Empresas tecnológicas

De Riva cede ante los críticos y desiste 'in extremis' de repetir como presidente de la patronal

El directivo da marcha atrás tras la huida de varios de los gigantes del sector español, como Telefónica, Orange o Ericsson, que criticaron su gestión y la representación con la que cuentan en la organización.

El actual presidente de Ametic.

El actual presidente de Ametic.

  1. Empresas tecnológicas
  2. Telefónica
  3. Orange
  4. Ericsson

Cambio de guión en la patronal tecnológica española. José Manuel de Riva ha renunciado a seguir presidiendo Ametic, según ha anunciado ante la Asamblea General de la patronal tecnológica en la que estaba previsto que se aprobara su reelección al ser la única alternativa presentada. Lo hace después de la 'huida' de grandes compañías tecnológicas como Telefónica, Orange, Nokia o Ericsson tras las críticas por su gestión y su candidatura.

De esta manera, De Riva ha decidido dar un paso atrás con el objetivo de poner fin a la crisis que atraviesa la asociación tras el anuncio de algunos de sus miembros de abandonarla el próximo mes de enero por discrepancias con la actual dirección.

Finalmente, no ha hecho falta siquiera que se constituya la mesa de votación y se celebren las elecciones, ya que De Riva ha comunicado a los asociados su voluntad de no seguir al frente de Ametic, que deberá encontrar ahora un nuevo presidente que logre el consenso de todos los miembros de la patronal.

"Daño grave a la imagen de la asociación"

"En un ejercicio de responsabilidad, tras una profunda reflexión, he decidido proceder a la retirada de la candidatura que encabezo, para dar opción a que puedan concurrir otras que intenten conseguir el consenso entre los asociados, a través del diálogo y la negociación" ha anunciado De Riva.

En este sentido, ha incidido en que hay "unos pocos" que no admiten el juego democrático y los valores referidos en el artículo 7 de la Constitución Española, que rige el funcionamiento de sindicatos y patronales, y que establece que deben tener una estructura democrática.

Durante su discurso, ha afeado la conducta de aquellos miembros que en lugar de presentar la candidatura que creen que defiende mejor sus intereses han preferido "romper el proceso desde fuera infligiendo un daño grave a la imagen de las asociación y que sin duda pretenden silenciar a Ametic, cosa que de ninguna manera van a conseguir".

"Si hay una razón de fondo para esta situación, yo quiero afirmar que ésta es la de no habernos dejado manipular y haber mantenido el principio irrenunciable de neutralidad e independencia", ha incidido. Asimismo, ha criticado que desde que se anunció la convocatoria de elecciones en Ametic hace algo más de un mes, "se ha producido una avalancha de actuaciones que han logrado desestabilizar el proceso electoral democrático".

Única candidatura

La de José Manuel de Riva era la única candidatura que se había presentado a las elecciones a la presidencia de Ametic, lo que garantizaba al actual dirigente su reelección en el cargo que asumió en diciembre de 2012 con la unanimidad de la Asamblea Electoral de la entidad.

La decisión de volver a presentarse a la reelección, anunciada a principios del mes de octubre, no fue bien recibida por algunas de las principales empresas del sector tecnológico español, que han mostrado su descontento con la gestión llevada a cabo por De Riva estos cuatro años.

Así en las últimas semanas grandes compañías de telecomunicaciones y tecnología como Telefónica, Ericsson, Orange, Nokia, Telecable o ZTE, entre otras, han comunicado a Ametic su decisión de abandonar la patronal tecnológica el próximo 1 de enero, mientras que otras como Vodafone también están estudiando la posibilidad de seguir sus pasos.

Pese a estos anuncios, José Manuel de Riva se reafirmó inicialmente en su candidatura al considerar que estaba legitimada por el apoyo recibido por gran parte de los miembros de la asociación, ya que el 78% de los miembros junta directiva de Ametic apoyó su decisión de optar a la reelección.

Quejas de los disidentes

Hay variedad de sectores implicados en las salidas producidas en las últimas semanas en el seno de la organización. Pero hay un nexo común: en una inmensa mayoría se trata de grandes compañías y no pymes. Y en ese dato se esconde una de las razones: estas empresas no se ven bien representados en la organización, donde su aportación económica sí se basa en su tamaño (ventas y trabajadores) pero no es clave en el poder de decisión. El sistema: una empresa, un voto. De Riva tiene un amplio apoyo entre las pequeñas empresas pero no entre muchas de las grandes.

Pero a este no es el único frente. Desde algunas de estas compañías han justificado su decisión en estas últimas semanas al señalar una gestión “personalista” de la junta directiva, que ha llevado a tener escaso peso como ‘lobby’ del sector ante administraciones y otras organizaciones. Entre las ‘telecos’ denuncian que no se han defendido los intereses de un sector con importantes retos de regulación y gestión por delante. La unidad de un sector tan diverso se ha convertido en su principal trampa.

El escenario futuro

Ahora, el escenario no es nada fácil. La unidad ha saltado por los aires y la marcha de todas estas compañías puede vaciar no sólo de peso específico a Ametic, sino también le puede generar un tremendo agujero en sus cuentas. Muchas de las ‘disidentes’ aportan buena parte de los ingresos para su funcionamiento.

¿Y qué va a hacer el resto? Todo apunta a que se creará una asociación alternativa, aunque aún no se han dado pasos para ello. Sea como sea, la unidad en el llamado sector TIC ha desaparecido. Quedan meses de mucho movimiento.