Susana Díaz

Susana Díaz atribuye injustamente al PSOE la inversión privada en fibra de las operadoras

Diga lo que diga la candidata a dirigir a los socialistas, los grandes despliegues en redes de ultrabanda ancha fija en España han sido un esfuerzo de las empresas, no de los políticos.

Susana Díaz en la última Feria de abril.

Susana Díaz en la última Feria de abril.

  1. Susana Díaz
  2. PSOE
  3. Telecomunicaciones
  4. Fibra óptica

El programa de propuestas de Susana Díaz en el marco de su campaña 100por100PSOE tiene una considerable batería de propuestas dedicadas a las empresas. Sin embargo, introduce al menos un elemento muy discordante relacionado con el sector de las telecomunicaciones: atribuye al PSOE el enorme crecimiento de la ultrabanda ancha en España en los últimos años.

“Desde 2004 a 2011 los socialistas desarrollamos digitalmente España. España gracias a aquella inversión tiene la mayor red de fibra óptica de Europa y sólo nos superan en el mundo Japón y Corea del Sur. Si Alemania quisiera igualarnos debería invertir 80.000 millones y tardarían cinco años en ejecutar la obra”, señala el documento (si faltan comas es porque no estaban).

Esta afirmación, se haya hecho por ignorancia o por querer apuntarse el tanto, no es cierta. Es verdad que en España estamos por delante de muchos países europeos en despliegues de tecnología de última generación, desde luego. Incluso podemos aportar un dato más: tenemos más hogares desplegados con fibra ópticas que Alemania, Francia, Italia y Reino Unido juntos. Lo que no es cierto es que haya tenido que ver con el PSOE.

La tecnología de ultrabanda ancha tiene su origen con las cableras regionales en España, que desarrollaron la mayor parte de su inversión entre 1999 y 2004. A partir de entonces, las inversiones fueron muy inferiores. Básicamente, se habían quedado sin dinero. Ya no es que el PSOE no fuera instrumental para el despliegue de redes, es que precisamente las dos legislaturas de José Luis Rodríguez Zapatero fueron, por una gran variedad de motivos, especialmente pobres en inversiones en fibra.

Entre 2004 y 2006 los cableros aún invirtieron dinero en enterrar fibra y en 2009 Telefónica comenzó tímidamente a instalar su propia fibra óptica y empezó a decidir que lanzaría fibra hasta el hogar (FTTH).

Pero veamos cómo estaba el panorama en el año 2011. En total había 11 millones de hogares pasados, de los cuales nueve correspondían al cable. Casi toda esa inversión se hizo antes de llegar el PSOE al poder. Telefónica había instalado, los dos años anteriores, 1,6 millones de sus nuevos accesos de fibra. Pero la situación estaba muy lejos de los niveles actuales de inversión.

La verdadera eclosión de la ultrabanda ancha fija se produjo a partir de 2012, cuando Telefónica empezó a empaquetar todos los servicios bajo la marca Fusión y obligó a sus rivales a dar un paso adelante. Vodafone compraría Ono, Jazztel empezó un agresivo despliegue y, por ello, fue adquirida por Orange. Vodafone y Orange comenzaron a hacer despliegues conjuntos, mientras Telefónica se lió la manta a la cabeza y llenó de fibra todo el país. Entre todos, llegaron hasta los niveles de los que habla la presidenta de la Junta de Andalucía.

¿Conclusión? Entre el momento en que el PSOE dejó el poder y la celebración de las primarias del PSOE la fibra se ha multiplicado por cuatro en España. Sirva de muestra este gráfico con datos de la CNMC sobre redes de nueva generación (NGA).

Y los operadores se sienten especialmente ofendidos cuando un partido político, cualquiera, intenta apuntarse el tanto. “La de la fibra es una de las mayores inversiones puramente privadas que se han realizado en España. Podemos reconocer que la regulación ayudó, pero la CMT y luego la CNMC han sido organismos independientes, no son un ministerio, y las ayudas públicas han sido mínimas. La fibra en España ha sido un esfuerzo privado y un éxito privado”, señalan fuentes próximas a Telefónica.