ELECCIONES GENERALES 2016

El PP se lanza a por el votante del PSOE que no quiere a Iglesias

El CIS eleva del 7,5% al 15,4% el número de socialistas indecisos que no sabe si votar a Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, juntos en La Moncloa.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, juntos en La Moncloa.

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. PP Partido Popular
  3. CIS
  4. Pedro Sánchez
  5. PSOE

El Partido Popular se mantiene como la fuerza más votada, pero en las filas conservadoras creen que todavía pueden subir casi una decena de escaños si consiguen la confianza del elevado porcentaje de españoles indecisos que aún no sabe a quién van a votar. Según la macroencuesta preelectoral que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado este jueves, el 32,4% de los españoles que tienen pensado ir a votar el 26J todavía no ha decidido el sentido de su voto. En ese inmenso caladero, un mundo para los principales partidos, el 10% de los indecisos dudan entre Mariano Rajoy o Albert Rivera. Lo inédito es que, de entre todos los que dudan, un 9,4% no sepa si votar al PP o al PSOE, dos fuerzas que tradicionalmente han sido antagónicas.

Entre los votantes del Partido Popular, hay un 18,8% de indecisos que no sabe si dar su apoyo a Mariano Rajoy o a Pedro Sánchez. Es un porcentaje prácticamente igual que las dudas que surgieron antes del 20D. Entre los socialistas que aún no lo tienen claro, el 15,4% de ellos tienen dudas entre PSOE y PP. Sin embargo, este dato sí que es revelador, ya que es el doble que los que el 20D dudaban entre Sánchez y Rajoy (7,5%). Un dato que confirma, en el arranque de la campaña electoral, que hay un porcentaje del electorado socialista que prefiere a Mariano Rajoy en La Moncloa antes que el asalto de Pablo Iglesias.

En las filas conservadoras celebran la catarsis del PSOE y se van a aprovechar de su debilidad. El vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, alimentó nada más conocerse los últimos datos del CIS la teoría de la 'pinza' entre PP y Podemos que tanto conviene al partido conservador: “hay dos bloques posibles” para gobernar: el liderado por su partido o un gobierno de izquierdas.

Objetivo: que no gobierne Iglesias

Con este mensaje, el PP quiere apelar al voto del miedo para que votantes de C´s y de PSOE depositen su confianza en Mariano Rajoy con el único objetivo de que Pablo Iglesias no consiga gobernar. Por eso, Casado ha recalcado que en España hace falta “una gran coalición” como la que viene defendiendo su partido entre PP, PSOE y C´s. En esta línea, el 'número 3' del PP ha dejado claro que ni Sánchez ni Rivera han aclarado cuál será su postura tras el 26J: si dejarán gobernar a la lista más votada o, como pasó en los meses posteriores al 20D, bloquearán un Gobierno liderado por Rajoy.

Todos los partidos son conscientes de que los últimos escaños se repartirán dependiendo de la habilidad que tengan durante la campaña electoral de despertar a sus electores que aún no tienen claro si el 26J acudirán a las urnas. Antes del 20D, casi cuatro de cada diez ciudadanos decidió su voto durante la campaña electoral. En aquellos comicios, las principales dudas era entre votar partidos tradicionales (PP, PSOE) o los emergentes (Ciudadanos y Podemos). Tras una investidura fallida y cuatro meses de negociaciones infructuosas, los ciudadanos ahora tienen más dudas.

De hecho, el 37,4% de los votantes indecisos que el 20D confió en el PP ahora duda si depositar en la urna la papeleta de Albert Rivera. El porcentaje se sitúa en el 21% de los indecisos socialistas que optan también por la formación naranja. De hecho, el gran problema que tiene Ciudadanos es que es el partido que cuenta con una masa de votantes más infiel. Es decir, cuatro de cada diez personas que el 20D votó a Albert Rivera no repetiría el voto dentro de dos semanas. En otras palabras, solo el 59,5% de los electores que confió en su partido repetiría en los nuevos comicios y de los que dudan, el 24,1% prefiere ahora a Mariano Rajoy.

Indecisos también en la izquierda

La nueva alianza entre Izquierda Unida y Podemos también revela un porcentaje mayor de indecisos entre estos dos partidos. De los fieles de Pablo Iglesias, un 21,4% de los dudosos no sabe si depositar la papeleta morada o apoyar a Alberto Garzón, su nuevo socio. Sin embargo, hay votantes tradicionales de IU a los que este pacto no les ha gustado nada. Del total de indecisos, 22,3% no sabe si confiar en Garzón e Iglesias o, por el contrario, depositar su confianza en el PSOE.