ELECCIONES EN PORTUGAL

La política de austeridad divide al electorado luso

La coalición liderada por Passos Coelho ha sido la formación más votada en las urnas este domingo. Pero, en conjunto, los partidos antiausteridad han sido los favoritos del electorado portugués.

Passos Coelho, deposita su papeleta.

Passos Coelho, deposita su papeleta.

La imagen que las elecciones portuguesas han pintado este domingo es la siguiente: una sociedad dividida por las políticas de austeridad del Gobierno.

Tras cuatro años de duros recortes, la coalición de centro-derecha del Ejecutivo luso, Portugal à Frente (PaF), liderada por el primer ministro, Pedro Passos Coelho, ha ganado los comicios con un 37,42% del electorado a su favor, cuando el recuento de votos está al 95%.

El segundo puesto ha sido para el Partido Socialista (PS), con un 32,23% de las papeletas, seguido por el izquierdista Bloco da Esquerda (BE), con un 9,95% del voto, y por los comunistas (PCP-PEV), que consiguieron convencer al 7,83% del electorado.

Pero estos tres partidos, que rechazan frontalmente la austeridad, representan a la mitad del electorado portugués y superan en conjunto a la coalición de Passos Coelho por casi 13 puntos. “[Los resultados de la izquierda] significan que el descontento con la austeridad y las restricciones que la política europea coloca a la afirmación de una alternativa socialdemócrata moderada, facilitan la afirmación de las fuerzas políticas de protesta”, opina para EL ESPAÑOL el analista político luso Pedro Adão e Silva.

Los tres partidos antiausteridad han crecido en votos con respecto a las pasadas elecciones, sobre todo el BE, que ha subido alrededor de tres puntos porcentuales. Mientras, la coalición de centro-derecha de Passos Coelho ha obtenido unos 13,5 puntos menos que la suma de los resultados de las dos formaciones que la componen, PSD y CDS, cuando se presentaron por separado en las pasadas elecciones. 

La sociedad portuguesa se ha quedado dividida en tres facciones políticas, según Adão e Silva, ya que existe un tercer grupo de votantes alejados de los partidos hegemónicos que votó a pequeñas formaciones. En Portugal, sin embargo, no se ha producido un 'fenómeno Podemos-Ciudadanos', como explicaba el sábado este diario, porque ningún partido nuevo ha surgido con la potencia suficiente para desequilibrar a los tradicionales.

El parlamento portugués, a diferencia del español, es unicameral. La Asamblea de Representantes ostenta el poder legislativo en Portugal y está constituida por 230 diputados. La mayoría absoluta está en 115 escaños, que no ha logrado la coalición de Passos Coelho. El líder conservador tendrá ahora que hacer maniobras para poder formar gobierno y, si lo consigue, un gobierno de coalición en minoría generará inestabilidad. “Es la primera vez que Portugal tiene una coalición minoritaria buscando formar gobierno. Ya tuvimos gobiernos de mayoría absoluta, gobiernos minoritarios y gobiernos de coalición en mayoría", afirma Adão e Silva. "Un gobierno en estas circunstancias no puede dejar de alterar sus políticas económicas y sociales”.

En los últimos años, Portugal ha seguido a rajatabla las instrucciones de la troika en materia económica -y hubiera ido mucho más lejos si el Tribunal Constitucional no frenara parte de sus iniciativas. Esto ha permitido al país librarse la primavera pasada del rescate firmado en 2011. El paro se sitúa ahora en un 12% -aunque se ha destruido empleo- y el FMI prevé que la economía crezca un 1,6% este año y un 1,5% el año que viene.

El país, sin embargo, es hoy día el noveno más pobre de Europa, según la OCDE, y el sexto más endeudado del mundo. La deuda portuguesa asciende a cerca de 226 millones de euros, de acuerdo con el Eurostat. La cifra equivale a un 130% del PIB, 20 puntos más que antes de que la coalición tomase el poder.

Pero las políticas de austeridad del Gobierno de Passos Coelho han tenido un impacto especialmente negativo en la ciudadanía portuguesa, como ya explicó este jueves EL ESPAÑOL. He aquí un breve repaso de los efectos de la austeridad en los portugueses:

- Supresión de pagas extra de verano y navidad.- Caída de hasta un 10% en los salarios.- Caída de hasta un 16% en las pensiones.- Aumento de la edad de jubilación a los 66 años.- Subida de impuestos indirectos sobre el agua y el gas del 6 al 23%.- Eliminación de más de 200.000 puestos de trabajo.

En 2013, el 20% de los portugueses vivía con una renta inferior a los 411 euros mensuales. Además, un 2% de la población ha emigrado durante la legislatura.

Esta vez, los portugueses han acudido a las urnas en mayor medida que en las pasadas elecciones legislativas de 2011. A las 17 hora española, el 44,38% del electorado portugués había acudido ya a votar, según datos del Ministerio de la Administración Interna. Esto supone 300.000 papeletas más que en las pasadas elecciones legislativas de 2011, según Público.

Al cierre de los colegios electorales, los sondeos a pie de urna otorgaban entre el 36,4 y el 43% del voto a la coalición de centro-derecha del Gobierno, formada por el Partido Social Democrata y Centro Democrático Social-Partido Popular. Y le seguía el Partido Socialista (PS) con entre 29,5 y 35% del voto.