ELECCIONES GENERALES 20D

Pablo Iglesias busca hacerse con el millón de votos de Garzón

En la campaña el líder de Podemos ninguneó a IU y en la noche electoral les 'felicitó' por sus resultados. 

Los carteles de Alberto Garzón junto a una señal premonitoria.

Los carteles de Alberto Garzón junto a una señal premonitoria.

La coalición Unidad Popular que lidera Alberto Garzón obtuvo 923.000 votos y solo dos diputados en las elecciones generales. En la misma noche electoral, se le preguntó al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, si echaba de menos esos votos después de que no hubiera confluencia entre ambas formaciones. "Felicitamos a Alberto Garzón por su magnífico resultado, una formación tradicional sigue existiendo parlamentariamente".

Esa respuesta no tiene desperdicio y deja entrever una vendetta de Iglesias para con Garzón después de la falta de acuerdo entre ambos unos meses atrás. El resultado de IU/Unidad Popular no era precisamente "magnífico" y tampoco parece que la intención de Garzón fuera solo "seguir existiendo" en el Parlamento. No fue, en definitiva, la más elegante de las contestaciones, pero quizás fue una de las más interesantes, porque encerraba un mensaje para leer entre líneas.

Las siglas de IU, ni por asomo

De momento, en Podemos no quieren ni hablar de una confluencia con IU. Tres meses antes de la cita con las urnas, Iglesias ya dejó claro en sus conversaciones con Garzón cuál era su principal línea roja para alumbrar una alianza: no asumiría las siglas del partido de izquierdas.

En el comunicado del partido morado el día de la ruptura, se decía, textualmente, que "la imprescindible construcción de la candidatura de la unidad popular pasa por una suma de las voluntades de cambio forjada en las calles y en las plazas, y no por la agregación jurídica de siglas". Después vinieron las acusaciones cruzadas entre ambos partidos por ver quién era el culpable de la ruptura. Y, por último, los ciudadanos hablaron en las urnas el pasado domingo. 

La citada felicitación de Iglesias y su actitud durante la campaña, cuando jamás mencionó para nada a Garzón, dejan claro que ahora es su rival político, al menos mientras no haya un acuerdo que incluya la renuncia de IU a sus siglas. Sin duda alguna, los resultados del domingo favorecen a Podemos en su pugna con IU. Y en Podemos creen que muchos de esos 923.000 votos pueden teñirse de morado en las siguientes elecciones, una vez que los votantes de IU han comprobado que la ley electoral penaliza a este partido. 

Garzón, con la mano tendida

Alberto Garzón sigue teniendo la mano tendida a una posible confluencia con Podemos. Tras estas elecciones, el líder de IU ha dicho que "siempre hemos tenido en el ADN la convergencia y vamos a seguir haciendo bandera de ello, no fue por nosotros que no pudiera cristalizar". Una afirmación que confirman a EL ESPAÑOL fuentes del partido, que añaden que "en IU ha habido y habrá voluntad de encuentro, no de sometimiento". 

La de Garzón no es la única voz que apela a otra opción de confluencia. El ex coordinador federal de IU Julio Anguita considera necesario que IU, Podemos y fuerzas sociales "que no están directamente en la política" deben retomar las negociaciones para confluir de cara a las próximas elecciones, informa EP. Para él, esa alianza no ha sido posible "por la angustia y la prisa del proceso electoral", pero cree que ahora que hay tiempo para retomarlo. "Si no, vamos a caer en lo mismo, no es que sea posible, es que es necesario, y no solamente ellos dos, sino más gente que no participa directamente en política", ha apostillado Anguita. 

Los números cantan

Más allá de palabras, lo cierto es que los números cantan. Aunque solo sea una prospección hecha a posteriori, lo cierto es que si se suman los votos de Unidad Popular a los de Podemos y sus aliados, la cifra superaría en casi medio millón al PSOE. Incluso, si todos ellos hubieran concurrido juntos, habrían obtenido entre todos 85 diputados, 14 más de los 71 (69 Podemos y aliados, 2 Unidad Popular) que consiguieron el 20-D, según la estimación de Eldiario.es

En Izquierda Unida, donde, como se ha dicho, siguen apostando por la confluencia, creen que estos números tendrían que hacer reflexionar a los líderes de Podemos. Ocurre, sin embargo, que Iglesias, Errejón y compañía saben que tienen ahora la posición de fuerza en una hipotética negociación para una alianza y saben también que si apelan al voto útil, quizás puedan engullir definitivamente a IU.