Turismo de compras

Carmena chafa la puesta de largo del presidente de El Corte Inglés

La alcaldesa no sabe quién encabeza el grupo de grandes almacenes durante un congreso para potenciar el turismo de compras

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés Efe

El de ayer era su gran día ante una auditorio de renombre. Su primer acto de envergadura desde que, hace poco más de un año, asumiera la presidencia de El Corte Inglés. Dimas Gimeno Álvarez aprovechó el congreso Shopping Tourism & Economy que se celebra en Madrid para hacer su primera intervención pública de calado y criticar la falta de apoyo de las administraciones al turismo de compras.

“La situación de España, como se decía en antiguo léxico político, es manifiestamente mejorable”, afirmó durante su discurso, justo después de las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría y antes de que hablara la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Bajo perfil

Pero fue Carmena quien le robó la repercusión del discurso. “Perdona no me acuerdo de tu nombre”, interpeló a Gimeno durante su turno de palabra. El responsable de la cadena de grandes almacenes se encontró de frente con uno de los problemas del grupo: su bajo perfil. Desde hace décadas, El Corte Inglés no ha hecho declaraciones públicas salvo en contadas ocasiones. Así fue con su anterior presidente, Isidoro Álvarez, y así era, hasta ahora, su sobrino Dimas Gimeno.

Tras las palabras de la alcaldesa, quienes intervinieron en la jornada, Carlos Falcó (bodeguero, marqués de Griñón y presidente de la asociación Círculo Fortuny) y Josep Lluis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España; repitieron varias veces el nombre y el cargo de Gimeno. La anécdota superó su mensaje.

Salvo por el desplante de Carmena, voluntario o no, las palabras de Dimas tenían una clara intencionalidad política. Se necesita más esfuerzo de las autoridades para atraer a los turistas. Especialmente, los asiáticos, chinos por encima de todo.

“Francia recibe el 23% del gasto en compras de viajeros de fuera de la Unión Europea, Reino Unido el 18%; Italia, el 16%; Alemania, el 15%; y España, solamente el 3% porque no se corresponde en absoluto con el de pernoctaciones, que en España suponen el 21% de la Unión Europea. Hay una evidente desproporción entre la cantidad total de turistas que llegan a nuestra nación y el gasto en compras. En el caso de viajeros chinos, sólo recibimos el 0,2% de lo que gastan fuera de su país”, recalcó Gimeno. “No tenemos la cuota que nos corresponde como país. Algo más podemos hacer”.

Respaldo político

Al margen de las palabra de (y sobre) Gimeno, la jornada sobre turismo de compras giró en torno a un mensaje: El turismo como motor de la economía española, pero aún no se ha hecho lo suficiente para convertir a Barcelona y a Madrid en los dos polos de atracción de los turistas dispuestos a tirar de talonario.

Evolución del gasto de los turistas

Evolución del gasto de los turistas

"Tenemos que abrir la riqueza del turismo a otros sectores de la economía, así como acabar con la bipolaridad y estacionalidad", reconoció la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. "Hay que recuperar el atractivo del destino de cara a la financiación e inversión y colocarse en el primer nivel".

¿Cómo? Agilizando la emisión de los visados para turistas y poniendo en marcha un sistema telemático en aduanas para la devolución del IVA a los turistas extracomunitarios para la validación de las compras. Además, adelantó que el Ejecutivo trabaja en un nuevo Plan de Turismo de Compras a partir de 2016.

Para la presidenta de la comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, “Madrid es la segunda ciudad de Europa mejor posicionada entre los consumidores de todo el mundo para realizar compras, sólo por detrás de Londres y por delante de París, Roma o Berlín”.

El problema en el caso del turismo de compras es la falta de estadísticas actualizadas. En el caso de Madrid, “la región ha recibido hasta agosto 7,2 millones de visitantes, un 8,2 por ciento más que hace un año. De ellos, 3,3 son turistas extranjeros, cuyo aumento respecto al mismo periodo del año anterior se eleva hasta el 11,2 por ciento. El gasto medio de cada uno de esos turistas extranjeros alcanza los 208 euros diarios, el más alto de toda España”, aseguró Cifuentes.

“El turismo no sólo es negocio es cultura (...) Es necesario revalorizarlo más”, indicó Manuela Carmena. Yo soy de familia de comerciantes y estoy muy orgullosa. Estudíé en un colegio francés y mi padre tenía un comercio en la Gran Vía. Cuando acabábamos íbamos a la tienda y mis primeros elementos de comunicación los hice en un mostrador. Respeto y amor el comercio”.

Carmena buscaba en su memoria el nombre de Dimas Gimeno para citar su intervención respecto al reducido gasto en compras de quienes visitan la capital. “Sólamente un 3%, ¿Qué nos pasa?”, se preguntó. “El Ayuntamiento quiere colaborar. Esperamos que en el edificio del ayuntamiento de Madrid, en Cibeles, haya un gran patio del turismo. Lo que nos pasa es que nosotros no conocemos Madrid. Necesitamos estar orgullosos”. Según Carmena, el Ayuntamiento contará con un espacio para explicar a visitantes (y madrileños) las actividades de ocio, cultura y compras que se desarrollan en la capital.

500 multinacionales españolas

"Un acelerador de la economía". Así definía el presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, Josep Lluis Bonet, el papel del turismo de compras. España ofrece a los turistas internacionales cultura, gastronomía y turismo de salud, entre otros. "Hemos llegado con cierto retraso, pero está en proceso acelerado. España tiene una oportunidad magnífica, porque hay 500 multinacionales que pisan fuerte en el mundo. Si los factores exógenos no lo impiden será un éxito. Este país ha empezado a salir, pero sale barato y tiene que dar un salto en este sentido. Hay que ir juntos, en este país lo de separarse no sirve".

Mientras, unos ponentes, como Gimeno, criticaban la falta de conexión de España con aeropuertos del sudeste asiático, el presidente de Iberia, Luis Gallego, reivindicó el papel del aeródromo de Barajas. “Madrid no tiene los problemas de saturación que tienen otros aeropuertos europeos”, como Heathrow, el mayor aeropuerto británico.

Según Gallego, si Iberia no tuviera su hub en Madrid, el aeropuerto de Barajas perdería 18 millones de pasajeros. Además, adelantó cuáles serán, previsiblemente, los próximos vuelos directos de la aerolínea: Tokio, Johanesburgo, San Juan de Puerto Rico, Managua. Y China, siempre “que sean vuelos rentables y sostenibles para Iberia”. Por el momento, los anhelados turistas chinos no vendrán en Iberia.