Comisión Europea

Las claves de la reforma del IVA que quiere revolucionar el comercio electrónico

El plan crea un sistema de ventanilla única que según Bruselas ahorrará a las pymes hasta 2.300 millones al año.

Los comisarios Moscovici y Ansip presentan las nuevas reglas del IVA para el comercio electrónico

Los comisarios Moscovici y Ansip presentan las nuevas reglas del IVA para el comercio electrónico

  1. Comercio electrónico
  2. IVA
  3. Comisión Europea
  4. Pymes
  5. Bruselas

"Es un auténtico cambio radical para el comercio electrónico". Con entusiasmo ha acogido la patronal europea del sector (Ecommerce) la reforma del IVA propuesta este jueves por Bruselas, cuyo principal objetivo es que las empresas, en particular las pymes y las start-ups, puedan vender más fácilmente en toda la Unión a través de Internet. El plan permitirá a las compañías ahorrarse hasta 2.300 millones de euros al año en gastos burocráticos, según los cálculos de la Comisión, gracias a la creación de un sistema de ventanilla única.

"La propuesta no sólo dará impulso a las empresas, especialmente a las más pequeñas y a las emergentes, sino que también servirá para mejorar la eficacia de los servicios públicos y aumentará la cooperación transfronteriza", ha dicho el vicepresidente encargado del Mercado Único Digital, Andrus Ansip. La propuesta necesita ahora el apoyo unánime de los Gobiernos de los 28, lo que podría alargar su tramitación.

Ventanilla única en Internet

En la actualidad, las empresas de comercio electrónico tienen que registrarse a efectos del IVA en todos los países de la UE en los que venden productos. Esta es una de las principales trabas a las ventas transfronterizas por Internet, ya que a las compañías les cuesta 8.000 euros por cada Estado miembro en el que quieren estar presentes.  

Si se aprueba la reforma, las empresas sólo tendrán que hacer una simple declaración trimestral por el IVA adeudado en el conjunto de la UE, mediante una ventanilla única en Internet en su lugar de residencia fiscal. Este sistema ya existe para las ventas de servicios electrónicos, como aplicaciones para teléfonos móviles, y permitió recaudar en 2015 más de 3.000 millones de euros. Bruselas cree que ampliarlo al resto de productos y servicios reducirá en un 95% la carga burocrática para las empresas y les permitirá ahorrar 2.300 millones. Además, podría aumentar la recaudación de los Estados miembros en 7.000 millones.

Menos cargas para pymes y start-ups

Se introducirá un nuevo umbral anual de 10.000 euros en las ventas por Internet por debajo del cual las empresas con negocios transfronterizos podrán seguir aplicando las normas del IVA de su país de origen y tratar únicamente con su administración tributaria nacional. Este cambio simplificará la vida de 430.000 compañías, el 97% de todas las microempresas que venden en varios países miembros. También se simplifican los requisitos burocráticos para las compañías con un volumen de negocios inferior a los 100.000 euros. La Comisión quiere que estos nuevos umbrales se apliquen ya en 2018 a los servicios electrónicos y para 2021 a los productos.

Lucha contra el fraude desde fuera de la UE

En la actualidad, los pequeños envíos importados en la UE desde países terceros de un importe inferior a 22 euros están exentos de IVA. Con 150 millones de paquetes importados cada año, este sistema pone en situación de desventaja a las empresas europeas. Al contrario que sus competidores extranjeros, las compañías comunitarias tienen que aplicar el IVA desde el primer céntimo de euro vendido. Además, este sistema abre la puerta al fraude y al abuso. Los productos importados de valor elevado, como los teléfonos inteligentes y las tabletas, están muy infravalorados o descritos incorrectamente en la documentación de importación para beneficiarse de la exención. Por eso, Bruselas ha decidido suprimirla y obligar a los paquetes importados a pagar IVA desde el primer euro.