Philippe Gelis

“Este fenómeno en la banca va a empujar a los proyectos fintech”

El presidente de la Asociación de Fintech defiende que estas empresas no han sido decisivas para los ajustes.

Antonio Rami y Philippe Gelis, los dos fundadores de Kantox.

Antonio Rami y Philippe Gelis, los dos fundadores de Kantox.

Los grandes bancos han anunciado los primeros recortes importantes en su estructura. Sobran oficinas. El primero en anunciarlo fue Banco Santander la pasada semana, con el cierre del 13% de las sucursales y un ERE para su plantilla en España. Este martes ha sido el turno para BBVA, que estima que sobran tres de cada cuatro instalaciones. En este escenario, todos los ojos se han vuelto hacia un sector que hasta hace unos años era un completo desconocido: 'fintech'.

Muchas voces han alertado de que el origen está en estos nuevos competidores tecnológicos -entre los que se encuentran ‘startups’, empresas de telecomunicaciones o grandes compañías como Google o Apple- que tratan de explotar actividades ‘tradicionales’ de la banca. El presidente del colectivo que los engloba, Philippe Gelis, lo descarta. Entiende que no han sido decisivos, pues hoy representan una parte minúscula del mercado. Pero sí cree que en esta coyuntura de ajustes estas compañías saldrán reforzadas: “Este fenómeno va a empujar al 'fintech'”.

Entiende que en esta transformación hacia lo digital de la banca hará que estos ‘gigantes’ miren hacia pequeñas compañías innovadoras para reforzarse. “Los bancos no tienen la cultura digital de innovación y de orientación al cliente y es por eso que hay oportunidades tremendas para este sector”, reconoce el también fundador de la empresa de intercambio de divisas Kantox. “Van a buscar la experiencia fuera y por tanto colaborarán con ‘startups’ o, directamente, las comprarán”, apunta.

Van a buscar la experiencia fuera y, por tanto, colaborarán con ‘startups’ o, directamente, las comprarán

Prueba de este cambio es el “apetito muy grande” entre los grandes bancos para colaborar con estas pequeñas compañías. De hecho, él espera que en el caso de Kantox haya acuerdos de colaboración para derivar clientes que aprovechen su tecnología a lo largo de este año.

Una cuarta parte del negocio, en riesgo

Hoy el peso de estas empresas tecnológicas es reducido. Pero a medio plazo irán ganándolo. Lo admiten hasta los grandes bancos. Según un estudio elaborado por la consultora PwC, las entidades ‘tradicionales’ creen que estas compañías podrían poner en riesgo hasta el 23% de todo su negocio en los próximos cinco años.

Era una evidencia desde hace mucho tiempo que habría muchos despidos y ahora empieza a confirmarse

Los emprendedores al frente de estas compañías, que acuden a ‘verticales’ como los préstamos, el intercambio de divisas o los pagos a través del móvil, son más optimistas. Estiman que el mordisco al pastel puede llegar hasta el 33% del total.

Aunque el tamaño actual es aún reducido, los directivos de banca encuestados alertan: las ‘fintech’ están presionando a la baja los márgenes y la rentabilidad de las entidades financieras.

Mercado de futuro

Pero, ¿por qué ahora llegan los despidos? “Era una evidencia desde hace mucho tiempo que habría muchos despidos y ahora empieza a confirmarse”, reconoce Gelis, quien adelanta que no sólo habrá numerosas salidas y prejubilaciones, sino también un importante frenazo en la contratación en un sector con un peso significativo en el mercado laboral.

Si los tipos se mantienen, en 3 o 4 años, los bancos habrán echado a un montón de gente

Para el directivo, el modelo de ING Direct, muy criticado, es hacia el que se dirigirán el resto. “Pocas sucursales y en grandes ciudades y más dirigidas a marketing y construcción de marca”, reconoce. Según él, el sector se dirige hacia un ecosistema con menos de 10.000 sucursales abiertas.

Los bajos tipos de interés, que reducen de manera significativa los márgenes comerciales del sector, junto con los hábitos más digitales de los clientes impactan de lleno en el modelo tradicional. “Si los tipos se mantienen, en 3 o 4 años, los bancos habrán echado a un montón de gente”, apunta.