Grupo RCS

Auge y caída del joven Jovane al frente de Rizzoli

La matriz italiana de Unidad Editorial sustituye a Pietro Scott Jovane. Las estrategias que impulsó no han funcionado. 

Pietro Scott Jovane en una presentación.

Pietro Scott Jovane en una presentación. Milán

Nuevo terremoto en Rizzoli Corriere della Sera Mediagroup (RCS), grupo propietario de Unidad Editorial, que edita El Mundo, Marca y Expansión. El próximo 15 de octubre Pietro Scott Jovane dejará de ser el consejero delegado del holding de medios y el presidente de RCS, Maurizio Costa, asumirá las responsabilidades del puesto hasta que se nombre a un nuevo CEO.

Como narraba este jueves este diario, en el sector audiovisual la dimisión de Pietro Scott Jovane, sea voluntaria, como él dice, o sea forzada, como parece evidente, no ha resultado sorprendente. Este joven directivo llegó en 2012 con la vitola de salvador del grupo, que ya entonces pasaba por apuros económicos. Su trabajo anterior en Microsoft avalaba sus posibilidades de éxito. Ahora, tres años después de lo que parecía un auge permanente, los periódicos cuentan su caída.

Relación con Fiat

Jovane aterrizó en RCS Mediagroup gracias a sus estrechas relaciones con la todopoderosa Fiat. Y cuando esta compañía ha dejado de tener el control absoluto sobre el conglomerado mediático, el todavía CEO se ha visto abocado a la renuncia. Una renuncia que parecía cantada ya el pasado junio. Entonces varió la composición del consejo de administración de Rizzoli, pero él se salvó de la quema. Solo unos meses después, no ha tenido tanta suerte. 

De hecho, su cabeza ya había sido cortada por la prensa transalpina en los días precedentes. Entre los motivos, aparte de su falta de apoyos, está que ahora mismo el conglomerado mediático está negociando una refinanciación con un grupo de bancos italianos. Se ha especulado, incluso, con otra ampliación de capital por valor de 190 millones como enésimo salvavidas para la compañía propietaria de Unidad Editorial y, por tanto, de El Mundo, Marca y Expansión.

Dos destituciones sonadas

Quienes han trabajado de cerca con Pietro Scott Jovane recuerdan cómo se mueve en los despachos. Por ejemplo, rememoran que llegó para digitalizar los medios de la compañía y, sin embargo, no terminó de acometer ese trabajo. Y, sobre todo, no pueden olvidar que es el autor intelectual de la idea de vender la histórica sede de Corriere della Sera en Milán. A cambio, la empresa obtuvo 120 millones de euros con los que maquillar unas cuentas anuales que han ido en picado en el período de este hombre como CEO. 

Una de las principales características del mandato de Pietro Scott Jovane es que dejaron de ser directores dos de los periodistas más importantes del grupo. Se trata de Pedro J. Ramírez en El Mundo y de Ferruccio de Bortoli en Corriere della Sera. Como ya ha contado este diario, en el negocio en España él apostaba por la fusión entre Unidad Editorial y Vocento. Además, una de sus actuaciones más extrañas fue la famosa entrevista que concedió a El País solo unos días después del cambio de director en El Mundo.

¿Cómo será el futuro de Rizzoli sin el CEO que ha dirigido el grupo durante los tres últimos años? Habrá que esperar a que el nuevo consejero delegado, sea quien sea el elegido, inicie su andadura. Pero, eso sí, quien llegue a este puesto tendrá que trabajar con dos estrechos colaboradores a los que Jovane colocó en sus cargos al poco tiempo de llegar. Se trata del director financiero, Riccardo Taranto, y del director de Recursos Humanos, Maurizio Mongardi. Si el sucesor actúa como el CEO saliente, ambos tienen los días contados en la poderosa compañía italiana.