¿cómo se financiaban las campañas del partido? En una ocasión, el ex tesorero del PP Luis Bárcenas respondió públicamente a Esperanza Aguirre tras llamarle “delincuente” y en su réplica aludió a que Aguirre debía preocuparse por las cosas que han pasado con la financiación regional del partido.

En los años en los que yo he sido secretario general del PP de Madrid, la financiación ha sido muy sencilla. Los ingresos procedían de la asignación al Grupo Parlamentario, las cuotas de afiliados y, en periodo electoral, de las asignaciones públicas que reciben todos los partidos en función del número de votos. Las aportaciones o donaciones de particulares eran prácticamente inexistentes y ninguna de Marjaliza. Yo jamás he cobrado un solo euro del PP, por ninguna vía, y no me consta que en el PP de Madrid, en mi época, haya habido sobresueldos. No sé a qué se podría referir el señor Bárcenas. Como secretario general yo no me encargaba de las finanzas y apenas tuve relación con el tesorero nacional.

Lo que más me ha dolido son las declaraciones de Aguirre porque me conoce bien y sabe que soy incapaz de quedarme con lo que no es mío. Ha mentido de manera indecente

¿Tuvo usted conocimiento de que empresas como Indra financiaron irregularmente servicios realizados para el PP? ¿Supo usted que las empresas de la red Gürtel hacían lo propio? ¿Trató alguna vez a sus cabecillas?

Nunca he tenido relación con Indra y, hasta donde yo sé, nunca contrató nada con el PP de Madrid mientras yo fui secretario general. No conozco a Francisco Correa ni he tratado con ningún cabecilla de Gürtel.

Poco antes de estallar la 'Operación Púnica' usted constituyó dos sociedades inmobiliarias, Dealum Events y Alegra Dealum, que radicó en su propio domicilio. ¿Con qué propósito?

Sí, con mi mujer y mis hijas. Yo llevaba casi un año fuera de la política y tenía algunos proyectos a la vista, como asesoramiento en banca y una idea de organización de bodas, entre otras cosas. Todo estaba bastante verde y ninguna de las dos sociedades tuvieron actividad. El objeto social era amplio, pero aún no había nada concreto.

Su exsocio ha alcanzado recientemente un pacto con la Fiscalía Anticorrupción y le acusa abiertamente de haber cobrado comisiones. Implica también, entre otros, al actual consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada. ¿Tiene conocimiento de que haya participado en alguna irregularidad?

Desconozco las declaraciones del señor Marjaliza, no he tenido ningún contacto con él desde hace un año. Tampoco sé si ha llegado a algún pacto. En cualquier caso, si hubiera declarado eso, cosa que le repito desconozco, estaría mintiendo. Yo jamás he cobrado una comisión por nada ni me he quedado con dinero público. Nunca he metido la mano en la caja.

En una de sus últimas apariciones en televisión, mandó un aviso a navegantes. Dijo textualmente: "Si me buscan, me van a encontrar". ¿Ha llegado el momento de desarrollar esa advertencia y, como se dice vulgarmente, 'tirar de la manta'?

Lo único que pido es que se haga justicia, que se levante la parte que sigue secreta del sumario y que se retire esta medida de “prisión preventiva” tan dura y, en mi opinión, tan injusta. Que se me permita defenderme y demostrar mi inocencia. ¿No es increíble que después de once meses de prisión aún no sepa de qué hechos concretos se me acusa? La frase sigue valiendo y pienso que algunas personas han traspasado cualquier límite. Lo que nunca haría es perjudicar al PP, que está muy por encima de las personas.

Granados, el día de su detención

Granados, el día de su detención GettyImages

¿Considera que la Justicia le está dispensando un trato justo? Estamos viendo grandes escándalos de corrupción como los protagonizados por los miembros de la familia Pujol en lo que ni tan siquiera se han decretado medidas cautelares para los protagonistas.

Le voy a dar algunos datos:

Hace aproximadamente tres años, quizá cuatro, llegó un anónimo a la Fiscalía Anticorrupción denunciando que yo era propietario de una empresa dedicada a organizar fiestas en pueblos: Waiter Music. Entonces yo era senador. El fiscal general de entonces ordenó, en base a ese anónimo de dos párrafos, que la policía me investigara. Después de una investigación a fondo, la UDEF informó que no tengo ninguna relación. Aún así, se insiste en que se investigue más, llegando a la misma conclusión. ¿Hay algún precedente de esta forma de actuar? ¿La fiscalía ha hecho esto otras veces siempre que le llega un anónimo sobre un político? ¿Con qué criterio se están haciendo investigaciones y por orden o con el visto bueno de quién? Años después, ésa es una de las piezas clave de la supuesta 'Operación Púnica'.

Estuve incomunicado en un calabozo casi cinco días sin que me tomara declaración el juez. Declaré y respondí a todo lo que me preguntaron aunque no sabía de qué se me acusaba, porque no tengo nada que ocultar.

Tengo todos mis bienes bloqueados. Ni siquiera puedo disponer de una mínima parte de mi dinero, ganado de manera honrada, para la subsistencia de mi familia. Llevo once meses sin pagar la hipoteca de mi casa y mi familia me paga la electricidad, el agua, el teléfono, la comida… En fin… Voy a ser más claro: si no fuera por mis suegros, mi madre, mis cuñados, mi hermano, mi tío y algún amigo sería imposible hacer frente a los gastos.

Llevo once meses en prisión, se han hecho públicos sesenta tomos del sumario y aún no sé de qué hechos concretos me acusan, lo que me impide absolutamente mi derecho a defensa. Suplico que alguien lea esos miles de folios y me diga qué pruebas hay ahí contra mí, porque mis abogados no las han encontrado.

