PP Partido Popular

Así recortó Rajoy la Sanidad española mientras 'curaba' a la chica del vídeo del PP

La metáfora elegida por la dirección 'popular' recuerda la rebaja que ha sufrido la atención sanitaria en España, que ilustramos aquí con cuatro gráficos.

El vídeo del PP.

El vídeo del PP.

Una chica llega a un hospital en estado crítico y sale unos años después por su propio pie. Un médico barbudo la cura y unos enfermeros alertan sobre el peligro de una recaída. Así es el vídeo con el que el PP ha calentado este miércoles la precampaña de las generales. ¿De verdad nadie en Génova ha caído en la paradoja? 

El objetivo del vídeo es difundir la idea central del argumentario popular: que España va bien de nuevo gracia al Gobierno de Rajoy. La metáfora, sin embargo, no es la mejor. Mientras se curaba la chica del vídeo, se han recrudecido los recortes en la Sanidad. EL ESPAÑOL recupera las tomas falsas que no aparecen en el vídeo, a las que habría que añadir la supresión de la tarjeta sanitaria para los inmigrantes indocumentados.

1. El tijeretazo

Antes de la llegada al poder de Mariano Rajoy, el gasto sanitario público en España fue de 68.050 millones de euros. Una cifra que suponía el 6,3% del PIB. Dos años después y según el último informe que ha hecho público el Ministerio de Sanidad, la cifra había caído a 61.710 millones de euros: es decir, el 5,9% del PIB. En cifras absolutas son 6.340 millones de euros menos tan sólo en dos años.

.

.

Es cierto que la Sanidad es una competencia transferida a las comunidades autónomas pero también que la imposición de recorte del gasto ha llegado desde el Gobierno central. En abril de 2012, el Ejecutivo de Mariano Rajoy anunció a través de una nota de prensa que se había comprometido con Bruselas a un recorte adicional de 10.000 millones de euros en Sanidad y educación con respecto al recorte del déficit asumido anteriormente.

En los años sucesivos, el Gobierno ha mantenido a raya a las autonomías a través de los fondos de liquidez autonómicos y los fondos de pago a proveedores. Si querían liquidez, los gobiernos regionales, que en su mayoría estaban entonces en manos del PP, debían seguir un plan de ajuste del gasto pactado con Hacienda.

.

.

2. Falta personal

El recorte del gasto sanitario no sólo tiene a los enfermos como protagonistas. También al personal que trabaja en la Sanidad pública. Según el informe del Ministerio de Sanidad, la remuneración de personal pasó de 30.364 millones en 2011 a 27.778 millones en 2013.

El ajuste en gastos de personal viene provocado por la supresión de la paga extra de Navidad en 2012 y por la congelación salarial de estos años. Pero sobre todo por pérdida de efectivos en la Sanidad pública.

Según el Boletín Estadístico de Personal al Servicio de las Administraciones Públicas, se perdieron 20.500 empleos entre enero de 2012 y enero de 2015. Según el último informe sectorial de la Federación de Sanidad de CCOO, esta cantidad equivale al cierre de 20 hospitales con 1.000 profesionales o al de 410 centros de salud de atención primaria con una media de 50 profesionales.

3. Cospedal, Rudi y Bauzá en cabeza

La Sanidad una competencia básicamente autonómica: el 92% del gasto total lo ejecutan las comunidades autónomas. Pero no todas las regiones han aplicado con el mismo brío a este sector la doctrina de la austeridad. Las que más han recortado son Aragón, Baleares y Castilla-La Mancha, presididas por los populares Luisa Fernanda Rudí, José Ramón Bauzá y María Dolores de Cospedal. 

.

.

4. Menos dinero para hospitales

Por partidas, el mayor volumen de gasto sanitario público corresponde a los servicios hospitalarios y especializados, que representan el 60,6% del total. Le sigue el gasto en farmacia (17%) y los servicios primarios de salud (14,8%). Que el gasto en servicios hospitalarios y especializados caiga un 5,99%, siendo una partida tan importante, supone restarle 2.385 millones en 2013 con respecto a la cantidad destinada en 2011.

.

.

5. Copago para pensionistas

El Gobierno del PP se lleva otro hito en la historia de la Sanidad pública española: haber impuesto por primera vez el copago farmacéutico para los pensionistas.

Hasta 2012 el copago afectaba sólo a los trabajadores en activo, que debían afrontar el 40% del coste de sus medicamentos. Fue Ana Mato quien sacó adelante el real decreto por el cual los pensionistas deben afrontar el 10% del coste de sus medicamentos, con máximos según el nivel de renta que van desde los 8 a los 18 euros al mes. Se incluyeron además otros dos tramos para trabajadores en activo: quienes ingresaran más de 50.000 euros deben pagar entre el 50% y el 60% de los medicamentos.

La peor parte se la llevaron los trabajadores en activo que han sufrido un recorte drástico de salario debido a la devaluación interna porque no se creó ningún tramo menor al 40% para salarios anuales por debajo de los 50.000 euros.

Mato intentó introducir el copago también para la farmacia hospitalaria. Pero las autonomías se negaron y esta medida nunca se llegó a aplicar.