Malaysia Airlines

Las incógnitas resueltas (y las que no) en el informe del vuelo MH17

Los expertos holandeses no identifican al culpable de disparar el misil ruso, pero Moscú se siente señalado y niega responsabilidades.

Los restos reconstruidos del MH17 muestran la dureza de la tragedia.

Los restos reconstruidos del MH17 muestran la dureza de la tragedia.

El siniestro del vuelo MH17 que en julio del año pasado acabó con la vida de las 298 personas a bordo cuando sobrevolaba Ucrania fue provocado por un misil tierra-aire Buk de fabricación rusa disparado desde el este del país. El informe final de la junta de seguridad de Holanda, el órgano responsable de la investigación, resuelve muchas de las incógnitas sobre el derribo de este avión de Malaysia Airlines, pero no señala al culpable del disparo.

¿Qué pasó el 17 de julio de 2014?

El vuelo MH17 salió de su puerta de embarque en el aeropuerto de Ámsterdam a las 12:31 horas, con trece minutos de retraso por la llegada tardía de algunos pasajeros que hacían conexión. Su destino era Kuala Lumpur, en Malasia. A bordo viajaban 298 personas entre tripulación y pasajeros, la mayoría de ellos holandeses (193), aunque había pasajeros de diez nacionalidades. Tras atravesar Alemania y Polonia, el avión entró en el espacio aéreo de Ucrania. El último contacto de la tripulación con control aéreo se produjo a las 13:19 horas: el MH17 estaba en el este de Ucrania y confirmaba que había recibido el permiso para entrar en Rusia. A las 13.20 impactó el misil en el lado izquierdo de la cabina de los pilotos.Los tres tripulantes que se encontraban allí en ese momento murieron de forma instantánea. El avión se partió en pleno vuelo y tardó entre minuto y minuto y medio en llegar al suelo. Los restos cayeron en una zona de 50 kilómetros cuadrados en la región de Donetsk, en el este de Ucrania. La investigación ha demostrado que los pilotos estaban adecuadamente cualificados y no había problemas técnicos en el aparato. Las cajas negras no registraron ninguna alerta y las conversaciones entre los tripulantes indicaron que todo funcionaba con normalidad. Las autoridades rusas culparon del derribo a las autoridades ucranianas mientras que el Gobierno de Kiev y sus socios occidentales responsabilizaron a los separatistas rusos.

¿Cuál era la situación en Ucrania?

En abril de 2014 había estallado en el este del país, en las regiones de Donetsk y Lugansk, un conflicto armado entre el Gobierno de Kiev y grupos separatistas pro rusos, que contaban con el apoyo de Moscú. Rusia acababa de anexionarse la región ucraniana de Crimea. En un primer momento, el conflicto se produjo principalmente por tierra, pero desde finales de abril se extendió hacia el espacio aéreo. Los separatistas derribaron helicópteros y aviones de transporte y de combate ucranianos. De hecho, el 14 de julio, tres días antes del siniestro del MH17, las autoridades ucranianas habían informado del derribo de un avión militar Antonov An-26 y el 16 de julio cayó otro avión de combate Sukhoi Su-25.El conflicto en el este de Ucrania dificultó enormemente las tareas de investigación. La primera vez que el lugar del siniestro se consideró seguro fue entre el 4 y el 22 de noviembre de 2014, cuatro meses después del derribo. Los expertos pudieron visitar la zona en otras dos ocasiones durante el año 2015. Los restos recuperados del fuselaje del avión, un Boeing 777-200, se trasladaron a la base militar holandesa de Gilze-Rijen con el fin de reconstruir el aparato. Allí se ha celebrado la rueda de prensa de este martes para presentar los resultados de la investigación y mostrar la reconstrucción a los periodistas.

¿Por qué el vuelo MH17 no modificó su ruta pese al conflicto?

En este punto, los investigadores holandeses culpan a Ucrania, que a su juicio tenía que haber cerrado por completo su espacio aéreo en las zonas de conflicto. “Había motivos suficientes para cerrar el espacio aéreo en el este de Ucrania como medida de precaución. Las autoridades ucranianas no lo hicieron”, ha lamentado el presidente de la junta de seguridad, Dijibbe Joustra. La responsabilidad de la seguridad del espacio aéreo corresponde en primer lugar al país que la gestiona. Kiev impuso únicamente restricciones parciales. Desde el 6 de junio, los aviones civiles tenían prohibido volar por debajo de 7,9 kilómetros. El 14 de julio esta limitación se amplió hasta 9,7 kilómetros. Sólo tras el derribo del MH17 se cerró el espacio aéreo.

