Vente-Privee

Granjon asegura que el error de Privalia fue recaudar demasiado dinero del capital riesgo

El directivo recuerda que eso acaba quitando “independencia y poder de decisión”. Confirma que mantendrá independencia de la marca en España.

El fundador de Vente-Privee, Jacques-Antoine Granjon.

El fundador de Vente-Privee, Jacques-Antoine Granjon.

  1. Privalia
  2. Comercio electrónico
  3. Capital riesgo

La de Privalia es una de las grandes ventas del panorama ‘startup’ español. Tanto por la factura final como por sus protagonistas, dos de los grandes actores del comercio electrónico de stock de moda con ofertas ‘flash’. Pero ninguna de las partes había dicho ni una sola palabra desde que se anunciara en abril. Hasta este miércoles.

El fundador de Vente-Privee, Jacques-Antoine Granjon, ha asegurado que una de las razones que había detrás de la adquisición es el capital riesgo: “Recaudó demasiado dinero”. Lo ha resaltado durante su intervención en el evento Outthink, organizado por la asociación ADigital en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

La compañía catalana, fundada por José Manuel Villanueva y Lucas Carné, estaba en manos de numerosos fondos. El último que entró fue la sociedad de inversión belga Sofina con 25 millones de euros en una inyección ‘in extremis’ con la que se quedó con algo menos del 10%. Pero esa era sólo la punta del iceberg: desde su fundación sumó más de 200 millones de euros para ir creciendo en un segmento, el del comercio electrónico, con grandes volúmenes en ventas pero muy estrechos márgenes de beneficio.

Para Granjon, la razón “real” por la que Venté-Privée tuvo la opción de comprar Privalia fue porque el capital riesgo acabó colgando el cartel de ‘se vende’. Y en este sentido ha advertido de que recaudar demasiado dinero del capital riesgo resta “libertad, independencia y capacidad para decidir en el futuro”.

A esta razón, el directivo galo también sumó algunas decisiones controvertidas en el pasado por parte del equipo español como la compra de Dress for Less, una compañía del sector del ‘retail’ de moda en internet, que no tiene un modelo de ofertas ‘flash’. La adquisición se hizo en 2011 después de una de las ampliaciones de capital de 88 millones de euros y de una línea de crédito. Cuatro años después, la compañía salía del mercado germano vendiendo su filial al equipo directivo allí por un importe que no trascendió.

Pese a señalar estos errores, Granjon ha resaltado que en Privalia se hizo un buen trabajo. Y todo después de que durante años se mostrara especialmente crítico con la española, al criticarla de ser una copia de su modelo.

Salidas de fundadores españoles

Una de las dudas que surgió tras la compra de Privalia se centraba en la independencia de la marca y el equipo. ¿Habría una absorción total? En el momento del anuncio, la empresa gala reconocía que mantendría un “nivel alto de autonomía” manteniendo al equipo directivo actual.

Y este miércoles Granjon lo ha vuelto a reiterar: habrá independencia de marcas. Y la habrá, entre otras razones, porque entiende que Privalia es española y conoce mucho mejor la idiosincrasia del mercado. Ha insistido en que lo que se está haciendo es una integración del equipo de Vente-Privee en la compañía fundada por Carné y Vallanueva. "Si respetamos lo que hicimos todo saldrá bien", ha asegurado.

Como ejemplo ha puesto el nombramiento del nuevo director general de las dos sociedades en España, que era el antiguo ‘líder’ para el mercado español de la catalana.

Las principales operaciones de empresas de internet.

Las principales operaciones de empresas de internet.

En mayo, se publicaba en el Boletín Oficial la emisión y entrega de los títulos representativos del 100% de las acciones de Privalia. Era la formalización de la adquisición. Tres meses después, en agosto, se confirmaba que José Manuel Villanueva y Lucas Carné dejaban de ser consejeros delegados, aunque se mantendrán en el equipo.

La venta de Privalia se convirtió en una de las principales en el sector de internet en España desde el pasado año 2000. Se coloca junto a otras como ya.com, que fue comprada por el gigante tecnológico Deutsche Telekom por 550 millones de euros, o Eresmas, vendida por 255 millones en 2002 al portal francés de internet Wanadoo.