ELECCIONES GENERALES

Rivera e Iglesias explotan la crispación de Rajoy y Sánchez, que siguen enzarzados

El cara a cara de este lunes sigue marcando la agenda política. El PP y el Gobierno salen en tromba contra el candidato del PSOE. 

Rivera e Iglesias en el programa especial de La Sexta tras el debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez

Rivera e Iglesias en el programa especial de La Sexta tras el debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez Efe

La resaca del debate electoral celebrado este lunes es proporcional a la borrachera de crispación que protagonizaron Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Diferentes dirigentes del Partido Popular y miembros del Gobierno han salido en tromba esta mañana a apoyar a su candidato y a censurar los modales del aspirante del PSOE. Entretanto, los otros dos políticos con opciones de victoria el próximo domingo, Albert Rivera y Pablo Iglesias, han seguido explotando el grado de crispación que exhibieron ante 9,7 millones de personas los rivales del cara a cara. 

Feijóo, Cospedal, Alonso y Montoro

Cada uno a su manera, Alberto Núñez Feijóo, María Dolores de Cospedal, Alfonso Alonso y Cristóbal Montoro han censurado la actitud de Pedro Sánchez. El presidente de la Xunta de Galicia ha asegurado que España "no se merece" a un Pedro Sánchez "maleducado, a la desesperada", informa Efe. La secretaria general del PP, por su parte, ha contrapuesto la "dignidad" de su candidato a la reelección como presidente del Gobierno, frente a la "soberbia y mentiras" del candidato socialista. 

El ministro de Sanidad ha afirmado, en referencia al líder del PSOE, que "no se puede ser presidente de España si no se tienen modales" y ha considerado que tras el debate "a la desesperada" de anoche el socialista "se ha descalificado como posible alternativa al PP". Por último, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas y candidato del PP por Madrid Cristóbal Montoro ha comparado al aspirante del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, con "un boxeador que se agarra a cualquiera porque va tocado".

Sánchez se defiende atacando

Mientras, el líder del PSOE ha repetido sus críticas al presidente del Gobierno por la corrupción, en general, y por el caso Bárcenas, en particular. En una entrevista en RNE, Sánchez ha declinado pedir disculpas al presidente del Gobierno por acusarle de "no ser decente" durante el cara a cara y se ha reafirmado en que su comportamiento ante la corrupción "es todo menos decencia".

El aspirante a la Moncloa ha ido más allá al asegurar que no se arrepiente de la acusación a Rajoy -"al contrario"- porque tras el mensaje de móvil de apoyo que le envió al extesorero del PP Luis Bárcenas debió haber dimitido, recoge Efe. "Dije a Rajoy lo que millones de españoles piensan y lo piensan con razón. Necesitamos que la decencia vuelva a la política y a las instituciones y, sobre todo, a la Presidencia del Gobierno", ha insistido.

Y ha remachado que alguien como Rajoy "en ningún país se hubiera mantenido ni un minuto más" en el cargo, por lo que "eso tiene que ser juzgado por los españoles" el 20 de diciembre". Su compañero de filas Jordi Sevilla, responsable del programa económico del PSOE, ha considerado que el "cara a cara" entre los líderes del PSOE y del PP deja "pocas dudas" de que "ha llegado la hora del cambio para España".

Los emergentes, contra "el 'y tú más"

Frente a esta bronca que no cesa entre PP y PSOE, en Ciudadanos y Podemos están aprovechando a su favor la imagen de crispación de Rajoy y Sánchez. El propio lunes por la noche Pablo Iglesias y Albert Rivera ya se declararon ganadores del debate precisamente por las actitudes de sus rivales. Hoy continúan en esa tónica. Ellos se sitúan como políticos con formas y fondos diferentes y censuran los acerados cruces de acusaciones del cara a cara. 

En varias entrevistas concedidas en radio y televisión, el candidato de Ciudadanos ha afirmado que "España se merece una nueva era política". También ha afirmado que "nunca llegaría a insultar a Rajoy como hizo Sánchez" y ha opinado que "ayer fue el último debate del "y tu más" y del reproche". Ha abundado en que "no se convence a nadie insultando, pero sí con argumentos" y en que "la política antigua el insulto y el barro fue la tónica general". Ha hecho hincapié en que el líder del PSOE "rechazó un cara a cara conmigo en Antena 3". Y, por último, ha dicho: "Recomiendo a los indecisos volver a ver el debate".

El discurso de Pablo Iglesias coincide en muchos puntos con el de Rivera. En varias comparecencia públicas, el líder de Podemos ha afirmado que "ayer los ciudadanos respondieron paradójicamente que el debate no lo había ganado ninguno de los dos", en referencia a una encuesta de La Sexta. "A los ciudadanos les gusta el juego limpio: el 'y tú más' ya no lo aceptan los ciudadanos", ha añadido. 

En su opinión, "nadie ha sido tan duro con la corrupción del PP como nosotros sin necesidad de insultar a nadie". Es decir, también ataca a Sánchez por su tono. "El 20 de diciembre los ciudadanos españoles van a saber diferenciar perfectamente entre el futuro y el pasado", ha apostillado. En esa línea, su número dos, Íñigo Errejón, ha dicho en una tertulia que "la política en España ya no es cosa de dos. Mucha gente vio el debate y dijo: no quiero que las cosas sigan siendo así". Así, unos siguen embarrados y los otros tratan de aprovecharlo.