Mario Draghi

El BCE observa un menor efecto del 'brexit', pero se mantiene abierto a nuevas medidas

El banco central se muestra cauteloso ante el clima de incertidumbre, según las actas de su última reunión de julio.

Draghi, presidente del supervisor bancario europeo.

Draghi, presidente del supervisor bancario europeo. Reuters

  1. Mario Draghi
  2. BCE
  3. Brexit
  4. Tipos de interés

El Banco Central Europeo (BCE) considera que las repercusiones del triunfo del "sí" en el referéndum sobre la salida del Reino Unido de la UE han sido menores de lo que muchos esperaban. En el resumen de la última reunión del consejo del BCE, cuyas actas se han conocido este jueves, se constata que, aunque ha habido una significativa bajada del rendimiento de los bonos de deuda soberana, las consecuencias "han sido menos drásticas de lo que muchos habían anticipado".

"La atención debe centrarse en las medidas para aumentar la productividad y mejorar el entorno empresarial, incluyendo la provisión de una infraestructura pública adecuada, que serían vitales para aumentar la inversión e impulsar la creación de empleo. Las políticas fiscales también deben apoyar la recuperación económica, la búsqueda de una composición más favorable al crecimiento sin dejar de cumplir con las normas fiscales de la Unión Europea", dijo el banco central en un comunicado.

¿Nuevos estímulos?

En cuanto a las medidas de política monetaria no convencionales, el Consejo de Gobierno dejó la puerta abierta a nuevas medidas tras confirmar las compras de activos mensuales de 80.000 millones de euros hasta finales de marzo de 2017, "o más allá, si es necesario, y en cualquier caso hasta que se vea un ajuste sostenido en el trayectoria de los precios en consonancia con su objetivo de inflación [del 2%]".

En el mercado de divisas, el BCE considera que la presión se ha contenido, sin que haya evidencia de movimientos desordenados de precios. Pese a una devaluación inicial del euro, la moneda única ha revertido esa tendencia y se ha mantenido en un nivel constante. Por otra parte, el BCE constata un crecimiento moderado en el segundo trimestre del año en la eurozona, un 0,6 por ciento en la comparación con los tres meses anteriores, impulsado ante todo por el consumo privado y las inversiones.

En el mercado laboral, la entidad ve "signos esperanzadores" con un crecimiento del empleo del 0,3 por ciento de un trimestre a otro. Sin embargo, el BCE advierte de que el desempleo juvenil, del 20 por ciento, sigue siendo demasiado alto. La inflación en la eurozona fue del 0,1 por ciento en junio, después del -0,1 por ciento de mayo