Comercio electrónico

La francesa Vente-Privee compra Privalia

La operación, anunciada por la compañía gala, se convierte en la mayor venta del sector Internet en España.

El fundador de Vente-Privee, Jacques-Antoine Granjon.

El fundador de Vente-Privee, Jacques-Antoine Granjon.

Uno de los gigantes de internet español se vende. Privalia, especializada en la venta de moda textil (outlet), se vuelve francesa. Su gran competidor y el pionero de este sector, Vente-Privee, ha confirmado la adquisición tras una negociación que se ha alargado durante semanas.

El precio no ha sido confirmado, pero estará por encima de los 450 millones de euros, convirtiéndose así en la mayor operación de venta de una ‘startup’ respaldada por capital riesgo en España. La empresa española cerró el año 2014, último con cifras disponibles, con unas ventas de 414 millones de euros y unas pérdidas récord de 126 millones. Su plantilla se situaba alrededor del millar de empleados.

La compradora ha confirmado la operación en un comunicado en el que defiende la lógica de un movimiento con el que refuerza su posición en Europa "capturando importantes sinergias para seguir innovando y ofreciendo la mejor propuesta de valor".

Por su parte, los fundadores, José Manuel Villanueva y Lucas Carné, dicen estar "muy contentos" de unirse al creador de este modelo de negocio. "Esta alianza nos va a permitir acelerar nuestro crecimiento y ampliar nuestra oferta a nuevos sectores, por lo que nuestros socios se verán beneficiados", aseguran.

La compra no implicará la desaparición de la marca ni la marcha del equipo directivo. En el comunicado aseguran que Privalia mantendrá un "alto nivel de autonomía" y seguirá siendo pilotada por el actual equipo directivo.

Privalia, fundada en 2006 por Villanueva y Carné, ha estudiado una posible venta (y una potencial salida a bolsa) desde hace años. Pero ha sido en las últimas semanas cuando el proceso se ha acelerado. En la ‘puja’ por la española no sólo ha participado Vente-Privee sino también el otro gran operador europeo, la cotizada Showroomprive, según confirmaban a EL ESPAÑOL fuentes cercanas a las negociaciones. La web especializada Novobrief informó este miércoles del cierre de la operación. Y ya en marzo Le Tribune, en Francia, confirmaba las conversaciones entre ambas partes.

El pez grande se ha comido al pequeño. Vente-Privee es el pionero del sector de la venta de outlet (productos procedentes de otras temporadas) a través de ofertas flash en su web. Cinco años después de su fundación fue Privalia quien decidió lanzarse a conquistar una parte de ese pastel. Una competición entre ambas que ha acabado en una compra.

Pero, ¿por qué ahora? Según explica Jacques-Antoine Granjon, fundador de Vente-Privee, el mercado europeo está "altamente fragmentado y lo suficiente maduro como para que estas operaciones tenga todo el sentido y una alta probabilidad de éxito; invertimos en un momento clave de desarrollo de mercado". A la adquisición de Privalia se suma la compra de una participación en eboutic.ch en Suiza, fundada en 2007 y el líder de este sector en aquel país.

La valoración

¿Más de 450 millones de euros es un precio alto? Esa cifra representaría la mayor venta de una empresa de internet en España. Si se compara con la cotizada Showroomprive se trata de una cifra algo inferior a la de su capitalización bursátil. La francesa tiene una valoración de casi 600 millones de euros, con unas ventas netas en 2015 de algo más de 442 millones de euros (un 26% más respecto al año anterior).

La última referencia de valoración hay que encontrarla en 2013. En ese año, en el que el propio fundador de Vente-Privee confirmó que Privalia estaba en venta, recibió una inyección ‘in extremis’ de la sociedad de inversión belga Sofina de 25 millones de euros. Con esta aportación se quedó con algo menos del 10%. ¿La valoración en aquella fecha? 250 millones de euros.

¿Quiénes la respaldan?

En su accionariado se encuentran algunos de los grandes grupos de inversión tanto extranjeros como españoles. En este tiempo ha necesitado numerosas inyecciones de capital, que suman más de 200 millones, para ir creciendo en un segmento, el del comercio electrónico, con grandes volúmenes en ventas pero muy estrechos márgenes de beneficio.

En la actualidad, la mayoría la tiene el fondo estadounidense General Atlantic que a finales de 2014 contaba con más de un tercio del accionariado. Después se encuentran Highland Capital Partners, Insight Ventures o Index Ventures, junto con los españoles Caixa Capital Risc o Nauta Capital. Otros inversores como Cabiedes & Partners salieron en las sucesivas rondas de financiación después de financiar sus inicios.

Quién compra

Ahora, Vente-Privee decide dar el paso. En 2014, último año disponible, la francesa alcanzó los 1.700 millones de euros de ventas, frente a los 1.600 del año anterior. En España sumaron 150 millones (el segundo mercado de todo el grupo). En el pasado, el fundador de la francesa ha sido bastante duro con Privalia y su propuesta empresarial.

"Es un corta-pega, una copia total de nosotros; ellos imitan bien, en el momento en el que hacemos algo ellos lo hacen”, explicaba en una entrevista en El País en 2011. En otra en El Confidencial, aseguraba: “Mi negocio en España es complicado porque no quiero que se nos vea como una compañía francesa, pero lo somos. Simplemente me gustaría ser una empresa europea”.

Dificultad para lograr la rentabilidad

En su década de historia, Privalia ha hecho crecer de manera muy significativa su volumen de negocio. Pero también lo han hecho con la rentabilidad como reto permanente. Los importantes gastos que requiere el sector del comercio electrónico, junto con sus grandes esfuerzos por expandirse, han marcado en rojo sus balances año tras año (el año 2014 alcanzó pérdidas netas récord de 126 millones).

Tras su consolidación en España, decidieron pisar el acelerador en su expansión. Por un lado geográfica, abriendo mercados exteriores (Italia, México o Brasil) y adquiriendo la compañía alemana Dress for Less a través de una nueva ronda de financiación y una línea de crédito. Por otro, en líneas de negocio, con un portal de venta paralelo o una incursión en el negocio de los viajes.

En 2013 deciden echar el freno. Las dos ‘aventuras’ paralelas a su plataforma de venta de outlet son cerradas. Dos años después, el pasado año, la empresa decidía deshacerse de su inversión en Alemania. Era parte de su estrategia de centrarse en cuatro mercados: España, Italia, Brasil y México.