Banca

El BCE se desmarca del 'tapering': mantendrá su ritmo de 80.000 millones en compras de activos

Las actas del banco central sugieren cambios en el programa de recompra de activos (QE), pero no reducir su tamaño.

Mario Draghi.

Mario Draghi.

  1. Banca
  2. BCE
  3. Mario Draghi

Los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no tienen prevista de momento la posibilidad de una reducción del volumen de las compras de activos de la institución, según las actas de la última reunión de la entidad, que reflejan, por contra, la disposición del banco central a modificar su programa en caso de que fuera necesario para cumplir los objetivos planteados.

El documento señala el amplio consenso entre los gobernadores en la necesidad de garantizar el compromiso del BCE para cumplir su objetivo de invertir 80.000 millones de euros al mes en activos al menos hasta marzo de 2017 o más allá si fuera necesario para alcanzar un ajuste sostenido de la senda de inflación. En los últimos días, los inversores habían especulado con una reducción del QE, en un movimiento conocido como 'tapering'.

En este sentido, los miembros del Consejo de Gobierno discutieron sobre los futuros retos que puede encontrar el Eurosistema para contar con una cantidad suficiente de bonos elegibles, por lo que encomendaron a los comités correspondientes evaluar las opciones necesarias para implementar el plan de compras.

"Se subrayó que el Consejo de Gobierno podría ajustar los parámetros del programa en cualquier momento para alcanzar las cantidades previstas (...) No debería haber duda sobre la determinación del Consejo de Gobierno para ejecutar las compras de activos en línea con sus decisiones pasadas y para adoptar más medidas, si fuera necesario, para cumplir su objetivo de estabilidad de precios", añaden.

Asimismo, los banqueros centrales expresaron su acuerdo en que la relajación de la política monetaria se ha trasladado rápidamente a los mercados financieros, pero no se ha filtrado completamente a otras variables como el crecimiento y la inflación, considerando que será necesario más tiempo para que sus efectos lleguen a la economía en general.