ELECCIONES 20-D

Rivera pide "reventar las urnas"

Cerca de 9.000 personas abarrotaron el Palacio de Vistalegre en el acto central de campaña de Ciudadanos.

Vistalegre, abarrotada durante en el acto de campaña del domingo.

Vistalegre, abarrotada durante en el acto de campaña del domingo. Efe

Ciudadanos ha llenado el Palacio Vistalegre con cerca de 9.000 personas para el acto central de campaña. Inés Arrimadas y Albert Rivera han sido los dos únicos protagonistas en el escenario. Entre el público había miles de banderines naranja y una sola bandera española. Según la organización, 50 autocares sobre todo desde Cataluña, Valencia y Andalucía han llegado a Madrid para el acto. Ciudadanos nunca antes había hecho un acto de estas características.

La elección del presidente del partido y de la portavoz en el Parlament indica el peso de Cataluña en la formación y el papel aún limitado del resto de líderes nacionales en Ciudadanos. Los dos únicos que han participado en una breve intervención inicial a dúo han sido los anfitriones: Begoña Villacís, portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, e Ignacio Aguado, de la Comunidad de Madrid. La mayor parte del discurso de Arrimadas -presentada como "una valiente, una heroína"- se ha centrado en el papel de Ciudadanos en Cataluña. El lema más gritado desde el público ha sido "Yo soy español", seguido por "Albert, presidente" y "Cataluña es España".

Arrimadas ha glosado su entrada en Ciudadanos tras asistir a un acto en el Teatro Romea de Barcelona. "Me gustó lo que vi", ha dicho. "Regeneración, democracia interna, no seguir malgastando el dinero de ciudadanos." Arrimadas ha aprovechado su intervención para elogiar al líder, Albert Rivera: "Era increíble cómo se preparaba intervenciones en dos minutos y dejaba a Artur Mas sentado en el escaño sin poder responder nada", ha dicho. La portavoz en Cataluña ha recordado los malos tragos que Rivera ha pasado en Cataluña: "Albert ha recibido amenazas de muerte en su casa, ha recibido escraches, ha estado solo ante el peligro, ha aguantado insultos". Después de todos los elogios, Arrimadas ha concluido: "Con esto no quiero decir que Albert sea perfecto. Pero sí es el mejor para asumir el reto de la presidencia".

Albert Rivera, en el acto de Vistalegre.

Albert Rivera, en el acto de Vistalegre.

Era el momento del candidato a la Moncloa, Albert Rivera. Su discurso ha sido un compendio del argumentario habitual en campaña, con poca épica o gritos añadidos. El partido ha optado por no dar otro tono u otro contenido al momento culminante antes del 20-D. El momento más fresco ha sido nada más empezar. Un asistente había dado un balón de waterpolo a Rivera -deporte que practicó durante años- para que se lo firmara. Rivera lo ha devuelto al público con un lanzamiento que ha atravesado toda la platea de Vistalegre.

A partir de ahí, Rivera ha recurrido a su habitual mensaje -ilusión, cambio, Cataluña, unión, coraje- sin medidas ni anécdotas nuevas. La primera parte del discurso ha repetido uno de los dos vídeos habituales de Ciudadanos en campaña: la historia de España desde la Constitución de Cádiz hasta la actualidad con un relieve especial para la Transición y la figura de Adolfo Suárez.

Rivera ha ido citando a personajes habituales en sus discursos: Gandhi, Mandela, Roosevelt, Suárez, Kennedy, Pascal y Víctor Hugo. La frase de Kennedy en su discurso inaugural de 1960 -"no te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país"- ha sido una de las más aplaudidas. Rivera ha citado las victorias de Obama en 2008 y Trudeau en Canada en octubre de este año y se ha comparado con ellos porque también les criticaban por ser jóvenes sin experiencia. "Somos nuevos pero no novatos", ha dicho Rivera.

Además de un minuto de silencio inicial por las víctimas del atentado de Kabul, Rivera ha querido destacar la labor de "los auténticos héroes anónimos que se juegan la vida por nuestras libertades" y ha añadido un compromiso si llega a gobernar: "Si gobierno España tendremos un gobierno a la altura de nuestros héroes". Rivera tampoco ha olvidado a Cataluña: "Estamos mucho más cerca de que un catalán sea presidente del Gobierno que de que Cataluña rompa España".

Rivera ha certificado que no pactará con los nacionalistas ni con Podemos a partir del día 21: "Les voy a prometer solo una cosa: no voy a gobernar con el apoyo de los que quieren romper España", ha dicho. Ha aprovechado para desmarcarse de la historia del resto de partidos: "Es algo que no pueden decir ni el PSOE, ni el PP ni desde luego Podemos". Ciudadanos se aleja así de la acusación del PP de que aspiran a formar un tripartito de perdedores.

No ha sido el único recuerdo para el resto de partidos en campaña: "Quien quiera 4 años más de Rajoy, que se quede en casa". A sus votantes les ha pedido lo contrario: "El próximo 20-D hay que reventar las urnas", ha dicho. Rivera ha recordado también las acusaciones del presidente en una de sus frases más aplaudidas: "Tiene razón Rajoy cuando dice que somos inexpertos. Nadie tiene tanta razón en saquear cajas de ahorros o construir aeropuertos vacíos".

Rivera sigue este lunes con su campaña en Ávila y una aparición en La Sexta como réplica al cara a cara entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. Martes y miércoles estarán en Galicia y País Vasco. La campaña viaja el jueves a Bruselas para dar un tono de estadista internacional y reunirse con los primeros ministros liberales de Europa. En Vistalegre Rivera ha recordado esos países: "No somos el único país que consigue que la ilusión venza al miedo. Siete partidos de centro en Europa, donde no han escogido entre una mano u otra", en referencia a la izquierda o derecha.