Apple

A por el transporte alternativo: Apple inyecta 1.000 millones en Didi, rival chino de Uber

El fabricante del iPhone tiene al gigante asiático como uno de sus principales retos tras la caída en ventas.

Tim Cook, al inicio de la presentación.

Tim Cook, al inicio de la presentación.

  1. Apple
  2. Uber
  3. Transportes
  4. Empresas tecnológicas

Un nuevo gigante aterriza en el transporte alternativo. Apple abre su gigantesca caja para invertir 1.000 millones de dólares en Didi, principal rival chino de la estadounidense Uber con más de 300 millones de usuarios. Esta apuesta, una de las más destacadas que ha hecho el fabricante el iPhone en los últimos años, llega justo cuando se intensifica su batalla por tratar de crecer en China donde las ventas descendieron un 26% en el primer trimestre de este año.

Es la principal operación de inversión que ha hecho Apple desde que en abril de 2014 desembolsara 3.000 millones de dólares para hacerse con Beats Electronic, el fabricante de software y auriculares y dueño de un servicio de suscripción de música.

Pese a que se trata de una importante inyección económica, Apple cuenta con una caja envidiable. El dinero en efectivo y equivalentes con el que cerró marzo fue 233.000 millones de dólares. La reacción en bolsa: en la cotización fuera de horas (antes de la apertura a las 15:00), la acción caía ligeramente en torno al 0,3%.

Las razones de la operación

Pero, ¿por qué entrar en este segmento? El propio consejero delegado de Apple, Tim Cook, explicaba en una entrevista con la agencia Reuters que una de ellas estaba relacionada con el aprendizaje de aquel mercado. "Es una oportunidad para aprender más sobre ciertos segmentos de este mercado", explicaba. "Creemos que nuestro capital invertido nos devolverá un fuerte retorno", advertía en un guiño a los inversores.

Al margen de las enseñanzas que Apple podría extraer, varios analistas ya apuntan que esta alianza podría ser una forma de incrementar las ventas de servicios de la compañía liderada por Cook como Apple Music o Apple Pay. 

China y el coche para Apple

Esta fuerte apuesta llega en un momento delicado para Apple en China. La desaceleración de su negocio se evidenció en el primer trimestre del año. Y la compañía quiere reconducirlo. De hecho Cook confirmó que visitará China a finales de este mes de mayo para reunirse con autoridades del Gobierno chino.

El propio CEO explicaba tras el anuncio del acuerdo que éste refleja el "entusiasmo" de la compañía sobre el crecimiento futuro y su "confianza a largo plazo en la economía china".

Evolución de las ventas en China de Apple.

Evolución de las ventas en China de Apple.

El interés de Apple en el transporte no es nuevo. La empresa lleva trabajando en secreto en su propio coche eléctrico. Se ha especulado mucho sobre cuáles eran los avances en este segmento. Y en el centro de todos los rumores se ha situado Berlín que, según informaciones publicadas el pasado mes de abril, acoge un laboratorio secreto de trabajadores implicados en el llamado proyecto ‘Titán’.

Quién es Didi

Didi es una compañía china nacida hace 4 años y con un modelo de transporte bajo demanda muy similar a Uber. Entre sus accionistas cuenta con el gigante tecnológico japonés Softbank, el conglomerado chino de Internet Tencent o la firma de inversión Tiger Global Management.

“Didi ejemplifica la innovación en la comunidad de desarrolladores de iOS [sistema operativo móvil del iPhone]”, explicaba en un comunicado Tim Cook, consejero delegado de Apple.

A finales del pasado año firmó junto a varios rivales de Uber una alianza para batallar contra él. La estadounidense Lyft, la india Ola y la asiática GrabTaxi se unieron para trabajar juntos en tecnología y servicios del transporte bajo demanda.

La empresa será valorada en más de 20.000 millones de dólares. Hoy cuenta con más de 300 millones de usuarios en China y ofrece más de 11 millones de viajes por día, lo que representa casi un 90% de toda la cuota de mercado.

Para Uber, Didi ha sido un verdadero quebradero de cabeza. Le ha obligado a gastar miles de millones de dólares para crecer en el país chino. De hecho el pasado mes de marzo, el consejero delegado de la estadounidense, Travis Kalanick, confirmó que la empresa era rentable en las 30 principales ciudades en las que estaba presente pero el desembolso en China pasaba factura. En concreto, ha ‘quemado’ más de 1.000 millones de dólares sólo en un año.