Transporte alternativo

La puerta giratoria de Uber: ficha a un exdiputado del PP para su tarea de 'lobby'

El aterrizaje de Ildefonso Pastor coincide con la llegada de la empresa a la patronal de la economía colaborativa, que la había vetado por los problemas legales de su modelo entre particulares.

Uber se une a Pephone para ofrecer WiFi gratuito en sus coches en Madrid

Uber se une a Pephone para ofrecer WiFi gratuito en sus coches en Madrid

  1. Uber
  2. Economía colaborativa
  3. Lobby

Más puertas giratorias en Uber. El exdiputado y exsenador del Partido Popular (PP) Ildefonso Pastor ha fichado por la compañía estadounidense como responsable de las relaciones institucionales. Este fichaje llega unos días después de que se haya conocido la creación de un consejo asesor en el que participará la excomisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, tras años de defensa a ultranza y presiones para su regulación.

Pastor será el encargado de contactar con las instituciones públicas y privadas con el objetivo de explicarles el modelo de negocio de Uber y hacer pedagogía de este nuevo perfil de actividad. Una tarea puramente de 'lobby', tal y como avanzó el medio Bez.es. Según informa la agencia Europa Press, "aplicó voluntariamente a una convocatoria publicada en la web de Uber y en Linkedin".

Ildefonso Pastor arrancó su carrera política en 2007, cuando ejerció como concejal del Ayuntamiento de Valladolid. Dos años después compatibilizó su cargo con el de senador. En la Cámara Alta se encargó de temas relacionados con la Sociedad de la Información, tal y como reza en su perfil en la red social profesional Linkedin. Desde enero de 2012, ocupó un escaño del Congreso siendo portavoz adjunto en la Comisión de Empleo y Seguridad Social y vocal en la comisión. En este último cargo ha efectuado 2 preguntas orales y 25 escritas.

El nuevo responsable de relaciones institucionales fue el encargado de redactar la moción sobre la neutralidad en Internet presentada por el Partido Popular que fue tumbada en noviembre de 2010.

Reforzar su tarea de 'lobby'... también en la patronal

"Quisimos correr demasiado", aseguraba a EL ESPAÑOL el responsable de la empresa en España y el Sur de Europa, Carlos Lloret, en el anuncio de su reconversión a un modelo de licencias de VTC. En esa presentación de nuevo en sociedad, aseguraban que iban a intensificar su labor de negociación con las administraciones en Madrid, donde iban a colocar su centro de operaciones.

Este anuncio se conoce al mismo tiempo que Uber logra entrar en la patronal de la economía colaborativa, tras más de un año y medio vetada por no cumplir con la ley con su servicio entre particulares. Sharing España, el 'lobby' que engloba a más de una treintena de compañías del sector, abre las puertas a la empresa estadounidense tras el cambio de modelo basado en licencias de vehículo privado con conductor (VTC).

En diciembre se presentó en sociedad este colectivo, impulsado por la asociación de economía digital Adigital. El objetivo: impulsar el desarrollo de las empresas del sector de la llamada economía colaborativa y de los modelos de negocio entre particulares. En ese mismo mes, un juez suspendió cautelarmente su servicio UberPop ante la denuncia por competencia desleal de las organizaciones del taxi.

En ese momento decidieron que no formara parte de la asociación, pese a que Uber había mostrado su disposición a hacerlo. Los impedimentos legales eran la clave. En noviembre, cuando iniciaron su reconversión hacia un nuevo modelo, las puertas se comenzaron a abrir. "Ahora la situación es muy distinta", aseguran fuentes de la organización.

"Damos la bienvenida a Uber como nuevo miembro de Sharing España para seguir trabajando en el impulso de la economía digital", ha resaltado José Luis Zimmermann, director general de Adigital, en un comunicado. Por su parte, el director general de Uber en el Sur de Europa, Carlos Lloret, ha asegurado que quieren contribuir al desarrollo de las actividades "de divulgación y desarrollo de la economía digital en España".

En la asociación se incluyen gigantes del alquiler entre particulares como Homeaway o Airbnb, compañías de transporte alternativo como Amovens, BlaBlaCar o Cabify, hasta otras firmas como Ticketbis o Comunitae.