Corrupción política

Los Pujol amasaron una fortuna "conjuntamente"

Anticorrupción considera a Jordi Pujol Ferrusola el "director y gestor" del dinero de la familia, logrado en negocios sospechosos

Jordi Pujol, en el Parlament en 2014

Jordi Pujol, en el Parlament en 2014 Getty Images

La Fiscalía Anticorrupción ha dado en el clavo. Después de más de un año de investigación ha encontrado pruebas que acreditan de manera indiciaria que la familia Pujol-Ferrusola habría actuado “conjuntamente” para amasar una fortuna que después fue, presuntamente, blanqueada. Por esa razón, entiende que la investigación que se sigue contra el expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, su mujer, Marta Ferrusola, y varios de sus hijos en un Juzgado de Barcelona debe continuar a partir de ahora en la Audiencia Nacional, donde hay abierto un proceso al mayor de los hijos.

El razonamiento es sencillo: el juez José de la Mata tiene imputado a Jordi Pujol Ferrusola bajo la sospecha de que todas sus inversiones y negocios con varios empresarios catalanes en realidad tienen como telón de fondo el cobro de comisiones ilegales. Es decir, su coartada es que durante años ha trabajado para varios empresarios, como los Sumarroca o Luis Delso, para quienes realizaba informes y a quienes introducía en mercados nuevos de negocio. Sin embargo, la sospecha del juez, de los fiscales y de la Policía es que, en realidad, le pagaban como contraprestación por adjudicaciones concedidas por las administraciones públicas en Cataluña.

El siguiente paso que ha dado la Fiscalía es que ese dinero manejado por el primogénito y guardado en cuentas de Andorra en realidad es de toda la familia. De ahí que sostenga que todos los Pujol-Ferrusola deben ser investigados juntos en una misma causa.

El proceso que tramita el Juzgado de Instrucción número 31 de Barcelona se inició a raíz de la confesión del expresidente catalán, que reconoció que habían guardado la herencia de su padre en Andorra sin declarar a la Hacienda española. Sin embargo, el Ministerio Público cree que es hora de investigarlo todo junto porque los asuntos son "sustancialmente idénticos".

"Numerosos negocios económicos"

En el escrito entregado en el Juzgado barcelonés, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la Fiscalía recalca que de los investigados hasta ahora "nos encontramos que, durante años, en realidad durante décadas, la familia Pujol-Ferrusola (padres e hijos) ha actuado conjuntamente bajo la dirección y gestión del imputado Jordi Pujol Ferrusola desarrollando numerosos negocios económicos, así como diferentes actuaciones dirigidas a lograr el blanqueo de los capitales obtenidos".

Ante este escenario, los casos no pueden seguir investigándose por separado. A su parecer, el enjuiciamiento sobre el origen de la "fortuna amasada" por los hijos del expresidente de la Generalitat "no puede desarrollarse de modo autónomo" de los hechos que se atribuyen al propio Jordi Pujol i Soley. Llevar las causas por separado podría provocar pronunciamientos contradictorios sobre asuntos "sustancialmente idénticos".

El fiscal va más allá. Dejar las dos causas separadas supondría un análisis sesgado e impediría contextualizar debidamente lo sucedido. De ahí que acumular los dos asuntos por conexidad "resulta ya no sólo funcional, sino asimismo necesario".

El Ministerio Público hace un análisis de las declaraciones prestadas en el Juzgado tanto por el matrimonio Pujol-Ferrusola como por su hijo mayor, en quien detectan varias contradicciones. Entre ellas, negar haber tenido cuentas en el extranjero cuando los datos remitidos por las autoridades andorronas a la Audiencia Nacional indican todo lo contrario.

No sólo eso: el fiscal da por válidas las declaraciones que en su día realizó la ex novia de Jordi Pujol jr y que provocó la apertura del caso por parte del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, sustituido luego por De la Mata.

Victoria Álvarez aseguró ante el juez hace ya más de dos años que en un viaje que acompañó a Jordi jr a Andorra abrió accidentalmente una de sus mochilas y descubrió que en su interior había grandes cantidades de dinero en efectivo en billetes de 500 euros. También narró cómo un día, acompañando en el coche al que fuera su novio, saltó el dispositivo telefónico de manos libres y pudo escuchar una conversación con la madre de Jordi, Marta Ferrusola, que decía textualmente: "¿Ya están en Londres? Sí. Pues que subas que ya está el dinero, los 400.000, vuelve a ser 400.000, ya están preparados. Vale".

Otro de los extremos declarados por Álvarez que ahora el fiscal considera verosímil es la parte en que Pujol Ferrusola dijo que "el hindú [en referencia a un contacto londinense del primogénito del clan] se dedica a blanquear dinero en las Islas del Canal y que le lleva muchos negocios a la familia". 

No da credibilidad a la versión de la familia

Este movimiento de Anticorrupción hace indicar que la versión ofrecida por el matrimonio Pujol-Ferrusola como la de sus hijos, Mireia, Marta, Pere y Jordi ante la juez de Barcelona sobre la herencia familiar no le parece creíble. Todos ellos explicaron que Jordi jr se encargó de gestionar la herencia de su abuelo a partir de 1990. El dinero fue gestionado en Banca Reig, después convertido en Andbank.

El reparto, tras invertir el dinero, era de tres millones de euros distribuido entre los hermanos y la madre de éstos. Al final, correspondía a 62 millones de las antiguas pesetas para cada uno, que Pujol Ferrusola fue entregando mediante transferencias desde su cuenta o en líquido a la cuenta que cada uno de ellos se había abierto en el mismo banco.

En 2010, según la versión de todos ellos, abandonaron el Andbank después de que la entidad les invitara a irse por ser parientes e hijos cercanos a un político, para cumplir una nueva regulación a nivel mundial que obligaba a indagar en el origen de las fortunas de las 'personas políticamente expuestas". Fue por esa razón que a partir de ese año esas mismas cuentas pasan al BPA, también en Andorra.

En todo este asunto no aparece Oleguer Pujol, el menor de los hermanos, también imputado en la Audiencia Nacional pero en otra causa distinta dirigida por el juez Santiago Pedraz. Este procedimiento se refiere a la compra de las oficinas del banco Santander, operación en la que se podría haber blanqueado parte de la comisión obtenida. Está por ver si el dinero empleado en sus negocios también proviene de la fortuna familiar y si, por tanto, debe ser incluido en el proceso seguido por De la Mata.