Política Monetaria

El Banco de Japón declara que la economía nipona "ya no está en deflación"

La entidad ha anunciado que modificará su programa de compra de activos con el objetivo de evitar una caída de los tipos de interés. 

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda. Reuters

  1. Banco de Japón
  2. Tipos de interés
  3. Deflación

El Banco de Japón (BoJ) ha anunciado este miércoles que modificará su gigantesco programa de compra de activos con el objetivo de evitar una caída de los tipos de interés a largo plazo. 

Este cambio tiene como objetivo mantener el rendimiento del bono de deuda nipona a 10 años (el cual es inversamente proporcional a los tipos a largo plazo) en torno al 0 por ciento, explicó el BoJ en un comunicado al término de su reunión mensual de dos días de duración.

En ese sentido, el banco central nipón indicó este miércoles por primera vez en un análisis, publicado también al término de su junta mensual, que la tercera economía del mundo "ya no está en deflación" como resultado de su programa de "flexibilización monetaria cuantitativa y cualitativa", iniciada en 2013 y destinada a lograr una inflación estable de en torno al 2 por ciento terminando con las casi dos décadas de caídas de precios que han aletargado a la economía nipona.

La entidad japonesa ha asegurado que mantendrá intacto el ritmo anual al que viene incrementando la base monetaria del país y que implica una compra de activos anual valorada en 80 billones de yenes (700.969 millones de euros/780.924 millones de dólares).

20 años de deflación

La entidad mantiene activo desde la primavera de 2013 este gigantesco programa de compra de activos para duplicar la base monetaria y lograr una inflación estable de en torno al 2 por ciento, de cara a terminar con las casi dos décadas de caídas de precios que han aletargado a la economía de Japón.

Analistas y mercados esperaban también con ansia noticias de la tasa de referencia que el BoJ aplica a determinados depósitos de las entidades financieras, después de que la decisión en febrero de situarla por primera vez en el -0,1 por ciento haya generado criticas del sector bancario, al considerar que mina sus ingresos.

La junta de política monetaria ha decidido mantenerla este mes en ese nivel, con el objetivo de ejercer presión a la baja sobre los tipos a corto plazo, pese a que el gobernador de la entidad, Haruhiko Kuroda, ha avisado en reiteradas ocasiones de que hay "margen" para recortar más esta tasa en el terreno negativo.