Energía

Claves para entender el 'Impuesto al Sol' del Gobierno

El Gobierno aprobó el viernes el Real Decreto de autoconsumo eléctrico. EL ESPAÑOL responde a las principales dudas.

Claves para entender el decreto de autoconsumo eléctrico

Claves para entender el decreto de autoconsumo eléctrico

1. ¿Qué es el autoconsumo eléctrico?

Es la opción por la que un consumidor de energía eléctrica, sea doméstico o una empresa, decide producirla él mismo. La imagen más clara es la de un panel fotovoltaico situado en el tejado de una casa que lleva la energía a los electrodomésticos situados en el interior, sin pasar por la red eléctrica común. 

2. ¿Qué normativa estaba en vigor hasta ahora?

Ninguna. El autoconsumo era hasta ahora alegal y quien así lo decidió pudo colocarse una instalación para producir su propia energía eléctrica sin necesidad de cumplir ningún requisito. Con el nuevo Real Decreto eso cambia, tanto para los nuevos autoconsumidores como para quienes ya tuviesen la instalación hecha.

3. ¿Qué plazo tendrán para adaptarse a la norma quienes ya tuviesen dicha instalación?

Seis meses.  

4. ¿Qué requisitos hay que cumplir?

Habrá que:

  • Pedir permiso a la compañía eléctrica.
  • Inscribirse en el registro de instaladores de autoconsumo.
  • Tener un cuadro fuera del domicilio para que la eléctrica tenga acceso al mismo.
  • Contar con un contador específico (un segundo contador) que registre la energía producida y consumida por uno mismo. Ese contador es el que permite cobrar el llamado 'impuesto al sol'.
  • Tener una línea de acometida directa con un automático propio.

5. ¿Qué coste puede tener cumplir con estos requisitos?

Fuentes del sector elevan la factura por los trámites administrativos y la instalación necesaria a unos 2.000 euros.

6. ¿Qué es el 'Impuesto al Sol'?

El mal llamado Impuesto al Sol, que en realidad no es un impuesto, es el nombre que le ha dado una parte de la ciudadanía a la obligación que acaba de establecer el Gobierno de que quien produzca su propia energía asuma una serie de costes ligados a ese consumo, aunque sea de su propia producción.

Se trata fundamentalmente de peajes y costes que ya se pagan en la factura del consumidor tradicional que compra la energía a las eléctricas y que, según el Gobierno, debe asumir también quien produzca su propia energía para ser solidario con el sistema. Incluye los peajes por uso de las redes, el llamado déficit de tarifa (que es la deuda del Estado con las eléctricas por la supuesta diferencia que hubo durante años entre el precio de la luz y el coste de producirla) y las primas a las energías renovables.

7. ¿Cuánto supondrán esos peajes para los que opten por el autoconsumo?

Quien opte por no engancharse a la red eléctrica común no pagará peajes pero eso equivale a asumir el riesgo de quedarse sin energía eléctrica desde el momento en que la energía autoproducida se agote. El real decreto abre la puerta, además, a almacenar esa energía en baterías.

Quien mantenga el enganche a la red común, salvo que tenga una potencia instalada inferior a 10kW, sí pagará peajes y costes. ¿Cuáles? Según explica el experto en el sector Jorge Morales de Labra, como nunca se ha establecido una metodología que defina qué parte de los peajes y costes va a cada uno de los conceptos, se ha hecho un apaño a través de una disposición transitoria que reduce algunos pero añade otros (como el pago del respaldo o coste de mantener el equilibrio entre oferta y demanda en la red, que permite al autoconsumidor contectarse a la red común cuando no disponga de energía autoproducida). Al final, según Morales de Labra, en autoconsumo una familia media pagará 47 euros por megavatio/hora (MWh) por los diferentes conceptos mientras que si tiene un contrato con una eléctrica paga 44 euros por peajes. Y todo ello antes de impuestos.

8. ¿Cuánto consume una familia media y cuánto va a tener que pagar al año?

El consumo medio doméstico es en España de 3,5 MWh. Es decir, una familia que decida sumarse al autoconsumo pagará al año en torno a 200 euros.

