Un buen escenario para España

¿Y si el petróleo cayese a 25 dólares? Diciembre será clave

Venezuela advierte que el desplome puede continuar un 40% más. España ahorrará este año en torno a 24.000 millones.

Reunión de Venezuela e Irán para valorar el futuro del gas

Reunión de Venezuela e Irán para valorar el futuro del gas Reuters

  1. Petróleo
  2. Energía
  3. Gasolina
  4. OPEP
  5. Venezuela
  6. Combustibles
  7. Precios de la gasolina
  8. Oriente Medio

El precio del barril de petróleo ya se ha desplomado más de un 60% desde los máximos del año pasado. Un descenso que por un fuerte desajuste entre oferta y demanda provocado por una guerra del petróleo entre los países árabes y EEUU que todavía no ha librado su última batalla. Venezuela alerta que los precios podrían caer un 40% más si la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) no alcanza un acuerdo para estabilizar el mercado.

Si se cumplen sus previsiones, el barril de West Texas, referencia en EEUU, pasaría de cotizar en 42 dólares a desplomarse hasta la zona de 25 dólares. Desde el año 2002 no se ha visto un petróleo tan barato, justo en los meses posteriores a los atentados del 11S. Venezuela está proyectando un escenario muy pesimista para tratar de alertar a sus socios de la OPEP, pero su diagnóstico tal vez no esté muy equivocado. Goldman Sachs, un banco de inversión que está en las antípodas en ideología y necesidades que Caracas ya ha advertido que el crudo podría caer hasta 20 dólares.

“El exceso de oferta en el mercado de petróleo continúa siendo una preocupación”, indica el equipo de análisis de Goldman Sachs, y “la incertidumbre sobre cómo y dónde puede producirse el ajuste se ha incrementado”.

Un mes de infarto

Los productores de petróleo se preparan para vivir uno de los meses más intensos de los últimos años, que marcarán el sesgo de los precios del crudo para los próximos meses. Tres eventos tendrán todo el protagonismo. El primero es el más importante de todos ellos: la reunión semestral de la OPEP que se celebrará en Viena el próximo 4 de diciembre. El grupo de 12 grandes productores es el que está provocando esta guerra de precios al colocar en el mercado el barril más barato del mundo. En la última semana, la media de precios del barril de la Organización está por debajo de los 40 dólares, entre un 56 y un 10% por debajo del precio del West Texas.

.

.

El cártel mantuvo en junio su techo de producción en 30 millones de barriles al día, un nivel que, en cualquier caso, se saltan cuando quieren. Según las estimaciones de Bloomberg, los miembros de la Organización llevan desde antes del verano produciendo en torno a 32.000 millones de barriles diarios, su nivel más alto desde 2008. En definitiva, más oferta para una demanda aletargada. La próxima reunión de la OPEP será intensa, ya que algunos países están ahogados por estos precios bajos, como es el caso de Venezuela, mientras que el ala más combativa, liderada por Arabia Saudí, pretende mantener viva la guerra contra los productores estadounidenses.

El segundo de los eventos clave será la reunión de la Reserva Federal (Fed) de los días 15 y 16 de diciembre. La entidad podría anunciar en ese momento (es el escenario que está esperando el mercado) su primera subida de los tipos de interés en casi una década. El impacto de esta decisión llevará al dólar a seguir con su tendencia alcista de los últimos meses, lo que será clave para que el barril de petróleo profundice su caída. La correlación inversa entre los dos activos es casi del 100%, por lo que la evolución del dólar marcará la cotización del crudo.

El tercer punto es más difuso, ya que dependerá de la evolución del escenario geopolítico en Oriente Medio. Por el momento, la tensión en la región no ha afectado a los precios, al contrario, han seguido cayendo como si la zona estuviese en calma. En las próximas semanas debería clarificarse cuál será su impacto sobre las cotizaciones, si presiona al alza o bien permite que se prolongue el descenso.

Más recursos para España

España es uno de los países del mundo que más se han beneficiado por el desplome del crudo y de otros combustibles fósiles. En el año 2012, justo en los peores momentos de la crisis financiera española, el país se dejaba más de 5.000 millones de euros cada mes en importar combustibles, según los datos del Ministerio de Economía. En un solo mes, el de marzo, llegaron a marcharse 5.700 millones. Una auténtica sangría de recursos para el país que profundizaba el deterioro de su situación exterior.

.

.

Actualmente, el gasto mensual en combustibles es inferior a 3.000 millones de euros importando un volumen similar de recursos. El impacto respecto a los peores momentos se sitúa en el entorno de los 24.000 millones de euros anuales de ahorro, más del 2% del PIB. Las previsiones de crecimiento la economía española se sitúan en el entorno del 3%, por lo que una buena parte de este avance procederá del menor gasto en importaciones de recursos energéticos.

Hay que remontarse hasta 2009 para ver un escenario similar, aunque los datos son engañosos, ya que en ese momento las importaciones cayeron con fuerza por culpa de la recesión en la que estaba sumido el mundo entero. Si se comparan los recursos destinados a comprar petróleo con respecto al conjunto de importaciones, hay que retroceder hasta el año 2006 para ver un mes más favorable para España. En septiembre, la compra de crudo cayó por debajo del 10% de todas las importaciones del país, en concreto, descendió hasta el 9,2%, muy lejos del 23,3% que supusieron en agosto de 2013, o del 15% que eran hace un año.

.

.