Déficit público

La Airef alerta que el déficit se ha descontrolado: "Podría llegar hasta el 4,7%"

La Autoridad pide que se refuercen los mecanismos para controlar la rendición de cuentas del Gobierno y que las Cortes Generales controlen la ejecución presupuestaria.

La vicepresidenta, Sáenz de Santamaría y el ministro de Economía, Guindos

La vicepresidenta, Sáenz de Santamaría y el ministro de Economía, Guindos Efe

Este era el informe que la Comisión Europea esperaba para decidir cuáles serían sus exigencias presupuestarias para España y las noticias no podían ser peores. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) alerta que el déficit de este año se desviará hasta el 4,1% del PIB si cumple con rigor todas las medidas anunciadas, pudiendo llegar hasta el 4,7% si no se ejecutan tal y como están anunciadas. Si se cumple este temor, la Administración Central cerraría el año con un déficit del 2,7%.

De este modo, las cuentas de España se alejan del objetivo que se fijó el Gobierno en abril cuando se comprometió con Bruselas a rebajar el déficit hasta el 3,6%. De hecho, si se cumplen los temores de la AIReF, el déficit final podría ser incluso un punto superior al prometido por el ministro de Economía, Luis de Guindos, a sus socios europeos.

“La situación y perspectivas de las finanzas públicas han sufrido un progresivo deterioro desde la última evaluación realizada en el mes de abril”, explican fuentes de la AIReF. Desde entonces, la Autoridad ha deteriorado en tres décimas su estimación del déficit para este año, del 3,8% al 4,1%.

La situación y perspectivas de las finanzas públicas han sufrido un progresivo deterioro desde la última evaluación de abril

La AIReF achaca una buena parte de este desvío de las cuentas públicas a la reforma tributaria que aprobó en 2015 el Partido Popular con la mente puesta en las elecciones. “La reforma tributaria está teniendo un impacto negativo superior al estimado inicialmente en la recaudación del Impuesto de Sociedades y, en menor medida, en el IRPF”, alerta la Autoridad. En su opinión es “improbable” que la Administración Central cumpla con su compromiso y tiene una “práctica certidumbre de incumplimiento” de las cuentas de la Seguridad Social.

Para compensar este deterioro, el Gobierno en funciones prometió a Bruselas recuperar el mínimo del pago fraccionado para obligar a las grandes empresas a adelantar 6.000 millones de recaudación este año. Sin embargo, la Autoridad considera que la recaudación este año de los 6.000 millones de euros podría complicarse.

La reforma tributaria está teniendo un impacto negativo superior al estimado inicialmente en la recaudación del Impuesto de Sociedades y, en menor medida, en el IRPF

La AIReF también critica que el Ministerio de Hacienda concediese un margen extra de déficit a las autonomías del 0,8% de forma indistinta. Algunas de las autonomías con una situación fiscal más solvente podrían haber asegurado un déficit inferior, sin embargo, cuando el ministro en funciones, Cristóbal Montoro, decidió conceder una prórroga por igual a todas las regiones, provocó que muchas de ellas elevasen su desfase respecto al que podrían haber conseguido. Fuentes de la Autoridad explican que la “interpretación laxa del Ministerio de Hacienda”, provoca que se “elimine para muchas comunidades el carácter potencialmente más exigente de la regla de gasto”.

El Gobierno obligó a las autonomías a firmar un acuerdo de no disponibilidad para las comunidades de hasta 1.500 millones de euros para tratar de ajustar sus cuentas. De este paquete, la AIReF sólo cree que será posible conseguir 300 millones, ya que los 1.000 primeros ya estaban aprobados en el Plan Económico-Financiero y el resto no tendrá impacto en el déficit.

Por si fuese poco, el Ministerio de Hacienda también está teniendo ‘mano derecha’ con las corporaciones locales por una “interpretación y aplicación de la regla de gasto poco rigurosa”. El resultado probable es que su superávit se reduzca este año. A pesar de todo, las corporaciones locales cumplirán con su objetivo de equilibrio presupuestario y las para las comunidades autónomas el cumplimiento es “factible”.

Controlar al gobierno

Al igual que el año pasado la culpa del incumplimiento del déficit era principalmente de las comunidades autónomas, este año es el Gobierno central quien se está saltando los objetivos. La Autoridad denuncia que en el caso de la Administración Central no existen medidas preventivas cuando se observa una desviación. Para reconducir esta situación, a AIReF demanda un seguimiento mensual de la ejecución presupuestaria del Estado del Ministerio de Hacienda que se envíe a las Cortes Generales en el marco de seguimiento del ciclo presupuestario y que alerte de la existencia de riesgos de desviaciones.

España se ha dotado de todo un marco de control de las cuentas públicas, pero los datos demuestran que el cumplimiento está siendo poco laxo

“No se trata de dar sólo datos, sino que se necesita un análisis riguroso y consistente”, explican fuentes de la Autoridad, para que se discutan las medidas aprobadas y también se valore la evolución de los ingresos y los gastos. La Autoridad considera que después de que se España haya elaborado todo un marco de control de las cuentas públicas, los datos demuestran que el cumplimiento está siendo poco laxo.

También exige al Ministerio de Hacienda que realice un seguimiento de las cuentas públicas de las comunidades autónomas y exija el cumplimiento de la condicionalidad reforzada obligatoria para que se puedan adherir al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Al mismo tiempo, pide a Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha revisen en profundidad el Plan Económico-Financiero presentado a Hacienda y que no se ajustan a la senda del déficit.

Por último, pide a Hacienda que tutele mejor el cumplimiento de la regla de gasto estableciendo, además, criterios claros para corregir las diferencias “interpretativas que en este momento parecen existir”.