9. ¿Qué impuestos se pagan?

Aunque el ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguró en la rueda de prensa tras el consejo de ministros que los autoconsumidores no pagarían IVA, Morales de Labra explica que se refería a la energía producida por ellos mismos. Sin embargo, la factura que llegará a casa con los peajes llevará el 5% del impuesto a la electricidad y el 21% del IVA, lo que elevará la factura anual a pagar por una familia media a 250 euros.

10. ¿Qué ocurre con la energía que se produzca y no se consuma?

Como explicó el ministro, la energía producida que no se consuma se verterá a la red común, es decir, la podrá usar cualquier ciudadano que tenga contratado el suministro con una de las eléctricas. ¿Cobrará por esa energía quien la ha producido? No. La da gratis. Es más, como apunta Morales de Labra, habrá que ver cómo contabiliza el Ministerio de Hacienda esta entrega de un bien como es la energía, porque como lo considere una donación puede obligar a pagar impuesto por ello.

Sólo podrán cobrar por la energía vertida a la red las instalaciones de más de 100KW, capacidad que excede por mucho las necesidades domésticas y sólo instalarán empresas. El precio que cobrarán estas será, según Soria, "el del horario en que se vierte la energía a la red". Ahora bien, que las pymes no echen las campanas al vuelo. Cobrar por la energía producida implica inscribirse en el registro de productores de electricidad y pagar por esa producción el 7% de los ingresos recibidos, como establece la Ley desde 2013.

11. ¿Sería insolidario no contribuir a pagar el déficit de tarifa, como dice el ministro?

El déficit de tarifa fue un invento normativo que permitió bajar el precio de la electricidad (cuyas subidas son un dolor de cabeza para los gobiernos sobre todo en periodos electorales). El precio bajaba a pesar de aceptar que el coste de producir dicha electricidad era mayor. Lo que hacía el Estado era asumir como deuda con las eléctricas la diferencia. El invento parte de los gobiernos de José María Aznar pero los de José Luis Rodríguez Zapatero, lejos de hacerle ascos, dejaron que se fuese de las manos. Hoy, aunque en los años 2014 y 2015 se cerrará con superávit, aún se deben cerca de 25.000 millones de euros.

Lo que dice el ministro es que no sería justo que ese déficit, que se abona como parte de los costes del sistema en la factura de la luz, no se afrontase entre todos los españoles. Sin embargo, si alguien decidiese prescindir hoy de la luz no tendría que pagar parte de ese déficit histórico acumulado y no son pocas las voces que critican que sí pague quien decide ahorrar energía produciendo la suya propia. Los críticos con el 'Impuesto al Sol' recuerdan que el déficit ya es injusto tal y como se distribuye su coste hoy porque no todos los consumidores contribuyeron en la misma medida a engordarlo mientras ahora se distribuye entre los consumidores de hoy y del futuro independientemente de que quieran contribuir a ahorrar energía, como hace precisamente el autoconsumo.

12. ¿Cuánto cuesta una instalación y dónde se compra?

En el Reino Unido es posible comprarse un kit fotovoltaico para autoconsumo en Ikea. En España hay que ir a comercializadores especializados. La firma sueca ha dicho que empezaría a vender placas también en España cuando se permitiese el autoconsumo. No está claro que considere que ese momento ha llegado con el Real Decreto que aprobó el Gobierno ayer. Una placa para el consumo medio de una familia (3,5 Mwh) tiene un coste de unos 5.000 euros, IVA incluido, aunque un reciente estudio de la OCU recogió precios de instalaciones situados incluso en torno a los 1.000 euros.

13. ¿Qué opinan los productores de fotovoltaica?

Los productores de energía fotovoltáica critican el Real Decreto por considerar que, simplemente, va a impedir el desarrollo del autoconsumo y confían en que un cambio de Gobierno en diciembre permita dar un nuevo giro a la política energética, dado que todos los partidos les han manifestado su disponibilidad a derogar esta regulación.

La patronal UNEF (siglas de la Unión Española Fotovoltáica) considera que el “impuesto al sol” es “injustificado” porque los autoconsumidores que ya están conectados pagan actualmente los mismos peajes que cualquier otro consumidor.

