Campaña vintage

El día que el PSOE entrevistó a Aznar

En 1996, el ahora europarlamentario Enrique Guerrero redactaba una página de humor en un folleto socialista. Publicó una entrevista ficticia con José María Aznar que se llegó a calificar como real.

Enrique Guerrero.

Enrique Guerrero. Wikimedia Commons

Durante la campaña electoral de las últimas elecciones que perdió Felipe González, en 1996, el presidente socialista recibía un documento diario que le ponía al día de los pasos de sus adversarios. Lo preparaba Enrique Guerrero -secretario de Estado de relaciones con las Cortes en ese momento- junto a dos compañeros. La base de operaciones estaba en Gobelas, antiguo cuartel socialista emplazado en los alrededores de la carretera de Madrid hacia La Coruña.

Guerrero cuenta que aquel folletín recogía un tema distinto en cada edición: “Eran unas cinco páginas que enviábamos a Felipe y al resto de candidatos socialistas por fax. Un día hablábamos de educación, otro de problemas laborales, a veces de inversión en infraestructuras, de los derechos de la mujer…” Pero la última de aquellas cinco páginas siempre era la misma: “Aquella se mantenía siempre. Me encargué de ella durante toda la campaña. Era un folio de humor en el que ironizaba acerca de lo que habían dicho el resto de los candidatos. Fue divertidísimo. A pesar de que perdimos las elecciones, recuerdo la campaña del 96 como la más simpática en la que me ha tocado trabajar”.

A pesar de que perdimos, recuerdo la campaña del 96 como la más divertida

Preguntado por el tipo de humor al que recurría, Guerrero recuerda, todavía a carcajadas, dos episodios concretos: redactó una entrevista ficticia con Julio Anguita, candidato de Izquierda Unida, y otra con José María Aznar, el líder popular al que las encuestas daban mayoría absoluta.

“Anguita era pretencioso, demasiado pedagógico –asegura Guerrero–. Presumía de sus conocimientos históricos y daba la sensación de que hablaba mientras perdonaba la vida a quien le escuchaba”. Para caricaturizar esta sensación, Guerrero, ahora europarlamentario socialista, redactó una entrevista cuyas respuestas tenían algo en común: “Todas sus contestaciones estaban sacadas del Antiguo Testamento. El tono encajaba perfectamente. ¡Esa oratoria ex cathedra era la de aquellos textos!”

¡La Vanguardia llegó a publicar que el PSOE había entrevistado a Aznar!

Pero fue el encuentro ficticio con José María Aznar el que puso la guinda a las contraportadas humorísticas de Enrique Guerrero. “Aquello fue tremendo porque hubo gente que llegó a creer que era auténtica. El candidato del PP tenía un lenguaje, en ocasiones, absurdo. Me propuse parodiar aquellas frases largas y paradójicas que terminaban por no decir nada”. ¿Por ejemplo? “Recuerdo una pregunta en concreto. Yo le decía: ‘Señor Aznar, ¿qué le parece el uso del castellano como lengua?’ Y el respondía a través de mi bolígrafo: ‘El español es lo que hablamos todos. Hay quien habla español y también otra cosa. Hay quien habla otra cosa y también español. Por eso, el español lo hablamos todos’. Escribí contestaciones de ese estilo”, relata Guerrero entre risas.

Aunque el folleto de campaña era un documento interno redactado para el candidato, las entrevistas de Enrique Guerrero trascendieron y La Vanguardia, pensando que era cierto, llegó a hacerse eco de la supuesta cita con el líder del PP: “Debí de calcarlo. ¡Escribieron que el PSOE había entrevistado a Aznar en plena campaña!”