Bolsa

Los mercados viven otro día negro y George Soros avisa que le recuerda al crash de 2008

El Ibex llega a desplomarse un 3,25% en la apertura, pero se recupera algo al cierre (-1,5%), aunque sólo para mantenerse en mínimos desde 2013.

El Ibex vive su peor arranque de año desde 2008.

El Ibex vive su peor arranque de año desde 2008. Madrid

  1. Bolsa
  2. IBEX 35
  3. Cotizaciones bolsa
  4. Banco Mundial
  5. China
  6. Crisis bursátil

El mercado ha empezado 2016 en una espiral de pesimismo que empieza a asustar a los analistas. El Ibex ha llegado a perder en los primeros minutos de la sesión un 3,25%, su mayor caída desde el día después de las elecciones generales del 20D, lo que le ha llevado a perder por momentos los 8.900 puntos. Sin embargo, la sesión fue de menos a más y terminó el día con un descenso del 1,5%, por encima de los 9.000 puntos.

La economía mundial dista mucho de ir en la buena dirección y los inversores lo están pagando con las bolsas. En medio del caos en los mercados financieros, anoche el Banco Mundial recortó sus previsiones de crecimiento para la economía global para 2016 del 3,3% al 2,9%.

El pesimismo llega principalmente de los países emergentes: Latinoamérica no crecerá este año, con muchos países que seguirán en recesión, y China frenará su crecimiento hasta el 6,7% frente al 7% que estimaba el Banco Mundial en su revisión de julio. Este recorte, junto con una nueva devaluación del yuan por parte del Banco Popular de China (PBoC) por octavo día consecutivo hizo saltar todas las alarmas en el país.

Esta madrugada, cuando abrió el mercado de Shanghái, tardó sólo 30 minutos en desplomarse un 7,2%, hasta que saltaron los nuevos ‘cortocircuitos’ que ha puesto en marcha el país y suspendió la negociación. El Gobierno chino anunció tan sólo doce horas después que elimina esta restricción de manera inmediata.

Miedo al colapso

Europa vuelve a sufrir hoy el temor al colapso en medio de una economía que no se acaba de recuperar. El gurú de los mercados, George Soros, ha advertido esta madrugada en una conferencia en Sri Lanka que “China tiene un gran problema” y advierte: “Cuando miro a los mercados financieros veo un serio problema que me recuerda a la crisis que tuvimos en 2008”. Ya lo avisa también el Banco Mundial, la debilidad de los emergentes “afectará notablemente al crecimiento mundial en 2016”.

Muy malas noticias. Si los inversores no estaban ya asustados antes de estas declaraciones, ahora tienen más motivos para estarlo. Las bolsas europeas se preparan para otra sesión de fuertes pérdidas, que en los primeros minutos de la sesión superan el 2% e incluso el 3% en algunas plazas del Viejo Continente.

El Ibex, en mínimos desde 2013

El Ibex 35 empezó el día perdiendo el nivel de los 9.000 puntos, que no ha roto en casi dos años y medio, y ha llegado a desplomarse hasta un 3,25%, aunque al cierre se recuperó de su caída. De esta forma, el arranque del año para el selectivo español ya es peor que el de 2015, cuando también sufrió un severo castigo ante la incertidumbre de las elecciones anticipadas en Grecia que posteriormente ganaría Syriza.

Los grandes valores, de nuevo, dirigieron las caídas del índice español. Al cierre, Repsol cayó un 4% y se coloca en mínimos desde 1996. La constructora Sacyr, que todavía controla un 10% en la petrolera, perdió un 5,7% y Caixabank, el otro accionista de referencia, bajó un 2,5%. El gigante del acero Arcelor Mittal se derrumbó un 5,3%, mientras que los dos grandes bancos (BBVA y Santander), perdieron un 2% y 1,3%, respectivamente.

Crash petrolero

A la inestabilidad en China se le une el terremoto bajista que viven el mercado petrolero. El barril de crudo Brent, la referencia europea del Mar del Norte, continúa suma otro desplome del 6% a su trayectoria y se mueve en los 33 dólares por primera vez desde abril de 2004. Los expertos consideran que seguirá barato durante mucho tiempo debido al exceso de capacidad y la guerra entre los productores, que se ha visto acentuada por el choque entre Irán y Arabia Saudí.