Inditex

¿Qué puede hacer Inditex con su hucha de 4.300 millones?

Inditex presume de su capacidad para hacer caja y contener costes. Podría invertir en nuevas cadenas o en su dividendo.

Exterior de una tienda de Inditex en Madrid

Exterior de una tienda de Inditex en Madrid Reuters

  1. Inditex
  2. Zara
  3. Amancio Ortega
  4. Empresas
  5. H&M
  6. Cortefiel
  7. Inversión
  8. Sector textil
  9. Distribución
  10. Comercio
  11. Moda

¿Qué hace una compañía cuando tiene más de 4.300 millones de euros listos para gastar? Esa compañía es el grupo textil español Inditex. Gracias a su capacidad para hacer caja, mantiene una fuerte posición financiera, la mejor de su historia y la más alta del Ibex 35.

Una cifra que, al menos por el momento, no tiene ganas de dilapidar de manera irreflexiva. Podría tirar de talonario y reforzar su cartera de marcas, pero no parece que esa sea una prioridad para la dueña de Zara.

La empresa textil atesora esta suma (que casi representa la mitad de sus ingresos en el primer semestre del año) por su capacidad para acaparar efectivo y porque sus gastos y sus inversiones son significativamente menores que sus ingresos.

Evolución Inditex

Evolución Inditex

¿Irá de compras?

Inditex podría tener la tentación de comprar. Pero no va con ella. La compañía no adquiere empresas porque no es su estrategia, aunque en su germen sí que adquirió cadenas, como Massimo Dutti, su tercera marca por ingresos (669 millones en el primer semestre de 2015) tras Zara (6.140 millones) y Bershka (839).

Si fuera de compras, no hay muchas opciones en el mercado. En España, Cortefiel que se ha colocado el cartel de 'se vende' por unos 1.300 millones de euros. La lógica sería que mirara a Norteamérica y a Asia, dada su elevada capilaridad en Europa. Si se encaminara a Estados Unidos, su aspiración podría ser GAP (que también es dueña de marcas como Banana Republic y Old Navy), pero en bolsa vale más de 11.500 millones de dólares (unos 12.600 millones de euros) y no resulta factible. Sí lo sería Abercrombie & Fitch, cuya capitalización ronda los 1.400 millones de dólares.

También podría estar a tiro American Apparel, que acaba de acogerse a la suspensión de pagos para poder reestructurarse financieramente tras arrastrar números rojos durante más de cinco años. Pero su compra sería más un problema que una oportunidad. Si mira a Asia, la opción más anhelada sería Fast Retailing  (dueña de Uniqlo y de Comptoir des Cotoniers) pero cuesta en Bolsa más de 39.000 millones de euros.

¿Por qué tiene tanta caja?

La compañía de Arteixo tiene caja, en parte, porque sus grandes inversiones ya están hechas. Sobre todo las vinculadas al terreno logístico, necesarias para sostener su red de establecimientos. La empresa de origen gallego está presente en 88 mercados con 6.777 tiendas a las que abastece dos veces por semana. Hoy tiene el triple de establecimientos que hace diez años.

Cada año invierte cifras similares: entre 1.000 y 1.400 millones. Este año, 1.350 millones de euros. A ellos suma desembolsos extraordinarios para comprar tiendas en enclaves estratégicos. Por ejemplo, el año pasado adquirió una tienda en el Soho neoyorquino por 400 millones de euros y en 2012 hizo lo propio al pagar 245 millones para hacerse con el inmueble del 333 de Oxford Street en Londres.

PullBear_Berlin

PullBear_Berlin

Esa es su principal partida de gastos, pago a proveedores al margen, ya que sobre esta última partida no da detalles. Por eso su posición financiera es tan fuerte. Dentro de ésta, la parte que tiene en efectivo (su caja disponible) ha pasado de 3.122 a 4.117 millones de euros en sólo un año.

Tiene efectivo y no tiene deuda con los bancos. Su deuda financiera, a 31 de julio, es de sólo 11 millones de euros. Así, su capacidad de inversión y colchón ante imprevistos ha crecido en un año casi un 30%, desde 3.370 a 4.354 millones de euros.

Inditex es una empresa conservadora en su estrategia financiera y presume de ello. Es cierto, además, que también es cada vez más rentable. En seis meses de 2015, su beneficio neto creció un 26% (1.166 millones de euros) y sus ventas alcanzan los 9.421 millones.

¿Lanzará otra marca?

Si no compra, le quedan otras dos opciones: guardarlo para ir financiando, poco a poco, su crecimiento orgánico o retribuir a sus accionistas, con Amancio Ortega como principal beneficiado, ya que controla el 60% de las acciones de la empresa.

Prenda colgada Inditex

Prenda colgada Inditex

“Nuestro principal objetivo es invertir en el crecimiento sostenible a largo plazo de la compañía y combinarlo con una política de retribución en dividendos atractiva. Se ha duplicado el dividendo en los últimos cinco años”, asumió el presidente del grupo, Pablo Isla, en la última conferencia con analistas.

El crecimiento orgánico de la empresa gallega viene de la apertura de tiendas. En la primera mitad del año abrió 94 locales. Sobre todo, de su principal enseña, Zara, que ha inaugurado 24; y Zara Home, 25. Pero no abre nuevas cadenas. La última vez que lanzó una marca fue en 2008, cuando ‘inventó’ Uterqüe para operar en un segmento más alto.

Otros rivales, como H&M, sí que lanzan enseñas de forma periódica. En el caso de la empresa sueca, el último movimiento ha sido & Other Stories, centrada más en los complementos que en el textil. Hace un par de años, la posibilidad de que Inditex ideara una marca sólo de calzado estuvo sobre la mesa, pero nunca se convirtió en realidad.

¿O elevará su dividendo?

Queda otra opción: la retribución al accionista. ¿Y en qué medida se beneficia Ortega de esta estrategia de dividendos? El gallego posee 1.848 millones de acciones de Inditex a través de las sociedades Gartler y Partler. Al precio de cierre en Bolsa de ayer (31,13 euros por acción), esa participación está valorada en más de 57.500 millones de euros. Toda Inditex cuesta en el parqué 97.114 millones.

Dividendo Amancio

Dividendo Amancio

Este año, la retribución por cada acción de Inditex es de 0,52 euros por título, con cargo a los resultados de 2014. Así, Ortega obtiene 961 millones de euros sólo gracias a la rentabilidad de Inditex. Un año antes ingresó 894,4 millones. En los últimos cinco años, la retribución vía dividendo del fundador de Inditex roza los 4.000 millones de euros. Una atractiva estrategia de cara al accionista que no tiene visos de cambiar.