Pero el informe señala que el resto de países, la Organización Internacional de Aviación Civil y las propias compañías también ignoraron los riesgos que suponía volar por Ucrania. Entre el 14 y el 17 de julio, un total de 67 compañías de 32 países diferentes pasaron por la zona. Y el mismo día de la caída del MH17 lo hicieron 160 aviones. La mayoría de países donde se viven conflictos armados, como Siria, Afganistán o Irak, tampoco han cerrado su espacio aéreo a aviones civiles. Por ello, la principal recomendación de los expertos holandeses es que la comunidad internacional presione a estos estados para garantizar la seguridad o clausurar su espacio aéreo. También piden a las aerolíneas que hagan sus propios análisis de riesgos.

¿Qué otras hipótesis han examinado los investigadores?

Además de investigar las causas del siniestro, los expertos holandeses han estudiado escenarios alternativos y los han descartado todos. Sus pesquisas han demostrado que el accidente no fue causado por la “fatiga de materiales” o daños en el avión. También se ha descartado la posibilidad de que hubiera una explosión o fuego a bordo. La caída no fue provocada por el impacto de un rayo de un meteorito. Finalmente, la junta de seguridad ha analizado si hubo un ataque aéreo de un avión militar. La trayectoria del impacto ha llevado a excluir esta hipótesis. Además, en el momento del accidente no había aviones militares en un radio de al menos 30 kilómetros.

¿Por qué el informe no señala a los culpables del derribo?

El motivo que alegan los expertos es que nunca formó parte de su mandato. “El objetivo de esta investigación no es establecer culpa o responsabilidad”, sino únicamente ayudar “a la prevención de accidentes e incidentes” aéreos, apunta el informe. La junta de seguridad se limita a señalar que el misil fue disparado desde una zona de 320 kilómetros cuadrados en el este de Ucrania. Pero no identifica si fue en una parte controlada por Kiev o por los separatistas pro rusos. Para ello se necesitaría una investigación adicional que está fuera de sus competencias, alega.Para determinar quienes son los culpables, se está realizando en paralelo una investigación penal coordinada por la Fiscalía holandesa. Su objetivo es reunir pruebas y llevar a los autores ante la justicia. En ella participan agentes de policía y judiciales de Holanda, Ucrania, Australia, Bélgica y Malasia. Está previsto que sus resultados se conozcan a lo largo de 2016. Rusia ha vetado la creación de un tribunal especial de la ONU para juzgar a los autores.

¿Por qué Rusia no acepta las conclusiones del informe?

La investigación del siniestro del MH17 ha sido dirigida por Holanda, a petición de Ucrania, por ser el país con más víctimas. Pero también han participado expertos de Malasia, Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Rusia y la propia Ucrania. Rusia ha sido el único país que se ha desmarcado de las conclusiones. Moscú acepta que fue un misil el que derribó el avión, pero la versión rusa sostiene que “no es posible determinar con seguridad qué tipo de misil era”, según ha explicado el holandés Joustra en la rueda de prensa.Además, la empresa pública rusa Almaz-Antey, que fabrica los misiles Buk, organizó este martes una rueda de prensa para criticar los resultados de la investigación holandesa. La compañía sostiene que, según sus experimentos, el modelo de misil utilizado es antiguo y sólo está en manos de las autoridades ucranianas. Y asegura que se disparó desde territorio controlado por Kiev. La incomodidad de Rusia evidencia que se siente señalada por la investigación, aunque ésta no identifique a ningún culpable.

¿Se dieron cuenta los pasajeros del impacto del misil?

La junta de seguridad holandesa trata de responder también a esta pregunta a petición de los familiares, y la respuesta no es demasiado tranquilizadora. El informe señala que los tres tripulantes que se encontraban en la cabina murieron enseguida por el impacto del misil. El resto de pasajeros apenas tuvieron tiempo de reaccionar de forma consciente porque el golpe fue totalmente inesperado. De inmediato se vieron expuestos a “factores extremos”, como el ruido, la descompresión de la cabina, el frío extremo o el rápido descenso del avión. Dependiendo de la posición que ocupaban en el aparato, muchos murieron de inmediato, aunque “no puede descartarse que algunos estuvieran conscientes durante el minuto o minuto y medio que duró la caída”.Los pasajeros no tuvieron tiempo de enviar mensajes de texto ni tampoco se han encontrado fotos en los dispositivos que llevaban. Durante el proceso de identificación de las víctimas, se localizó a un pasajero con una máscara de oxígeno alrededor del cuello. Pero no está claro si se la puso como acto reflejo o si lo hizo alguien en el lugar del siniestro tras su muerte. “Es probable que los pasajeros apenas fueran capaces de comprender la situación en la que se encontraban”, concluye el informe. Los expertos critican además la tardanza de las autoridades holandesas en hacer pública la lista definitiva de pasajeros del MH17. En algunos casos, los familiares tuvieron que esperar hasta cuatro días para recibir la confirmación oficial.