Finanzas personales

La 'app' que sedujo a gurús de la banca ataca a los seguros para crecer

Fintonic confía en ser rentable a medio plazo tras un año cobrando comisiones por recomendar préstamos.

El equipo fundador de Fintonic.

El equipo fundador de Fintonic.

  1. Banca
  2. Finanzas
  3. Startup
  4. Emprendedores
  5. Fintech

Sedujo a algunos de los grandes directivos de la banca tradicional. Tras años sin ingresos, Fintonic pisa el acelerador para hacer crecer su negocio. La aplicación para controlar las finanzas personales, con más de 400.000 usuarios y grandes fondos de inversión respaldándola, se internará en el segmento de los seguros un año después de hacerlo con los préstamos. La tecnológica, que no descarta una gran ronda de financiación durante los próximos meses, confía en que su modelo es sostenible pese a las repetidas pérdidas en sus cuentas de resultados.

Lupina Iturriaga y Sergio Chalbaud coincidieron a principios de los 2000 en la antigua Banesto. Tras años en una consultora de servicios tecnológicos para la banca, decidieron crear la compañía. Era 2011 y la arrancaban con los fondos de los socios. Se sumó también Aitor Chinchetru. Muy pronto aterrizaron dos fondos de capital riesgo españoles, Inception Capital y Onza Capital. En este último está presente, entre otros, la familia Entrecanales a través de diferentes sociedades.

Pero no es el único respaldo destacado logrado. Algunos de los grandes directivos y nombres de la banca nacional e internacional también han aportado su granito de arena en forma de capital a título personal. “No están en el comité ejecutivo de decisión y están a nivel particular”, explica Lupina Iturriaga. Entre los nombres que han trascendido se encuentra el que fuera consejero delegado y vicepresidente de BBVA, Pedro Luis Uriarte Santamaría, o la exCEO de ING en España, Carina Szplika. Iturriaga se niega a dar nombres, pero sí deja claro que se trata de profesionales “con un conocimiento muy bueno en diferentes segmentos del sector financiero”.

Primeros años sin ingresos

Los primeros años se han centrado en crear una aplicación sobre la que construir un negocio. “Al principio no ganábamos nada”, reconoce Iturriaga. Hasta hace algo más de un año, su aplicación para gestionar las finanzas personales –se conecta con las cuentas bancarias para analizar toda la actividad- era gratuita y no generaba ingresos.

En 2015 arrancaron ofreciendo préstamos. El primero de esos proveedores fue Wanna.es, una compañía especializada en créditos ‘exprés’ al consumo. Pero llegaron más. “Hemos creado un ‘marketplace’ de bancos distintos, varios se conectan para ofrecer sus productos y el cliente contrata”, explica Iturriaga. A estos productos suman otros externos que son recomendados de acuerdo a las necesidades de los usuarios.

El modelo de negocio que están construyendo se basa en el cobro de comisiones por mostrar algunos de esos productos o un reparto de ingresos con los proveedores en caso de que toda la gestión y contratación se haga dentro de la propia aplicación de Fintonic. Pese a las peticiones de información, la compañía no ofrece datos sobre cuántos de los 400.000 usuarios han contratado alguno de esos productos ofrecidos.

A por los seguros

Un año después de iniciar la experiencia con los préstamos arrancarán en breve con los seguros. Iturriaga explica que mostrarán más de 40 aseguradoras con sus productos a los distintos clientes, de acuerdo a su ‘vida’ financiera.

En este caso, la comisión por esas ventas es la vía de ingresos para la compañía. Pero la cofundadora insiste en que tratarán de hacerlo con mucho cuidado. Insiste en que hay un comité de producto, presidido por ella misma, que analiza los productos. “Si no es bueno, no aparece; ese es mi compromiso porque ahí estamos posicionados por nuestra independencia… Cuando veamos que lo necesitas te lo vamos a mostrar y va a ser un producto bueno”, defiende.

¿Rentabilidad?

No hay cifras oficiales sobre las cuentas de la compañía. Sí confirman que están en los inicios de este modelo de negocio y de crecimiento. Según las cuentas de 2014, últimas que hay disponibles en el Registro Mercantil, apenas ingresó 57.000 euros durante el ejercicio (en 2013 fueron 7.000). Las pérdidas entre 2014 y 2013 suman casi 2,3 millones de euros.

¿Y las previsiones? No ponen cifras sobre la mesa. Sólo deja claro: “Sí, va a ser un proyecto totalmente rentable, si no no tendría sentido… Ya estamos monetizando y vamos a monetizar bien y muy pronto seremos rentables”, explica. No da fechas para ese ‘break-even’.

Durante este tiempo han aguantado gracias al capital aportado por diversos fondos de capital riesgo, inversores particulares y también el grupo mediático Atresmedia. La compañía cerró también un acuerdo de lo que se denomina en el sector ‘media for equity’: un intercambio de acciones a cambio de un paquete de anuncios en televisión.

A estas rondas –se niegan a ofrecer el capital total aportado por todos estos inversores- hay que sumar una nueva que está en el horizonte. “Haremos otra ronda más adelante”, confirma Iturriaga, quien se niega a dar cifras sobre esa operación que, según publicaba El Confidencial, podría superar los 20 millones de euros. “Hemos levantado bastante dinero pero no compartimos esas cifras”, se limita a decir.

Pese a esa mayor exposición en medios, su objetivo no es tanto crecer en usuarios. En 2015 consiguieron triplicar la cifra y superar la barrera de los 400.000 usuarios. ¿Y en 2016? “Estamos creciendo rápido pero no estamos centrados en captar usuarios como en sacar más productos y funcionalidades”, resalta. ¿Quiere eso decir que se pretende rentabilizar más los usuarios que ya tiene la plataforma? “No sólo serán funciones que generen ingresos, sino que estamos pensando en funcionalidades que van a ser un coste para nosotros… y no vamos a empujarles a contratar productos que no tengan sentido”, aclara.

Futuro: ¿venta o bolsa?

Mientras siguen tratando de crecer, en el lado de los bancos hay opiniones para todos los gustos. “Hay bancos que nos ven como una oportunidad para vender sus productos; algunos nos pueden ver como una amenaza… Pero aquí lo importante es cómo nos vea el usuario”

Sea como sea, en su accionariado hay mucho capital riesgo deseoso de salir con jugosas rentabilidades a medio plazo. Existen también muchos inversores con lazos con el sector financiero. ¿Cuál es la salida para la compañía? ¿Es objetivo de una potencial adquisición de un ‘incumbente’? “No estamos pensando en otra cosa que no sea seguir creciendo, no especuléis ni imaginés… Queda muchísimo por hacer”, concluye Iturriaga.