Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, en la salida a bolsa del pasado 29 de marzo.

Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, en la salida a bolsa del pasado 29 de marzo.

Mero interés por hacer caja

Goldman Sachs y Morgan Stanley recuperan 66 millones en Neinor y se diluyen un 43%

Aprovechan las iniciales subidas tras la salida a bolsa de la inmobiliaria para reducir el capital del 11,56% al 6,6%.

Juan Carlos Martinez

Goldman Sachs y Morgan Stanley, dos de los grandes bancos de inversión estadounidenses, han querido dejar muy claras sus intenciones en la salida a bolsa de la inmobiliaria Neinor Homes.

Acudieron a la oferta lanzada por Lone Star -el fondo tejano que controla la promotora-, y aportaron 150 millones de euros, casi a partes iguales. Y se han apresurado a deshacer posiciones de manera casi inmediata en cuanto la cotización subió mínimamente.

Subida mínima del 3% para deshacer posiciones 

Les ha bastado que la promotora presidida por Ricardo Martí Fluxá y dirigida por el tándem formado por los ‘dos Juanes’ -el exjugador de polo argentino Juan Pepa, como responsable de Lone Star, y el experto inmobiliario español Juan Velayos- subiera un 3%, hasta cotizar en 17 euros, para modificar de manera radical su inicial participación.

Mientras que Morgan Stanley realizaba una única operación para vender, el pasado 4 de abril, 1,27 millones de acciones por 21,66 millones de euros, quedándose con un paquete de 3,5 millones de títulos, equivalente al 4,43% del capital, en el caso de Goldman Sachs la dilución en Neinor se ha producido de una manera mucho más abrupta.

Acciones mínimas y colchón de derivados

Acudió a la oferta comprando 4,35 millones de acciones por 71,6 millones de euros, y hoy, tras la última notificación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), solo cuenta con 320.000 acciones de manera efectiva y 1,4 millones más articuladas a través de instrumentos financieros, sobre los que decidirá en un futuro si ejerce o no la compra sobre ellos en función de cómo evolucione la cotización.

La rápida espantada de Goldman Sachs en la promotora vasca se produjo el mismo día de la salida a bolsa, el pasado 29 de marzo. En esa sesión hacía 15 millones de caja al desprenderse de 881.277 acciones, y acto seguido, realizaba una primera colocación de opciones a compra sobre 605.000 títulos.

A partir de aquí, el gran volantazo de Goldman en esta inversión se producía el pasado 4 de abril, cuando dejaba la posesión real de acciones en apenas 320.000, reduciendo los derechos reales en Neinor del 4,39% al 0,4% del capital.

Goldman recupera 45 de los 72 millones invertidos

Liquidaba otros 2,15 millones de acciones para ingresar algo más de 36 millones de euros, y aumentaba los derivados a futuro en 1,9 millones, hasta superar los 2,5 millones de opciones a través de instrumentos financieros. Unos derivados sobre los que Goldman, a la vista de que la cotización parece anclada en esos 17 euros, también ha dejado diezmados a 1,4 millones.

Con todos estos movimientos, el banco de inversión estadounidense ha recuperado 45 de los 72 millones invertidos en la salida a bolsa de Neinor, y dispone de un colchón de otros 1,72 millones de títulos que, vendidos a día de hoy, le reportarían otros 30 millones, con plusvalías latentes de unos 3 millones de euros en mes y medio.

Islas Caimán, Bermudas y Luxemburgo

Además de Goldman Sachs y Morgan Stanley, el accionariado de Neinor se ha llenado de  inversores institucionales radicados en paraísos fiscales como las Islas Caimán, Bermudas o el laxo estado fiscal de Luxemburgo dentro de la Unión Europea. Fondos que entraron en la salida a bolsa de la promotora para aglutinar 34 millones de acciones, equivalentes al 48% del capital.

En este caso, la mayoría de estos fondos han optado por mantener inalterable la posición inicial tomada el pasado 29 de marzo. Fidelity acredita un 5,57% de los títulos de Neinor a través de su fondo FMR y un 4,445% de forma directa.

Lansdowne Partners posee un 2,817%, Arrowgrass un 1,513% y Gruss Capital llega a 3,45%. Estas tres participaciones no son derechos de voto reales, sino instrumentos financieros a  determinar en un futuro si sus titulares ejercen o no la opción a compra. Gruss, además, suma otro 3%, en este caso sí con 2,4 millones de acciones reales, como también lo son los más de 3 millones de títulos amasados por el fondo luxemburgués King Street Capital (KSAC) o los 1,86 millones adquiridos por la gestora estadounidense Invesco.

Compra de suelo en Valencia tras la salida a bolsa

También se quedaba con algo menos del 3% Santander Asset Management, la gestora propiedad al 50% del Banco Santander y de los fondos de capital riesgo estadounidenses Warburg Pincus y General Atlantic, y posteriormente, Crédit Suisse -uno de los dos colocadores de la salida a bolsa- comunicaba a la CNMV haber llevado a cabo operaciones de estabilización, al quedarse con casi 295.000 acciones de Neinor.

Esta salida a Bolsa se orquestaba mediante una oferta pública de suscripción (OPS) y una oferta pública de venta (OPV). En la OPV los fondos gestionados por Lone Star vendieron 37 millones de acciones, con unos ingresos de 609 millones, mientras que para la OPS emitieron 6 millones de nuevos títulos con los que captaba 99 millones para comprar suelo y reducir deuda. Así, dos días después de salir a bolsa, Neinor cerraba la compra de un suelo finalista en Valencia con una edificabilidad de casi 7.000 metros cuadrados y apto para construir 54 viviendas.