EEUU ESPERA EL NOBEL

Estados Unidos aspira a recuperar 'su' Premio Nobel de Economía

La victoria del francés Jean Tirole en 2014 rompió todas las quinielas; este año la mayor parte de los aspirantes vuelven a ser de EEUU.

Jean Tirole, ganador del Nobel de Economía en 2014

Jean Tirole, ganador del Nobel de Economía en 2014

Es el broche de oro para la carrera de cualquier economista, el Premio de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, o como se conoce popularmente, el Nobel de Economía. De los seis premios que reparten Suiza y Noruega, es el que tiene más canas, con una media de edad de su palmarés de 67 años. El ganador más joven fue Kennet J. Arrow, que tenía 52 años cuando fue galardonado en 1972 por sus aportaciones a la teoría del equilibrio económico general y famoso por formular la Paradoja de Arrow o Teorema de la imposibilidad de Arrow.

Las quinielas para este año están muy abiertas, sin un candidato claro que sobresalga entre los demás. Lo que sí parece probable es que el premio vuelva a Estados Unidos, después de un año de periplo en Francia, tras la victoria de Jean Tirole en 2014. No en vano, se trata del Nobel peor repartido, ya que casi tres de cada cinco premiados son estadounidenses.

Entre los principales candidatos estadounidenses figuran dos nombres propios: John A. List y William Baumol. Dos perfiles bien diferentes, List sería el ganador más joven del galardón, con apenas 47 años y sus aportaciones se centran especialmente en el plano práctico; por su parte, Baumol sería el Nobel de Economía más veterano, con 93 años, y su carrera ha discurrido en el plano teórico. La joven promesa ha entrado en las quinielas para el premio este año gracias a sus aportaciones para crear un campo de estudio que consiga extender las teorías económicas al campo de la investigación empírica.

William Baumol es el candidato más veterano

William Baumol es el candidato más veterano Universidad de Nueva York

Por su parte, Baumol es ya un veterano en las listas de favoritos, que lleva ocupando desde hace más de una década. Sus contribuciones a la economía abarcan varios campos, pero las más importantes se centran en el estudio de una de las cuestiones que más ha centrado el debate de los estudiosos de la materia a lo largo de la historia: ¿qué crea el crecimiento económico? Baumol pone en el foco de su tesis a los empresarios, que identifica no como los sujetos propietarios del capital, sino como las personas que identifican las demandas insatisfechas de los consumidores y las satisface de forma rápida y efectiva. En este campo, también destacan las aportaciones de su colega de la Universidad de Nueva York Israel Kirzner, uno de los grandes abanderados de la Escuela Austriaca.

Thompson Reuters elabora cada año un listado con sus predicciones para todos los premios Nobel. En el caso del galardón de Economía, su apuesta para este año incluye a dos investigadores estadounidenses, el ya mencionado List y Charles Manski, profesor en la Universidad de Northwestern. Su contribución al estudio económico se centra en el análisis de los modelos de decisión humana en situaciones de información parcial, así como el alcance y los límites de las políticas sociales y las decisiones públicas.

El gran rival de EEUU

Pese a que la mayor parte de los candidatos son estadounidenses, el gran favorito es británico. Reuters sitúa al profesor Richard Blundell de la Universidad de Oxford en primer lugar de su lista de aspirantes al Nobel. Sus estudios se centran en las políticas públicas y su impacto sobre la economía. En numerosas ocasiones ha explicado que su voluntad es “maximizar el impacto de las políticas públicas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

Blundell es el máximo favorito para Reuters

Blundell es el máximo favorito para Reuters Reuters

En 2014, BBVA premió a Blundell con el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento por aportar métodos y resultados aplicables a las políticas públicas basadas en la eficiencia. Sus investigaciones partieron del análisis de grandes bases de datos con las que elaboró modelos econométricos que han contribuido a la elaboración de distintas políticas públicas en los últimos años.

Otros dos británicos se cuelan en las quinielas. Aunque su nombre suene con menos fuerza son Tony Atkinson y Angus Deaton.

En este listado no pueden quedarse fuera otros grandes economistas de reconocido prestigio investigador, como el francés Philippe Aghion y el canadiense Petter Howitt por el Modelo de crecimiento e investigación que presentaron en 1990 y que lleva su nombre.

Los economistas ‘estrella’

El banco central de Suecia, el Riskbank, podría optar este año por dar su Premio Nobel a alguno de los economistas estrella del mundo. Ben Bernanke es uno de los eternos candidatos y el más famoso entre el gran público por sus ocho años al frente de la Reserva Federal. ‘Bernie’ es un estudioso de los años de la Gran Recesión estadounidense, en los años treinta, pero su trabajo más destacado lo realizó junto con Mark Gertler y Simon Gilchrist en el que analizaban el impacto que tenían en la economía las convulsiones en los mercados de deuda.

Bernanke es uno de los eternos candidatos al Nobel

Bernanke es uno de los eternos candidatos al Nobel

Robert Barro es otro de los candidatos con más historia. Muy popular entre los estudiantes de Economía por sus libros de Macroeconomía. También es el segundo más nombrado por sus colegas en los artículos de la base de datos de la Reserva Federal de San Luis, un puesto honorífico que sólo supera Andrei Shleifer, otro de los candidatos al galardón. Otro de los eternos aspirantes al galardón es Paul Romer, de la Universidad de Nueva York.

También se incluyen dentro del listado nuevos rockeros de la economía como Thomas Piketty, por sus contribuciones al estudio de la distribución de la renta en los dos últimos siglos. En su caso, el nombramiento sería una gran sorpresa, pero el investigador francés todavía tiene una larga trayectoria por delante. También sería una gran sorpresa que el premio recayese en un sociólogo, pero también es posible. Mark Granovetter, de la Universidad de Stanford, ocupa también un puesto en las quinielas por sus estudios sobre el papel que juegan las relaciones sociales dentro del comercio.

Una lista sin candidatas ni españoles

Hay muy pocas opciones de que el gran premio del mundo de la economía recaiga sobre una mujer o sobre un español. Sólo una mujer ha conseguido este Nobel, Elinor Ostrom en el año 2009 y parece que este año no tendrá una nueva compañera. Esther Duflo, ganadora de la prestigiosa Medalla John Bates Clark que se entrega a los economistas menores de 40 años, es una de las claras promesas de futuro, pero no de presente.

Tampoco parece que el Nobel pueda recaer sobre algún estudioso español. Los nombres que tradicionalmente más han sonado en el sector son los de los catalanes Xavier Sala i Martín y Jordi Galí.