Critica, además, que el Gobierno no se haya embarcado en la regulación del denominado ‘balance neto’. Bajo este concepto engloban la cesión de la energía que se genera y no se consume (por ejemplo, cuando no se está en casa), para poder recuperarla cuando se necesite y no se pueda producir (básicamente, por la noche).

La nueva normativa es “esperpéntica" según la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier). Consideran, a través de un comunicado, que el Real Decreto se ha aprobado "sin consenso político ni territorial, sobre argumentos falaces y sin la legitimación social exigible” y que “trata de de retrasar al máximo la inevitable llegada del nuevo modelo energético por el que ya transitan todos los países desarrollados".

14. ¿Y las grandes eléctricas?

Las grandes del sector eléctrico guardan silencio aunque en el pasado sí han valorado (más bien criticado) el autoconsumo. Su opinión es muy clara y, en gran medida, recogida en el real decreto que el viernes presentó el Consejo de Ministros. Hace ya dos años, la patronal eléctrica aseguraba que, “de admitirse el autoconsumo desordenado, y más aún si se añade el balance neto, se estarían creando paraísos fiscales en los que unos pocos podrían eludir su parte del gravamen a costa del resto de consumidores”.

“El autoconsumo no debe ser un mecanismo que permita a aquellos que disponen de los recursos económicos para autoproducir su energía eludir los costes y los impuestos que el Gobierno ha decidido recaudar por medio de la tarifa eléctrica, y que el resto de consumidores no productores tengan que pagar su propio consumo más lo que dejarían de pagar los consumidores”, afirmaba entonces Unesa.

El propio presidente de la patronal, Eduardo Montes, instó a que el autoconsumo pagase peajes (tal y como recoge el real decreto) porque “si estoy usando un servicio, tengo que pagarlo”, según argumentó el pasado noviembre en una entrevista con la web EnergyNews.

“Ser autoconsumidor significa que se tiene el terreno suficiente para poder instalarlo y, por tanto, hay quien puede y quien no. (...) La red eléctrica la estamos utilizando entre todos, y entre todos la tenemos que pagar. Y claro que el autoconsumidor puede dejar de pagar. Si se desengancha. Utilizando un símil es igual que una autopista de peaje, cada vez que circulo por ella, la use mucho o poco, vaya más deprisa o más despacio, tengo que pagar los costes”, aseguraba en la citada entrevista.

15. ¿Han cambiado de estrategia Endesa e Iberdrola respecto a la fotovoltaica?

Completamente. De hecho, ahora, algunas la promueven a pesar de las críticas realizadas en los últimos años a las renovables, a las que señalaban como responsables del denominado déficit de tarifa. Iberdrola, por ejemplo, acaba de lanzar al mercado Smart Solar, una propuesta comercial, que suma a las placas fotovoltaicas el uso de baterías domésticas.

Iberdrola define Smart Solar como una “solución llave en mano” para que viviendas unifamiliares, empresas y agricultores. La compañía diseña el proyecto, lo monta y lo pone en marcha. Su objetivo, que quienes contraten este servicios consuman “un 20% o 30% de tu propia electricidad" y hasta "un 70% si ponen baterías" para almacenar la energía no consumida, según explicó la responsable de Eficiencia y Servicios Energéticos de Iberdrola, Raquel Blanco, en la presentación del producto.

¿Cuánto cuesta? Como ejemplo, Iberdrola pone una vivienda unifamiliar que instale placas solares de 3 kilovatios, además de baterías de unos cuatro kilovatios/hora (para almacenar energía para unas 12 horas). Esa instalación costaría entre 10.000 y 12.000 euros. Aseguran que, para rentabilizarla, se necesitan entre siete y diez años.

La segunda propuesta de las eléctricas tradicionales vinculada a la industria fotovoltaica es la subasta que realizó Endesa a finales de septiembre para comprar energía fotovoltaica en el mercado. En concreto, la eléctrica controlada por la italiana Enel compró a productores solares 1.200 megavatios de potencia a un precio fijo, 51,94 euros por Mwh. Es la primera vez que una eléctrica pone en marcha una subasta de este tipo.