He soportado que se publiquen impunemente todas mis conversaciones privadas, la mayoría sin ninguna relación con el caso sin que absolutamente nadie en España diga una sola palabra a favor del derecho a la intimidad, ni mucho menos de la presunción de inocencia.

Se han abierto portadas de algunos periódicos informando que cobraba millones de euros por los colegios concertados; que me recalificaba terrenos que luego vendía dando “pelotazos urbanísticos”; que soy socio de Marjaliza; que tenía once millones en Singapur; que aparecía en la Lista Falciani; que me habían regalado la casa en la que vivo, cuando está hipotecada; y así sucesivamente. Nada de eso se prueba en el sumario y muchas de las cosas ni aparecen. Pero no pasa nada. Aguanto cada día que algunos supuestos periodistas me calumnien y pisoteen todos mis derechos por 200 euros por tertulia. Sin ningún rigor, sin el más mínimo respeto ni humanidad. Y no pasa nada.

Soy inocente aunque algunos me han juzgado y condenado desde el primer día sin que casi nadie haya defendido la presunción de inocencia. Los próximos años tendré que dedicarme en cuerpo y alma a demostrar que soy inocente, aunque el daño, en todos los sentidos, ya es irreparable.

No voy a hablar de agravios comparativos con otros casos, porque yo soy inocente y no sé si otros lo son. Pero creo que no están siendo justos conmigo. Que cada uno saque sus conclusiones.

David Marjaliza nunca ha sido mi socio en nada. Comprar una casa a alguien no te convierte en su socio

Una cuestión de índole política. ¿Qué valoración hace de la situación actual del PP y qué posibilidades cree que tiene de gobernar tras las próximas elecciones generales? A su juicio, ¿Mariano Rajoy es el candidato idóneo?

Yo creo que los resultados de las autonómicas y municipales fueron un toque de atención. La economía no es suficiente y menos aún cuando el ciudadano aún no percibe la mejora de la situación, que es indiscutible. Sin duda hay cosas que no se han hecho bien, pero creo que se están tomando medidas, mas allá del cambio de caras o de simplezas como cambiar corbata por vaqueros, como ha propuesto alguno. Creo que los dos grandes retos son seguir mejorando la economía y Cataluña y Rajoy es la persona indicada. Por el bien de España, espero que gane el PP.

¿Cómo ve a la actual presidenta madrileña Cristina Cifuentes?

En cuanto a Cristina Cifuentes, tiene el mejor perfil para gobernar en minoría y estoy seguro de que tendrá éxito. Creo que no ha sido justa conmigo, pero bueno.

¿Qué opina de la reacción que ha tenido el partido en su caso?

Ha habido de todo pero algunos han sido más críticos conmigo que con personas de otros partidos con el único objetivo de ganar votos o porque creen que les viene bien a su imagen. Reconozco que lo que más me ha dolido son las declaraciones de Esperanza Aguirre, porque ella me conoce bien y sabe que soy incapaz de quedarme con lo que no es mío. Sabe que he trabajado mucho y que siempre he sido leal. El que no respete la presunción de inocencia y que no le haya importado atacarme y mentir, con el daño que me ha hecho a mí y a mi familia, me parece indecente.

El empresario Huerta [propietario de la empresa Waiter Music] nunca me ha pagado ninguna fiesta: sólo me regaló por mi cumpleaños un humorista y un cantante que hacía 'play back'

¿Por qué el juez no le ha citado más veces a declarar?

No lo sé. La única declaración la realicé hace un año cuando me detuvieron. Supongo que cuando no me citan, será porque después de un año de investigaciones, no habrán aparecido elementos nuevos que requieran aclaración por mi parte. Si hubieran aparecido pruebas o declaraciones contra mí, que desde luego no están en la parte del sumario que no es secreta, lo lógico hubiera sido citarme para aclararlo, así que imagino que no han surgido esas pruebas o declaraciones. La reciente decisión del juez de dividir en doce partes este caso, viene a demostrar lo que he dicho, que no hay ninguna “trama Púnica”, ninguna organización para delinquir, sino que, como ahora se ha reconocido, lo que hay son hechos muy diferentes sin ninguna conexión entre sí. La mayoría de las partes en las que se ha dividido el sumario no tienen nada que ver conmigo. No se lo lo digo yo, también el sumario. Soy consciente de que cuando alguien lleva un año en prisión, ya nadie cree en su inocencia. La gente piensa que si llevas un año preso es porque las pruebas son abrumadoras y no existe la más mínima duda razonable de que no seas culpable de delitos muy graves. Mas aún cuando la situación de prisión preventiva es mucho más dura que la de una persona que ya ha sido juzgada y condenada. Yo creo que esto también lo tendrían que tener en cuenta jueces y fiscales a la hora de mantener tanto tiempo esta situación tan extrema. Cuando se afecta tan gravemente la presunción de inocencia; cuando las consecuencias personales, familiares, sociales, económicas que se provocan son irreparables, sea cual sea el final del proceso; cuando no hay el más mínimo riesgo de fuga o de eludir la acción de la justicia, ¿qué sentido tiene mantenerme en prisión? Casi un año después de mi detención y a la vista del proceso nadie se cuestiona dónde queda mi presunción de inocencia y mi derecho a la defensa. Creo que muchos deberían reflexionar sobre esto y sobre si éste es el Estado de Derecho que queremos. Yo no creo que el legislador haya buscado nunca este objetivo pero el precio de la búsqueda de la justicia o del cumplimiento de la ley en términos de lesión de derechos individuales puede ser altísimo.